cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El libro de las vidas
Amor |
26.03.19
  • 4
  • 11
  • 1904
Sinopsis

"Quiero verte llorar " a ese poema que me dedicó un escritor de esta web.

¿ Cómo leer un mensaje escrito en el viento, en una botella que se estrellará contra las rocas? ¿ Cómo hacerme entender sin saber si importan mis sentimientos? Difícil es pedir ayuda cuando tantos dramas asolan cada vida, y en las propias tensiones las lágrimas se reprimen hasta brotar... Sin destino, sin fondo, sin miedo, traspasando soles y sombras hasta llegar a la oscuridad interior, ahogando sin querer los últimos gritos de amor. La última esperanza que se va o se aferra al nudo de mi pecho que retiene esa emoción. No puedo pedir ayuda cuando tantas historias de traición me partieron. Nada se puede hacer para cambiar el pasado, cambiar el dolor por por el valor, por creer en un amor correspondido o no. Nada puede cambiar lo que quedó atrás, cuando lo más bello está aun por comenzar. Y me sujeto a la inercia de la vida, a las palabras, a nuestro bebé, a ti, a nuestros abrazos a tres, más allá de la belleza, la de instantes tan hermosos y puros que me regresan a un lugar y tiempo que perdí hace mucho y que ahora es mi propia familia. Instantes contigo y con él por los que dar el resto de mis días ¿Tan difícil es de entender ? ¿Tener el valor de amar como de reconocer lo profundas que fueron las heridas? Y lo que tardarán en curar... ¿Tan difícil asumir que necesito estar segura de no salir destruida esta vez? Sentada entre las olas en un suelo de cristal recogiendo los fragmentos rotos de mi, para volver a ser yo misma, para volver a empezar... Cuando solo mirarte me hace comprender el fondo de todos los océanos, cuando solo mirarle me hace sentir la razón de haber vivido todo esto. Mi lugar en su corazón. Su lugar en el nuestro. El sentido de todo... ¿Por qué tu y yo nos conocimos? ¿Cuantas casualidades, cuantas vueltas tuvo que dar el destino para hacer coincidir nuestros caminos? No quieras hacerme llorar porque mis lágrimas sean como gotas de lluvia para tu corazón roto. Después de todo... Hay algo en mi y en ti, entre tu y yo que se te escapa, que desafía a cualquier teoría racional. Algo que ojalá algún día pudieses llegar a entender. Algo que no fue escrito en el viento sino en el libro de las vidas.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy agradecida por todas las valoraciones, tanto de quienes me ayudan desde sus perfiles anonimos vomo de ls gente que os gusta lo que escribo. Tsl vez no se si el año o el mes que viene estaré aquí pero me llevo un grato recuerdo de todos vosotros. S wuirnes además admiro.
    He releído tu poema, porque es eso, un poema en prosa. Cuando lo hice por primera vez me pilló en uno de esos días en que es mejor no salir de la cama. Hoy lo comprendo en toda su extensión. En toda su crudeza también, porque nace de alguien sensible que sufre. No se si vale la pena enseñar al mundo tu dolor, es tu decisión. Yo no soy capaz de hacerlo. Te mando un fuerte abrazo y una sincera disculpa.
    Tantos son los golpes, las caídas, las sangre que se vierte a través de heridas recibidas de mano de la traición, que termina siendo muy difícil, por no decir imposible, volver a confiar en nadie. Y entonces nos revestimos de un pavés impenetrable, de una coraza de acero que ni el viento pueda atravesar. Y nos sentimos protegidos y a salvo, sin darnos cuenta que también, bajo esa coraza, se ha encerrado un enemigo avieso, la soledad. Y es que los muros bajo los que nos encerramos pueden protegernos de múltiples acechanzas, pero al propio tiempo impedir que nos alcance la poderosa luz de la felicidad. Un abrazo, mi querida y admirada Marian
    Me gusto mucho
    Cada vez que algo tuyo Marian, me haces sentir tu pasión, pienso lo injusto que es como puntúan algunos trols en tr, para bajar la puntación adrede a buenos escritores y escritoras como tú, los trols que todos sabemos el escritor frustrado que los hace.
    Un poeta no pide llorar a alguien sino es para desahogarse, porque ve que lo necesita. No es porque esté seca la tierra, sino la persona; deshidratada de la vida, de no saber sentirse derrotada y dejarse llevar por la alegría después de la calma, de la tormenta. Te decía: nos conocimos en el ojo del huracán. Además de lo bello de la metáfora y la hipérbole (que para regar campos deberías ser gigante), el pedir eso apela a la capacidad de tanto empatizar con esa persona como la carencia o falta de abrirse y ser más comunicativa con la otra. Creo que me entiendes, más o menos, aunque sea impersonal. Por lo general entiendes mal o muy mal mis frases como mis intenciones en textos, eh, amor.
    Tus palabras nacen en la pureza, crecen con la sabiduría, se reproducen con los sentimientos y mueren en la eternidad mi querida Marian.
    Gracias de corazón a todos los que me apoyáis no se si escribo mejor o peor, que antes, solo escribo y solo se que para mi escribir es dejar salir la sangre de mis venas, metafóricamente por no hacerlo literalmente, y tenéis razón en cuanto a la pasión en lo que hago, es la pasión y sus tempestades, vivir con tanta pasión dentro, lo que me esclaviza y me libera. Espero que mi vida sea como la de las estrellas fugaces.
    Marian ¡qué bueno tenerte de vuelta por estos lares! seguir disfrutando de tus creaciones. Un saludo.
  • Lo que esconden las sombras.

    "Quiero verte llorar " a ese poema que me dedicó un escritor de esta web.

    Visiones retrospectivas del tiempo en un mismo espacio.

    ¿Quién es quién en este juego de apariencias e identidades?

    El misterio de una noche sin final

    Juegos de la mente

    Chicago, años 20, mafias, un amor imposible, una encrucijada sin salida y un final impredecible.

    La fuerza femenina

    A mi madre, que cuando vivía solía decirme que nunca perdiera la esperanza de encontrar algún día, un corazón que entendiese a mi corazón. A ella, donde quiera que esté.

    Un simple, pequeño pero significativo milagro.

Joven pintora y escritora. Estudié un Grado superior en Geografia e Historia en la UNED, y realizé también estudios de Artes y oficios. Hace años publiqué un libro de relatos "El espejo de oro" y me gustaría publicar más, trabajo como modelo, eventualmente. Pero escribir es mi verdadera pasión.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta