cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Sociedad noctámbula, noche de escuela
Varios |
05.07.15
  • 5
  • 0
  • 357
Sinopsis

Me planteé como sería si viviéramos en una sociedad en la cual se trabajara/estudiara de noche y se durmiera de día. He aquí el resultado.

Noche de escuela

Me despierta el sonido de alguien repitiendo mi nombre. Abro los ojos y me doy cuenta que es mi padre, llamándome para que me vista para ir a la escuela.

Lentamente me siento en la cama y, con la pesadez del sueño reciente, empiezo a caminar hacia la pila de ropa que yace en la silla de mi escritorio.

Es una de las cosas más duras para hacer en invierno. El solo hecho de pensar en sacarme el pijama calentito y de caminar por las calles frías de Buenos Aires es suficiente para que me tumbe de vuelta en mi cama.

Esta vez me despierta una sacudida. Es de vuelta mi padre, impaciente porque baje a merendar. Le grito que se vaya, que me deje en paz, que ya me cambio pero él no lo hace hasta que me ve parada, con la pila de ropa en mis manos.

Miro la hora y me doy cuenta que no he dormido 5 minutos más, sino 20. Me apresuro en ponerme el uniforme y cambiar mi peinado matutino por uno más aceptable.

Vuelvo a ver mi reloj y ya son las 15:10; me quedan 20 minutos para terminar de prepararme.

Bajo lo más rápido que puedo a la cocina, donde ya tengo listo el café con leche. Le doy un sorbo, un error ya que me quema la lengua, mientras unto tostadas con mermelada.

Termino la merienda y corro hacia el baño para lavarme los dientes, mientras mi padre me grita que me apure. Mientras lo hago, repaso mentalmente todo lo que tengo que llevar a la escuela.

Me lavo la cara y preparo la mochila.

Son las 15:40. Dios mío.

Prácticamente salto dentro del auto en cuanto abro la puerta y mi padre arranca. Generalmente no me pongo tan nerviosa por llegar tarde, menos si solo me atraso 10 minutos, pero hoy tengo prueba de historia y quería repasar hasta que llegara el profesor.

Durante el viaje, hojeo mis apuntes y observo detenidamente mi resumen:

    Sociedad diurna                                                                  Sociedad actual

    Rutina de 6 am a 22 pm                                                   Rutina de 14 pm a 6 am

    Horas de sueño de 22 pm a 6 am                            Horas de sueño de 6 am a 14 pm

    Jornada laboral de 8 am a 5 pm                            Jornada laboral de 16 pm a 24 am

En el año 2023 se realizó un estudio en Australia que conllevo a la teoría que una sociedad noctámbula sería más eficiente en comparación con la diurna. Se decidió poner en prueba la teoría.

Al principio, la sociedad australiana tuvo dificultades para adaptarse al cambio pero luego de un par de años todos los habitantes se habían acostumbrado y llevaban con más éxito sus vidas diarias y sus jornadas laborales.

Para los niños también era un avance, ya que se demostró que de esa manera el estudio rendía más debido a la cantidad de tiempo disponible para estudiar.

Las grandes potencias del momento se dieron cuenta de lo eficiente que resultó esta teoría y la implementaron para sus propios habitantes.

Para el año 2030, la gran mayoría de los países se regía bajo el concepto de “sociedad noctámbula”.

Tengo que estudiar otros temas además pero este es el que me resulta más fascinante. No me puedo imaginar lo que debía ser despertarse tan temprano que el cielo sigue oscuro e irse a dormir cuando solo se ven las estrellas. Con el frío de la mañana y lo activa que es la noche. Que primero se desayune y al final se cené en vez de primero merendar y al final desayunar.

En clase discutimos sobre la decisión de cambiar el rumbo rutinario de las sociedades del mundo y yo opiné que había sido un cambio favorable, que me imaginaba que, de este modo, el día a día era más fácil. Es curioso como esa expresión se mantiene; la gente sigue diciendo “el día a día”, no lo cambió por “la noche a noche”. Me da temor que eso signifique que todavía se aferraban a ser criaturas diurnas y que en unos años todo vuelva a cambiar. Me dicen que los cambios son buenos pero yo opino que si son demasiado constantes resultan desfavorables. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta