cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Seth Tyree: De comerciante a emperatriz / Prologo
Fantasía |
19.06.15
  • 0
  • 0
  • 212
Sinopsis

Relato tipo fantasía épica que voy publicar por capítulos.

Margareth se sentó a esperar. Frente a ella o mas bien, ocupando el resto de la habitación estaba la maquina del tiempo.

Desde que vio por primera vez ese aparato, regreso cada noche a las diez en punto solo para sentarse en esa silla a esperar. La maquina no hacia ningún ruido, sus tuberías de cobre no tenían vapor, sus engranes empezaban a acumular polvo y Margareth no sabía como echarla a andar. Lo único que le quedaba por hacer era recordar y esperar. Recordar una y otra ves la noche en que su amada se fue Y esperar a que volviera. Cada noche repasaba las palabras que le dijo antes de irse. « Solo será un corto viaje.» Le dijo con su habitual alegría. Después con una sonrisa presuntuosa agregó «Sabes que siempre que yo construyo algo funciona perfectamente.»  Pero entonces puso una cara que Margareth no había visto jamas en ella, y que no supo decir si era tristeza o miedo «Si no vuelvo» Le dijo, sin mirarla a los ojos. «Siempre te amaré y se que tu también pero si no vuelvo hoy no me esperes.» Margareth quiso decirle que no se fuera, que su vida dejaría de tener sentido si la perdía, que no tenia nada que probar pues ya era la mejor mujer que pudiera existir. Pero no dijo nada. En el fondo quería dejarla cumplir sus sueños. Pasó mucho tiempo en esa silla llorando de arrepentimiento por no haber hecho nada. Pero ahora ya no lloraba. hora sabía que si había dejado ir a su amada ya no había nada que hacer.

Un poderoso estruendo, como el de un trueno, lleno toda la habitación despertando a Margareth de su somnolencia y haciendo que se levantara de golpe. Ahí frente a ella estaba su amada, la viajera del tiempo, de pie y levantando los brazos como un artista circense que termina su acto triunfalmente. Sonreía con esa sonrisa altanera de la que Margareth se había enamorado. Solo que esta ves si estaba justificada su presunción pues acababa de lograr una hazaña increíble.
Por un momento ambas permanecieron inmóviles y en silencio. Después corrieron una a la otra para abrazarse y terminaron en un beso apasionado. la viajera del tiempo le dijo a Margareth --Espera a que te cuente todo lo que pase, no lo vas a creer.--  Y así fue.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta