cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
Sí, lo confieso: Soy un vividor.
Humor |
12.12.14
  • 4
  • 0
  • 648
Sinopsis

"Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades" ¿Es esto cierto?. En tiempos de crisis, esta es una afirmación muy recurrente. Veamos un posible Monólogo tipo "el Club de la Comedia" de lo que puede dar de sí.

Sí, lo confieso: Soy un vividor. Todo empezó en los años locos de la burbuja inmobiliaria, en plena pujanza, crecimiento y frenesí. Donde era posible vivir “el sueño español”, antes de que la burbuja explotara como el pedo de un viejo. Pero ya se sabe, que el sueño español siempre acaba en pesadilla.

Yo había estado estudiando, y después de licenciarme como farmacéutico, conseguí gracias a mi carrera un trabajo acorde, en aquellos años de bonanza económica. Y claro, el mundo del éxito laboral y del dinero se me subió a la cabeza. Y cometí el mismo error que todos, y que nos ha llevado a esta crisis: Empecé a vivir por encima de mis posibilidades, a derrochar. Con los mil euros en doce pagas, que ganaba al mes gracias a mi trabajo de teleoperador, me dediqué a vivir la vida loca.

Cuando iba a un restaurante, pedía sin mirar los precios de la carta, siempre lo más caro: Una doble whopper. Con extra de queso, no me privaba de nada.

Y claro mi madre viendo el tren de vida desenfrenado que llevaba, me llamó la atención: “Hijo mío, ¿porqué no sientas la cabeza? ¿Porqué no te buscas una novia, para que podáis ahorrar y pagar un piso en 50 años con sus cómodos plazos?”

Yo decidí hacerla caso, y empecé a buscarla. Pero donde pudiera encontrar una chica culta pero sencilla, que fuera muy sincera, y sin nada de artificios. Así que me apunté al Badoo. Me puse a buscar en sus perfiles, pero nada de buscar a lo loco, no, para buscar lo que quería mi madre, necesitaba una tía con clase, con abolengo y con dinero. “Susana 23 años, peluquera. Me gusta la literatura de Haruki Murakami, la filosofía de Osho, practico el yoga y la meditación tántrica y amadrino niños en una Ong en el Congo”. Lo cual me hizo reflexionar “Mmmm, interesante perfil, tiene buenas tetas”. Así que entré en él para conocerlas mejor, perdón para conocerla mejor.

Le gustaba la fotografía, tenía montones, y en todas ellas mostraba sus 2 facetas: O bien posaba poniendo morritos de niña traviesa, o bien posaba sacando la lengua de chica mala. Algo que nunca suelen hacer las tías en las fotos.

Seguí leyendo en su perfil “Lo que más me gusta de mi… es mi sonrisa, todos dicen que es muy bonita” Mmmm que profundo. “Soy, amiga de mis amigos, me gusta la música, el cine” y lo que más me gustó “y pasármelo bien”. Qué original.

Así que después de conocernos, la pedí una cita y quedamos. La llevé al Mcdonalds, siempre he sido un romántico, y me gusta cuidar los detalles.

En la cena, me confesó “yo siempre he sido una chica muy sociable, a mi lo que me gusta es conocer gente”, “pa follar”. Yo la dije que para eso estamos, para atender a sus deseos, y soy ante todo un caballero y si ella se empeña en follar, ¿quién soy yo para decirla que no?.

Así que viendo que la relación iba para adelante, decidí pedir ayuda a mis padres, que son unos capitalistas y también han vivido por encima de sus posibilidades, teniendo multiples propiedades. En concreto 2. Por lo que les pedí las llaves de su segunda propiedad. Les pedí las llaves del cuarto trastero. Le pedí a mi madre que lo barriera y colocara todo un poco. No es plan que viera desorden y cosas por medio. Me dijo que pondría un ambientador colgante de pino, pero que nada de velas que se quemaba la ropa, y la música baja que se quejaban los vecinos.

También me rogó mi madre, que no la pusiera mirando pa Cuenca, que esa pared estaba desconchada y con los meneitos se saltaba la pintura; que la pusiera mejor mirando pa Pamplona, que ahí estaba el muro de carga y no hay problemas porque resistía si no le dábamos muy fuerte.

Y ahí estuvimos, viviendo nuestro idilio en nuestro “zulito de amor”. La relación se consolidó, pero con nuestros sueldos de peluquera y teleoperador, no podíamos aspirar a nuestro sueño de una hipoteca a 50 años, en una época donde cada semana el precio de la vivienda podía llegar a subir hasta un millón de las antiguas pesetas. Por lo que decidimos quedarnos en nuestro trastero, hasta que o bien bajaran los precios, o subieran nuestros sueldos.

Pero resultó que los precios, no bajaron sino que subieron, y lo que sí bajaron -sobre todo con la crisis- fueron nuestros sueldos. Primeramente se congelaron, y luego se fueron bajando. En mi empresa, por solidaridad con la misma, así nos lo pidieron, y nosotros que en nada tenemos que envidiar la devoción de los japoneses por sus compañías, así lo hicimos. No vaya a ser que el Jefe no pudiera pagar su nuevo chalet en la sierra, el pobre.

Mi chica se adaptó muy bien al barrio, siempre fue muy cariñosa, a mi siempre me recibía con los brazos abiertos, y a mi vecino, con las piernas.

Para ayudar en esa adaptación y a que mi chica se sintiera más a gusto, decidí hacer reformas y mejorar la casa, decidí ponerle una ventana. Pero no sabia con vistas hacia donde, si al cuarto de basuras o al de contadores. Ella me dijo que hacia el de contadores, que así se entretenía mirando lo que consumían los vecinos. Me dijo que tenía razón, que poner una pequeña plantación de marihuana en casa sale muy caro, que el vecino del quinto consumía demasiado.

Mi novia decía que se sentía sola, por lo que le cogí una mascota. La busqué entre nuestros vecinos de al lado. Le conseguí un ratón. Así que Susanita tuvo un ratón, un ratón chiquitín. No se de que me suena todo esto.

Pero la mascota duró poco, porque no os podéis imaginar lo que comía: Sólo chocolate y turrón, y bolitas de anís. Y a mi con pijadas no. Por lo que decidí liberarla “¡Hala pa fuera!”.

Pero los lujos de tener un trabajo, y tener una vida tan afortunada, pronto se acabaron. A mi me echaron del trabajo, porque pese a todas las bajadas de sueldo, salía muy caro y encontraron a otro que cobraba aún menos. Y a mi novia le pasó lo mismo. Por lo que decidimos, nada de empresas pequeñas otra vez, esta vez íbamos a apostar a lo grande, a la empresa más grande de España: El Inem, más popularmente conocido como paro.

Y ahí empezamos a ver, como a muchos capitalistas que habían querido vivir por encima de sus posibilidades, y tener lujos como una vivienda, el banco, hacía de justicia divina, les quitaba su casa y les condenaba a seguir pagando lo que les faltara de la deuda por la hipoteca. Y vimos lo afortunados y dichosos que éramos por vivir de acuerdo a nuestras posibilidades.

La crisis comenzó con el PSOE y continuó con el PP, y todos veían brotes verdes… que se los acababan llevando a Andorra, Suiza, y otros países famosos por el verdor, ya sea de praderas, o de billetes.

Así que viendo que no encontrábamos los brotes por ninguna parte, hemos decidido buscar un cambio, buscar algo “nuevo”, “moderno”. Hemos decidido votar a Podemos, que no nos da trabajo, pero nos da una renta básica universal, sólo por ser ciudadanos. Como hacían los antiguos romanos solo por ser ciudadanos,… aunque ellos tenían todo el resto del imperio para trabajar para ellos, y aquí con tanto paro… no se de donde va a salir, pero si ellos lo dicen por algo será.

Y henos aquí, esperando la renta de Podemos, o los brotes verdes, o al calvo de la lotería de Navidad, donde antes cuando le tocaba a uno el gordo decía de “empezar una nueva vida”, con coches, casas, y viajes; y ahora dicen “tapar agujeros” o en este caso “socavones”.

Otra solución que hemos contemplado, es la de ser otra vez solidarios y ayudar de la misma manera que otros muchos, a reducir el número de parados: Marcharnos de España; pero hemos decidido quedarnos, porque el “sueño español” donde la gente puede vivir por encima de sus maravillosas posibilidades nos atrapa. Porque al final sólo puedo reconocer y decir una cosa, “sí lo confieso: Soy un vividor”.

Jose Antonio Rodríguez Clemente

PD: Espero que os haya gustado. Quisiera comentaros, que tengo más relatos de este tipo, o de otros (Homenajes, política, guerra de sexos, monólogos tipo "El Club de la Comedia", etc.). Y si os apetece leer más los tenéis, a parte de en mi página web (http://joseantoniorodriguezclemente.wordpress.com), o en mi página de relatos de Facebook (http://www.facebookcom/pages/Jose-Antonio-Rodriguez-Clemente/115514938464796)

Un saludo

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • "Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades" ¿Es esto cierto?. En tiempos de crisis, esta es una afirmación muy recurrente. Veamos un posible Monólogo tipo "el Club de la Comedia" de lo que puede dar de sí.

    En este relato me ha encantado el sabor, (o mejor el "flavour" como dicen los ingleses, que incluye el olor), que emanaba la situación que cuento. La inspiración tiene caminos insondables y extraños, gracias Roxette por su canción. Como siempre, espero os guste.

    Navidad, ¿dulce Navidad? Puede serlo. Espero os guste, y feliz Navidad a todos

    Cómo son y qué tienen este tipo de chicas. Relato a medio camino entre una experiencia personal y un monólogo del club de la comedia

    La ley habla de los 3 estados sucesivos por los que pasa una mujer cuando se rompe la relación con su pareja, y que son los siguientes...

    Conclusiones después de un día especial, que dejó 3 perlas en forma de lecciones sobre las mujeres que os comento a continuación.

    Si alguien me pregunta por la esencia de este lugar, en el cual yo además nací, la podría definir con este texto. Es como un collage, como un puzzle de pensamientos e ideas dispersas que al juntarlas forman un todo. Espero os deje tan buen sabor de boca como a mi.

    Los mitos nunca mueren, si acaso se desvanecen... Escribí este relato coincidiendo con el 20 aniversario, y hoy, un par de años después y coincidiendo de nuevo con su aniversario, sigue estando vigente su recuerdo. Cada uno tiene su visión. Incluso llegó a convertirse en icono aquella pregunta de ¿Qué estabas haciendo tu el dia de la muerte de Fernando Martín? similar a aquella de JFK.

    La Demonización de las Putas: “Y ¿Qué vamos a hacer cuando los hombres no nos miren?” se preguntaba a sí misma una mujer en un reportaje del programa Documentos TV. “Pagar”, respondía. ...

    Y te vi bailar bajo la LLuvia: Una historia de amor en tiempos difíciles, en tiempos duros; que bien podría ser el final o resumen de una película.

  • 16
  • 4.46
  • 414

No escribo sobre un tema en concreto: Homenajes, política, guerra de sexos, monólogos tipo ”El Club de La Comedia”, etc. Si queréis leer más, a parte de mi página web, también tenéis la página de Facebook (http://www.facebook.com/pages/Jose-Antonio-Rodriguez-Clemente/115514938464796) de los Blogs. Un saludo.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta