cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
SEXO DISFRAZADO DE AMOR Y QUE RESULTA SER SOLO NOSTALGIA
Amor |
13.03.17
  • 4
  • 10
  • 885
Sinopsis

Terminamos nuestra aventura amorosa hace mas de 6 meses. Ahora me llama y me pide que salgamos a conversar y tomar algo. Lo pienso por unos minutos y termino aceptando la propuesta. Necesito cerrar el capitulo para seguir adelante...

Han pasado varios meses desde la última vez que lo vi. Acepte salir con él porque necesito decirle un par de cosas y terminar con este tema. Abro la puerta del armario y pienso ¿Qué debería ponerme? Opto por un jean y un polo blanco, me miro en el espejo y noto los casi 3 kilos que subí en estos meses, me pregunto si lo notara. Bueno tal vez un polo blanco no es la mejor idea, vuelvo al armario y me zambullo dentro de él buscando algo decente que me haga lucir muy bien pero que parezca que fue sin mucho esfuerzo. Las mujeres somos así de complicadas. Después de casi una vida logro decidirme por un vestido negro, un chaleco jean y unos accesorios. Suelto mi cabello y empiezo a maquillarme, de pronto un recuerdo se activa en mi mente. Su mano acariciando mi cabello despeinado (siempre despeinado) su sonrisa encantadora y su mirada fija en mí, como si temiera perderme. “Me encanta tu cabello alborotado” solía decirme. Alejo el recuerdo con un movimiento de cabeza y cojo las llaves, miro el reloj y noto que faltan casi 20 minutos para la hora pactada, realizo un cálculo rápido y estimo que demoraré 10 minutos en llegar al lugar así que dejo las llaves y enciendo el televisor. No puedo llegar tan temprano pues parecería ansiosa ni muy tarde porque sería desconsiderado (otra vez la loca que llevo dentro tomando decisiones) Me concentro en el Increíble mundo de Gumball y muero de risa con sus locuras y gestos raros. Mi favorito es Gumball sin duda, tiene ese toque de inocencia y travesura que me recuerda a mi sobrino. Miro el reloj, estoy 5 minutos tarde. Maldigo un poco, cojo las llaves y corro.

Como era de esperarse llego tarde, él está parado en la puerta de la vieja iglesia del centro mirando el reloj. No puedo creer lo lindo que se ve y las ganas que tengo de besarlo. De pronto él se percata de mi presencia y me saluda. Mientras tomamos un café en la plaza hablamos de todo un poco, me cuenta que ha estado viajando y que empezó a estudiar  en el conservatorio.  Yo le cuento de mi vida y mis proyectos, hablamos de temas coyunturales, chismes de farándula, música y finalmente de nosotros. Porque fracasamos, porque nos lastimamos y sobre todo porque fue lo mejor alejarnos. Después de varias horas ve su reloj y me dice que es tarde. No puedo evitar sentir tristeza ya que antes el tiempo no existía para nosotros y él jamás habría usado la frase “Ya es muy tarde “en alguna de nuestras salidas. Caminamos hasta el paradero y el viento se encarga de romper el silencio. Una brisa desliza un mechón de mi cabello y cubre la parte izquierda de mi rostro, él de inmediato me retira el mechón invasor, me sonríe como solía hacerlo y  me dice “Me sigue encantado tu cabello alborotado” De pronto se me acerca y me besa, primero suavemente y después con más intensidad. Me pregunta si tengo prisa y le respondo que no con toda la naturalidad que me era posible intentado contener la exaltación. Subimos a un taxi y seguimos besándonos, riendo y abrazándonos. Llegamos a su departamento, saca las llaves y abre la puerta. Antes de entrar me da otro beso.

A la mañana siguiente me despierto un poco confundida sin tener claro donde estaba, lo veo al lado durmiendo y roncando como un jabalí salvaje. Había olvidado cuanto odiaba sus ronquidos. Me deslizo lentamente para procurar no despertarlo pero él se percata de mi intención y estira su mano, me acaricia la espalda y me dice que necesita salir a hacer unas cosas en el centro y que llamará un taxi. Le respondo que no es necesario pues yo ya había llamado. Nos sentamos en silencio en la sala esperando que llegue la movilidad, lo miro y no entiendo porque me acosté con él. Miro por la ventana, miro el reloj y cuando escucho el timbre contengo con mucho esfuerzo las ganas de correr a la puerta. Me despido de él prometiendo llamarlo para repetir la salida. Subo al taxi y agradezco poder irme al fin a mi casa a seguir viendo al loco de Gumball y agradeciendo que mi corazón ya no le pertenezca mas a aquel hombre que alguna vez ame. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola Dana. Es una posibilidad, yo creo que hay sentimientos difíciles de explicar y de conceptualizar. En este caso, no hay duda de que aun hay amor en esa pareja pero también hay rencor. La culpa y el deseo se mezclan y todo se complica. Sigue leyendo mis relatos, disfruto mucho leer tus comentarios. Un fuerte abrazo!
    Jhuan, es que al final son cosas muy parecidas. Es muy facil confudir las cosas.
    Sólo tengo un comentario a parte de que esté también me encantó: ¿Y si fuera amor disfrazado de sexo?
    Cuantas cosas pueden pasar cuando el sexo se disfraza de amor!!!! Un abrazo
    Es una historia distinta pero con el mismo enfoque. Creo que tengo demasiadas de esas histrias ahora que lo pienso jaja. Sobre los sentimientos de la protagonista creo que quedan a interpretación del lector
    Oh bien! Me gusto mucho! Creo que hace falta describir los sentimientos de duda que tiene al final. Las cosas que no le gustan de el y como se siente ella. No me queda claro si se acosto con el por carinio o por deseo sexual. Parece una segunda version del otro relato donde se encuentra con el exnovio.
    Jajaja pues tu mami tiene toda la razón Maribel. De que otra forma podríamos comprobar si ya sanaron o si siguen doliendo..
    Una buena manera de curar las heridas es tocarlas de cuando en cuando, eso decía mi MaMi... jjj muy bueno...
    Jajaja Morlaco creo que a todos nos encantan esas despedidas jajaja. Gracias por tu comentario te invito a que revises mis otros ensayos y me des tu opinion. Un fuerte abrazo
    Soy de apreciar ese tipo de despedidas, bien hecho ;)
  • Ya vamos por la semana 26!! Este relato corresponde a mi semana 20. Ya ando mejor de animo, las nauseas han calmado bastante y ahora mi única preocupación es el apetito de dinosaurio que he desarrollado,

    Ando un poco retrasada con los relatos pero aquí vamos. Este relato corresponde a mi semana 19... seguimos con las nauseas, vómitos, mareos pero ahora el pequeño bichito patea como futbolista y es la sensación mas hermosa del mundo. Por cierto, ya sabemos el sexo del bebe pero eso es materia del próximo relato.

    Cabe señalar que al terminar de escribir este relato fui directo al baño a vomitar por tercera vez en el día y son apenas las 11 am. Comparto esto con ustedes para que sean parte de esta MARAVILLOSA experiencia. Por cierto ya cumplimos 13 semanas!!

    Hoy las nauseas me dieron el día libre y aproveché en escribir un poco mas. Tal vez en este relato no hayan muchas risas pero la vida es así, no siempre hay motivos para reír pero siempre hay motivos para sentir.

    Primera parte de muchas partes... cuantas? Pues no se... las que la inspiración y las nauseas me permitan escribir.

    Yo intento elaborar respuestas rápidas e ingeniosas mientras las voces en mi cabeza solo hablan de sus ojos cafés y lo linda que suena su voz.

    Ahora, a minutos de verlo de nuevo, entendí que el amor a veces surge de formas extrañas y fantásticas.

    Abro la aplicación con la ilusión de que, por algún error en la red o en el universo, mi mensaje no haya salido y eso explique porque no me responde. Leo el mensaje y veo los malditos checks en negro.

    Me baje del taxi sin mucha prisa y camine. Al doblar la esquina vi una silueta difusa erguida en el frontis de mi casa. Enfoque la mirada intentando descubrir la identidad de la silueta.

  • 30
  • 4.55
  • 236

Esto es lo que pasa cuando no hay mucho que hacer en la oficina y estas cargada de sentimientos: Te pones a escribir...

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta