cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
SOLO SEXO
Amor |
13.08.12
  • 4
  • 9
  • 1895
Sinopsis

¿Amor y sexo van siempre unidos?

 

       Le conocí de casualidad, como comienzan la mayoría de las cosas buenas de la vida. La misma cafetería, la misma hora del café, idéntica zona de trabajo…. La primera vez que le vi me gusto, no sé si a él le pasó lo mismo conmigo, nunca se lo pregunté porque no creo que fuera un detalle de importancia. En realidad a lo largo de estos meses apenas le hice preguntas  porque nunca busqué sus respuestas, yo lo único que quería de él era sexo y eso me lo daba de forma generosa.

    Terminamos acostándonos porque ambos huíamos de lo mismo, de una relación larga y monocorde que se había convertido en rutinaria con el paso del tiempo, algo seguramente inevitable. Siempre admiré a esas parejas que después de muchos años juntos se siguen mostrando igual de enamoradas que al principio, yo también pensé que formaba parte de una de ellas, hasta que le conocí a él. Entonces me di cuenta de que lo que  los demás ven no tiene nada que ver con lo que en realidad es. Mi marido y yo parecemos la pareja perfecta, y puede que en fondo lo seamos. Tenemos una familia maravillosa, una posición acomodada, salud, trabajo y vacaciones al extranjero en el verano; amigos con los que cenar los sábados por la noche y con los que compartir horas de juerga o de conversación; todo aparentemente idílico, si no fuera porque la cama se ha ido convirtiendo poco a poco en un lugar que sólo utilizamos para dormir y tal vez para soñar, cada uno por su cuenta, con momentos de pasión casi olvidados y compartidos no precisamente con el que está al lado. No falla el amor, no falla el cariño, lo que falla es la pasión, que abandonó nuestro lecho casi sin darnos cuenta y sin que la vida ajetreada y estresante que llevamos nos permitiera darnos cuenta de ello.

       Cuando apareció él mis ojos se abrieron y no dudé en echarme en sus brazos. Y contrariamente a lo que siempre pensé no sentí el menor remordimiento. Las tardes de sexo que pasaba a su lado me satisfacían plenamente y me daban fuerzas para continuar con mi vida de siempre. Jamás pensé en abandonarlo todo y empezar de cero a su lado. No era eso lo que yo quería ni lo que quería él. Lo único que deseábamos era dar rienda suelta a nuestras pasiones prohibidas.

       No era fácil compartir aquellos momentos, nuestras vidas organizadas no nos lo permitían, pero daba lo mismo. Desear estar juntos se convertía a su vez en un motivo más que acrecentaba el mismo deseo y cuando el momento llegaba el frenesí era tal que casi podía tocarse el amor carnal que se colgaba en el aire de aquella habitación impersonal que nos unía. Eran momentos felices que hoy se han terminado. De la manera más tonta y por su culpa, como no.

      Esta mañana me ha contado que su mujer leyó alguna de las conversaciones subidas de tono que manteníamos de vez en cuando a través del móvil. No sé cómo se puede ser tan estúpido. “Fue un accidente”, me dijo con pesadumbre. ¡Pobre muchacha! Lo que debe de estar sufriendo por una tontería, pensé yo. Y la cuestión es bien sencilla. Sólo tiene que plantearse si merece la pena seguir al lado de un hombre que la ama, pero que busca de vez en cuando una salida a sus bajos instintos, o tirar todo lo vivido a su lado por la borda. Yo lo tendría claro, él también, pero la mayoría de la gente no lo entiende, no comprende que una cosa es el amor y otra el sexo. Y lo que había entre su marido y yo era sólo sexo. Una pena que se haya terminado. Era realmente bueno en la cama.

      

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Sexo sin Amor existe pero Amor sin Sexo no existe, particularmente creo que deben ir de la mano amor, pasion y sexo, porque sexo sin pasion no es sabroso ni engancha... muy de acuerdo contigo cpn lo que hiciste, porque si muere la pasion del amor en la pareja, se busca en otro lado, no hay de otra... practico lo mismo y a mi entender es bueno. Un abrazo
    Salma sabes... Yo se diferenciar normalmente lo que es sexo y lo que es amor pero la rutina a veces me los confunde... Un saludo.
    Difícil elección a la que por suerte o desgracia aun no he tenido que enfrentarme. Supongo que la única solución es la de satisfacer nuestros bajos deseos a escondidas, pues lo queramos o no en esta sociedad aún no se acepta lo contrario, y quizá sea lo mejor. Un saludo.
    Escribe tus comentarios...
    La pasión y el sexo en una pareja pueden seguir vivos (y de hecho lo hacen en muchos casos) por muchos años que pasen. Lo que que hay que hacer es "montárselo bien". Lo contrario es un fracaso personal no generalizable. A pesar de esto, me gusta como está escrito.
    Difícil difícil, lo mejor seria que el amor viniera con la pasión, pero aun así no debe ser fácil sabe que la persona que amas esta con alguien más.
    Como es tan difícil poner en balanza lo indispensable por un poco de pasión, eso del que no ve no siente es un doble filo, aun que estoy totalmente descuerdo que el amor y el sexo son dos ideales diferentes aun que en un principio eran formulas del mismo conjuro no cabe duda que para eso se invento la masturbación, para serle infiel a la que podría ser el amor de mi vida preferiría revolcarme con miles de pechos y sugestivas modelos de revistas, probar todo los chocolates virtuales al fin y al cabo solo es sexo, ese que una vez satisfecho no busca nada, no tiene techo solo un deseo de un corto tiempo.
    Escribe tus comentarios...Un relato muy interesante, delicioso pero lleno de dilemas. ¿Como se actúa, que se hace? Porque está claro que a la mujer de él no le hizo gracia, como tampoco se la haria al marido de ella. Renunciar a la pasión tampoco parece una alternativa agradable.
  • Una niña descubre que su madre, de la que hasta entonces nunca había sabido nada, no es una persona como las demás

    Cuando no se saben asimilar los fracasos a veces la botella se convierte en la mejor compañera de camino

    Deseo inexplicable, irrefrenable, imposible.... qué sé yo.

    Una misma vida puede llegar a ser muy diferente, dependiendo sólo del lugar en que se viva.

    El mar las unió en una pirueta de amor y de espuma

    No se puede vivir de recuerdos

    ¿Amor y sexo van siempre unidos?

    El abandono del ser amado lleva a una mujer a amarse a sí misma

    La canción de los abuelos volvió a tomar sentido en medio de la tragedia.

    El desencanto de un amor no correspondido me hizo desaparecer de la faz de la tierra

  • 18
  • 4.55
  • 217

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta