cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Sobre el amor
Amor |
26.12.14
  • 4
  • 2
  • 1128
Sinopsis

Carta dirigida a una amiga sobre el amor instintivo, social y otras yerbas.

 SOBRE EL AMOR

Querida M…., después de todo lo sucedido, en los meses de conocernos y haberte manifestado la  intensa atracción, de amor a primera vista, o por mejor decir,  instintiva, al verte, he reflexionado sobre lo que es ese sentimiento, que en el caso de los humanos, encerrados en sociedades que condicionan su educación y conducta a acumular riquezas, adquiere una dimensión profunda, que puede llegar a ser patológica y hasta criminal, cuando se llega a concebir al ser amado, como una propiedad más, para único disfrute del que se considera su pareja exclusiva y entran en juego los celos y delirios paranoicos posesivos.

Sobre tu pregunta acerca de ¿Sí, es posible que tanto el hombre, como la mujer, puedan querer  y sentir atracción por otras personas del mismo o diferente sexo?  Te digo que la atracción sexual del macho por la hembra, es una de las necesidades básicas de la mayoría de especies animales, incluidos los humanos, para reproducirse, pues al igual que la urgencia de beber agua, alimentarse y buscar refugio, para descansar y cuidar a los hijos, están asociados, a la supervivencia de la especie; aunque en el “Homo sapiens”, al no regirse únicamente por sus instintos evidenciados en las épocas de celo, que condicionan a la mayoría de especies animales y en sus relaciones sociales prime lo cultural y erótico, entra jugar ese sentimiento que llamamos “el amor romántico”, que equivale al ‘flechazo’ o ‘amor a primera vista’, que está más vinculado a lo instintivo que a las conveniencias o no del matrimonio, una institución social, que en otras épocas estaba más ligada a los vínculos de poder político, económico y de clases sociales, como los que se concertaban entre padres decidiendo la suerte amatoria de sus hijos, desde que eran niños, costumbre muy frecuente entre los reyes y miembros de la nobleza de las cortes de países occidentales y en sociedades no cristianas, como en algunas de la India.

En occidente, también es frecuente que  además  de la hetero, se den la bi  y homosexualidad, teniendo en cuenta que el humano sexualmente activo, en toda época del año, está dispuesto a sostener relaciones, con mayor razón, en sociedades como la nuestra, donde, en  medios de comunicación, están latentes imágenes e historias que exacerban nuestros instintos primarios.

Aunque algunos me tilden de materialista, miro el amor humano y de nuestra sociedad donde nos regimos por la propiedad privada de bienes y hasta de afectos, partiendo de lo animal, pues si algo me enseñaron los semestres de medicina que estudié y otras lecturas de filósofos y escritores, es que bioquímica y biológicamente, nos diferenciamos muy poco de numerosas especies animales.  Así, queramos ocultar la cola de cerdo “de los Buendía”, por casarse entre primos, esta se nos sale, sobre todo cuando estamos bajo influencia del alcohol y otros sico-activos y estimulantes eróticos, como el viagra y el ’arrechón’ de la costa pacífica.

Aunque  estudios de filósofos materialistas, como  Federico Engels, en “El Origen de la Familia, la Propiedad privada y el Estado”,  tratan de comprobar que en las sociedades  llamadas por ellos: “primitivas”, no existió la propiedad privada, ni la familia monógama, como la que predomina en la mayoría de países del mundo, y en los albores de las sociedades imperó el matriarcado, nos es imposible comprobar la certeza de esas afirmaciones, porque no podemos retroceder en el túnel del tiempo; pero los hallazgos de pueblos sin contacto con la civilización occidental, en vastas selvas del Amazonas, han comprobado que en algunas comunidades, las mujeres, como dadoras de vida, son asociadas a la ‘pacha mama’ o madre tierra, que nos brinda sus frutos, son pilares de las comunidades y dan la filiación o apellido, pues no existe la certeza de quien es el padre, y no existen las parejas exclusivas, ni para toda la vida, como lo intentó consagrar la iglesia católica, para sus fieles; aunque hubo épocas, como las del Renacimiento, en que los Papas, como Alejandro VI, el cabeza de los celebres Borgia, tuvo mujer, numerosas amantes, e hijos famosos, como Cesar, Juan y la incestuosa Lucrecia. Sin olvidar que en sociedades, como las árabes y de otros pueblos africanos, existen harenes, y un hombre puede tener varias esposas, siempre y cuando pueda mantenerlas, lo que también es usual en nuestro país, en comunidades rurales de regiones como la Costa Atlántica, donde los hombres, hasta hace algunos años, se jactaban de tener una nutrida prole, con distintas mujeres, “pero con la misma”, tal como jocosamente lo decía, la leyenda vallenata de Alejo Durán, y que a Simón Bolívar, por lo enamorado, con doble sentido, lo llamaban “el padre de la patria”.

En fin, querida, mucho podemos hablar sobre el amor  pasional y su asesino el matrimonio, pero suena el timbre.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 228
  • 4.62
  • 235

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta