cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Siempre en estado de espera
Varios |
24.05.15
  • 5
  • 0
  • 1024
Sinopsis

Aún no se había olvidado de la letra de la cuál era su canción favorita. Ya no estaba aferrada a la moda del insomnio prematuro ni había definido el rollo de una noche como el error de su vida. Había cambiado las sábanas blancas por unas más oscuras y se había aferrado al cabecero de metal mientras esperaba a que el amanecer la despertará de aquel ciego. Las preguntas habian pasado a tener cuatro posibles respuestas y no diferenciaba cual de ella era la más correcta.

Había decidido embadurnarse del perfume de aquel susodicho pasatiempo que se imponía ante sus normas de convivencia. Llevaba días esperando a algún tipo de contestación telefónica por parte de él pero la respuesta no llegaba. Supuso que su mensaje no era de esperar, pero aún así decide asomarse a alguna red social mediante la cuál le observa como si lo hiciese a pocos metros, recordando como él la miraba maldiciendo esa atracción fatal hacía sus labios.

Decide dar sentido a aquello que no lo tiene y esperar, como si esa fuese la respuesta más correcta que debe elegir. Se muerde las uñas, pierde la mirada en algún punto del techo y se deshace de todas las incertidumbres mentalmente. Se lia un canuto deseando que fuera él el que lo hicese, simplemente porque los tupe mejor o porque quiere que sea su compañía en el regazo de aquellos pensamientos atrapados en un submundo en el que la percepción de las cosas cambian en cada calada. 

Decide dejar las preguntas para otro momento e ir a buscarlo sin avisarle. Se monta en el coche, y pone su canción favorita, aquella que tanto le recordaba a él. Decide aparcar en la puerta de su casa esperando que llegué a la hora exacta para pedirle que se siente con ella y le haga ver que la vida va más allá que los cruces de sus miradas, de los errores en las noches de fiesta o de los domingo que lleva esperando verle de nuevo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 149
  • 4.72
  • 26

Pacense, joven y apasionada por la escritura. TSID y futura psicóloga.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta