cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Sobrevivir
Drama |
06.05.10
  • 4
  • 6
  • 2913
Sinopsis

Pese al bloqueo constante al que estoy sometido desde hace ya y la desidia que me causa la mortal primavera con su nocivo polen, dejo un pequeño escrito que logré supurar en un efímero momento de lucidez. Espero no se os indigeste :)

La agonía no conocía fin. Para él era su cotidianidad; un segundo a segundo rellenado con dolor y perplejidad. Pero había una meta: sobrevivir. Debía encontrar alimento pese a que éste no era fácil de obtener; la comida, era su mayor enemiga.
El mundo había cambiado drásticamente de la noche a la mañana. La gente enloqueció de repente. Sacaron las armas y empezaron a dispararse entre ellos; a mutilarse unos a otros; a acaparar con todos los alimentos y condenar de hambre al resto. Pero él no se rendía, no. La lucha por la supervivencia era algo que él llevaba en la sangre. Era perseverante y obstinado, y el hambre, era su mayor aliado.
Así, cuando encontró la casa en medio de la nada, sabiendo que dentro ocultarían alimentos, hizo caso omiso de sus sanguinolentos pies sin calzado, de sus extremidades flácidas y malheridas, y se dirigió tan rápido como pudo hacía la casa. Y aunque el día se alejaba por el horizonte y la oscuridad casi se percibía en el ambiente, nada le importaba, pues la noche albergaba la promesa del mañana.
Al llegar a su objetivo, se ensañó con una de las ventanas esperando que ésta cediese. Pero cuál fue su sorpresa cuando un hombre joven, de apenas unos veinte años de edad, atravesó la puerta principal y se dirigió presto hacia él con un bate en la mano. Instintivamente ladeó la cabeza para evitar que el golpe lo recibiese su cabeza, pero no fue lo suficientemente rápido y parte del impacto se lo llevó su oreja derecha. El dolor se materializó en un bramido estremecedor, y su odio aumentó en demasía cuando vio como el joven volvía a levantar su bate, pese al daño que ya le había instigado, para asestarle un golpe más certero. Dio dos torpes pero efectivos pasos hacia delante y se aferró con las uñas a la cara del joven. Éste, por la sorpresa y el espanto de la agresión, titubeó en su ataque y vaciló al volver a golpearle. En cambio, él aprovechó esa ventaja sin apenas ser consiente de ello y le atacó con lo único de lo que disponía para agredir con ferocidad: sus dientes.
La sangre corrió cálida por su boca y el sabor de la carne le reconfortó con la idea del alimento que pronto encontraría. Escupió, o más bien dejó escurrir por su boca, los restos de carne sanguinolenta y se incorporó sobre el joven asesinado buscando el bate en rededor, pero un sonido dentro de la casa le hizo cambiar su inminente objetivo; dentro de la casa había más como el joven y debía dar cuenta de ellos.
Entró tambaleándose, sin apenas poder sostenerse en pie, pero el hambre no dejaba de darle ánimos para que siguiera luchando. Fue hasta la cocina donde no encontró nada comer. Descansó unos segundo sobre le repisa del salón, y luego escaló los escalones que conducían al piso superior. Tras un interminable ascenso y varios tanteos por las puertas que se le atravesaban, llegó a la del final del pasillo que se abrió al instante de él golpear en ella.
Una mujer sorprendida y atemorizada, también joven como el otro, gritó de espanto e intentó trabar la puerta, pero él ya la había comenzado a cruzar. La mujer desistió en lo que valoró era una lucha en balde y corrió hacia una de la esquinas de la habitación donde había dos niños llorando que se asieron a ella con fuerza cuando la mujer los abrazó. Y él no podía estar más platónico, pues había encontrado algo por lo que vivir; un motivo para no detenerse, y dejar de llorar por sus heridas. Al fin lo había encontrado, y con una feliz, pero pausada ansía, se dirigió hacía ellos susurrando lo que más amaba: cerebros.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Si fuera director, haría una comedia-terrorífica de este magnifico relato. Me encanta !
    Un relato diferente y atrayente, hasta con un toque de miedo. Un saludo
    Hola ikabol, es un placer volver a leerte y con este relato original e inquietante. Un saludo y un abrazo
    Amigo Ik, creo que mi valoración voló y no sé a que se debió... sorry, compañero. Te decía, de todos modos, que sigues siendo un "enfant terrible" del terror, y que me hiciste recordar a Hannibal Lecter friendo al ajillo una parte del cerebro de Ray Liotta. Y que probablemente Mrmohorising ya le habrá llevado tu escrito para ponerle la piel de gallina a su tía Mrs. Higgins. Gracias por el abrazo que me enviaste a través de Zenon. Y aunque las valoraciones ya no llegan a través de gmail, espero que leas mis palabras. Un abrazo, y hasta la próxima, que no sé cuando será , dado que el trabajo, en especial ahora que se nos echan encima "exámenes", me absorbe por completo y no tengo tiempo ni para leer o ver películas que es lo que más me gusta en este mundo. Llego a casa rendido, besos a la compañera y a los niños, cena y !a dormir!... St.
    Aterradora primavera... un polen alucinojeno y artistico produce accesos literarios de calidad. Habra que respirar tus palabras y vencer el terror de esas premoniciones de futuros bestiales. Pero... cuidado, el mayor dpredador de cerebros se acerca ¡escondeos! shhh! que el televisor se enciende y nos busca con su ojo rectangular y sus cuernos de metal. Chico un placer leerte de nuevo. Besos. z.
    Llegué a un punto en el que supe que se iba a comer a alguien, lo que no esperaba es que prefiriera cerebros jejejejj . Buen relato, Ikabol, yo también me alegro de volver a leerte. Gracias por tus palabras. Besos
  • Y otra vez...

    Reflexión mañanera.

    Bajo la luna había una laguna, y su luz espectral de plata cubrió la superficie. Pero bajo su opalescencia, un abismo inescrutable permanece, y ay del incauto que se guie solo por la ilusión que refleje.

    Habrá que limpiar estas telarañas.

    Breve narración sobre el lince ibérico.

    Ahhh, es secreto.

    Pese al bloqueo constante al que estoy sometido desde hace ya y la desidia que me causa la mortal primavera con su nocivo polen, dejo un pequeño escrito que logré supurar en un efímero momento de lucidez. Espero no se os indigeste :)

  • 69
  • 4.56
  • 178

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta