cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
sobre los buenos y malos gobiernos
Reflexiones |
07.01.15
  • 0
  • 0
  • 762
Sinopsis

Un amigo en una carta pregunta sobre los buenos y malos gobiernos y las ambiciones humanas por el poder y la riqueza.

Sobre los buenos y malos gobiernos

Estimado Tobías:

Me comentabas que en clases de economía y política analizaron las prácticas de las buenas administraciones públicas, en diferentes sistemas sociales y el fenómeno de la corrupción y me preguntabas, lo que pienso al respecto.

Te confieso que el tema tiene mucho de ancho y peliagudo, pero trataré de expresar mi opinión.

Sin hablar de los pueblos nómadas que tenían otras costumbres y formas de cohesión social regidas más por el afán de la supervivencia colectiva, que por el deseo de fijar raíces, en suntuosos palacios y acumular bienes y tesoros, lo que conocemos de historia, a partir de las tablillas de arcilla con signos cuneiformes que dejaron los sumerios, viene de sociedades organizadas cuando existía la propiedad privada y los reyes eran la máxima autoridad religiosa, legislativa y ejecutiva. Así como tenían un ejército armado, a su servicio estaban numerosos funcionarios con distintas capacidades y niveles de mando en los diversos tópicos de la administración, hasta llegar a los empleados rasos. Comparándolo con la escala organizativa de las administraciones públicas de nuestra época, serían en orden descendente, desde los  ministros, vices, hasta llegar a los secretarios y escribientes.

Así como existían reyes y funcionarios justos, preocupados por el bienestar material y espiritual de sus súbditos y sin ambiciones desbordadas por las riquezas, , los hubo ambiciosos y crueles, atizados por el afán de acumular bienes y tesoros, quienes encontraban en las guerras internas y contra otros pueblos la oportunidad de saquearlos y esclavizarlos, incluidas mujeres y niños. 

Así sucedió con los Asirios y Persas y los faraones egipcios esclavizando a los israelitas y más tarde Alejandro Magno, sometiendo pueblos y cargando sus riquezas mientras llevaba la cultura griega a las puertas de la India, y posteriormente los romanos extendiendo su imperio por Europa,  Asia y África y cuando se desmoronó y vino el largo sueño feudal,  vinieron las Cruzadas para saquear a los moros, con el pretexto de rescatar del islam, los lugares y reliquias sagradas ydespués del Renacimiento y los descubrimientos a cargo de los españoles y portugueses, se consolidaron poderosos reinos al posesionarse de los continentes descubiertos, con reyes y administradores, acumuladores de riquezas expoliadas a los pueblos nativos, de las que recibían su parte, los nobles, cortesanos y la burocracia laica y religiosa ligada al poder, sustentando numerosas fortunas, muchas de las cuales tenían su origen en la corrupción y la rapiña.

En España, al haber expulsado los reyes católicos a los árabes y judíos, que eran los que desempeñaban oficios productivos y dominaban el comercio, quedaron los nobles y guerreros, con sueños de caballeros andantes, como los que enloquecieron a Don Quijote, y los zánganos e ‘hijos de algo’ que no trabajaban porque se sentían deshonrados al hacerlo. Esa herencia nos la trajeron a América españoles y portugueses. Mientras tanto en Inglaterra, Alemania, Francia y los Países Bajos, avanzaba el desarrollo productivo de nuevas herramientas, ligado a los inventos y avance científico y prosperaba la banca liderada por los judíos, como los sefardíes que habían expulsado de España.

Así fue como la mayoría del oro, plata y piedras preciosas saqueadas a Incas y Aztecas, fue a parar a las naciones que producían bienes, pues los españoles no las fabricaban, pero muchas de esas riquezas, por vía de la corrupción, eran acumuladas por los favoritos de la corona, tanto en España, como en las colonias.

Ese fue el origen de muchas fortunas y propiedades que sustentaron a las familias ligadas a la corona española y después de la Independencia a las ligadas al poder en las nuevas repúblicas americanas.

Otro importante cambió presentado en los inicios del siglo XVI, fue el surgimiento del protestantismo, como rechazó a la pompa y corrupción vista por Lutero, cuando visitó a Roma. La traducción de la Biblia al alemán y otros idiomas y el poder interpretarla sin necesidad de los curas, fue una revolución que a la par de la invención de la imprenta, le abrió los ojos a buena parte de la humanidad, sumida en el oscurantismo de una religiosidad fanática.

El protestantismo promovió otra ética, más ligada a respetar los derechos y bienes del prójimo y sobre todo enalteciendo el trabajo material, como fuente de bienestar y riqueza, en contravía a fuente de deshonra, como lo concebían los católicos españoles, que con las guerras de la Contrarreforma, crearon la Santa Inquisición.

Al debilitarse el poderío de España, después de incontables guerras y fortalecerse el imperio inglés, con el avance de la revolución industrial en su territorio, estos lo relevaron en su afán de conquistar nuevos territorios y sus riquezas, hasta que en los albores del siglo XX, comenzó su decadencia y el ascenso de un nuevo imperio, el yanqui y del cual te comentaré después. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 228
  • 4.62
  • 236

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta