cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Semiótica del silencio (pero el título no es mío, que se le ha ocurrido a mi marido))
Varios |
24.02.21
  • 4
  • 5
  • 209
Sinopsis

Aquí, aburrida que está una

Yo no soy como esos chicos –o chicas, que ahora te riñen si no lo dices todo por duplicado-… digo que yo no soy como los/las que se sientan delante del ordenador y en seguida tienen listo para publicar aquí un relatito de amor monísimo y tierno o unos versos llenos de paisajes con sus metáforas y todo.

Porque, además de tener una ocurrencia para poder contar, habrás de encontrar las palabras para hacerlo, que es cuestión de mucha metafísica y que preocupaba mucho a Bécquer. Y eso lo sé no porque yo sea muy leída y muy repipi sino por lo que conté aquí una vez: que mi marido, el mes de noviembre, lee en voz alta poemas de Bécquer antes de dormir. Y aparte de versos de mucho amor y de llorar tiene unos que dicen que la inspiración es “una gigantesca voz que el caos ordena en el cerebro”.

Pues ahí está mi problema de hoy: no que yo tenga inspiración pero un caos en el cerebro no me deje ordenar con palabras lo que quiero decir sino que ni siquiera tengo inspiración. Porque si yo siempre escribo sobre lo que me pasa pero no me pasa nada especial… Y desde la caminata con las amigas el sábado y lo que vino después, no me ha pasado nada interesante. ¿Qué voy a contar, pues?: ¿que el domingo fuimos a comer a casa de los suegros y les llevamos una tarta?, ¿que esta mañana he estado más de un cuarto de hora haciendo cola en la carnicería y nadie ha contado chafardería alguna del pueblo?, ¿que en el foro de cocinitas de internet llevan desde el viernes discutiendo sobre si para no sé qué son mejores las judías del Barco de Ávila o las fabas asturianas?

Pues ahí está. Que si no tengo nada que contar calladita estoy más guapa.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 29
  • 4.49
  • 324

Ufffff...

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta