cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Sonará antiheroico, sonará irónico.
Reales |
02.09.15
  • 4
  • 0
  • 331
Sinopsis

Supongo que en mis dedos solo fluyen palabras destrozadas convertidas en balas sin destino. Quizás algo en mi necesita estallar y sacar con infinidad de emociones lo que guardo en mi. Quizás no deba hacerlo, se lo que duelen las balas, se lo que duelen las palabras destruidas...

Supongo que todos tenemos clavado dentro ese miedo a perder, ese miedo a que nos hagan llorar, a que nos rompan. Cuando algo se rompe, puede volver a romperse, pero siempre la primera caída es la peor, es la que nos enseña que nada es perfecto, que todo y todos podemos rompernos en el momento menos indicado. Y es justo cuando lo hacemos, que algo dentro de nosotros nos hace desconfiar de todo, de todos. Nada nos asegura que no nos fallaran, ni si quiera nos aseguran que los que nos rodean, sean realmente, quien ellos dicen. Pero considero que de eso trata la vida. Descubrir aquellas cosas que nos llenan, descubrir esas cosas que de alguna manera nos salvan de nuestros demonios, de nuestro infierno. Encontrar eso que nos hace sonreír al escuchar su nombre. Encontrar ese instante en el cual nos pararíamos una vida entera. Creo que todo se resume a arriesgar. Se lo que duele romperse, caer en lo más fondo y creer que jamás saldrás de allí, porque en el fondo, todo eso, te ha ayudado a entender tu pequeño infinito un poco más. Que nadie decide si nos harán daño, pero si quien va a hacérnoslo. Que sin lagrimas, que sin sufrimiento, no podríamos valorar las sonrisas mas sinceras. Que sin rompernos, no podríamos apreciar el arte de recomponer y volver a empezar. Tengo muchas teorías sobre los miedos, creo que nos ahogan el alma. Nos ahogan hasta tal punto de creer que es mejor no arriesgar. No arriesgar por miedo a perder, un acto muy cobarde, un acto muy irónico. 

Supongo que podría llenar de letras muchas hojas en blanco sobre la cobardía que esconde el acto de no arriesgar, pero para que hacerlo si tu, quien debes leerme no lo haces? Para escribir si tu ya no me lees. Y cuando pensé que solo yo tenía miedo a que me hicieran daño, vi que tal vez tu también compartías mis miedos. Se que tal vez sonará irónico, o quizás sonara antiheroico, pero creí que de alguna manera podría entrar en tu caos. Fui estupida al pensar que todo esto tenía algún sentido, porque sin saberlo, contigo no tuve miedo a perder. Y cada vez que mire el cielo estará vacío. ¿Vacío de que? Ni si quiera yo lo se, solo se que escribo con lagrimas, y que antes, solía escribir con el corazón hambriento, con el corazón enamorado. Y que tal vez es por eso que mi corazón solo junta letras en forma de palabras destruidas, en forma de balas. Balas que jamás serán lanzadas, por que se lo que duelen. Asi que en vez de balas, prefiero pensar que no todo siempre va a estar mal, y que uno se acostumbra a estar roto. Que a pesar de tener monstruos dentro de mi, sigo en busca de ese algo que me demuestre que vale la pena saltar por el abismo. Y es que en el fondo… uno se acostumbra a volar con las alas rotas, y es que en el fondo, uno se acostumbra a vivir en ruinas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Supongo que en mis dedos solo fluyen palabras destrozadas convertidas en balas sin destino. Quizás algo en mi necesita estallar y sacar con infinidad de emociones lo que guardo en mi. Quizás no deba hacerlo, se lo que duelen las balas, se lo que duelen las palabras destruidas...

    Que basamos nuestras vidas en búsquedas infinitas de respuestas, que basamos nuestros momentos en encontrar aquello que no entendemos. Pero lo que no queremos aceptar es que nunca existirán preguntas únicas. No hay una sola pregunta, cada instante las preguntas están cambiando. No existen respuestas únicas y tal vez inconscientemente nunca queremos llegar a ellas, por miedo, por el simple placer de vivir con incertidumbre.

    Sin esperarlo, has regresado a mi. Has provocado que algo muerto reviva y eso me ha hecho volver a sonreír.

    Porque realmente existe la conexión entre persones. Porque con solo mirarme sabes que mi corazón arde. Porque con tenerte, ya tengo la vida ganada.

    A veces me da por pensar que fuiste el error más bonito de mi vida, pero luego me miro y veo en quien hiciste que me convirtiera. Es entonces cuando me da por pensar que por culpa de corazones como los tuyos, el mundo ha dejado de creer en el verdadero amor.

    Por que me entregué a ti incondicionalmente, por que busqué en ti la serenidad que nunca había logrado encontrar. Creamos un nosotros, o eso pensé. En el fondo solo eras tu y tus habilidades para hacerme tuya. Caí engañada en las garras del amor, y tu en vez de salvarme, quisiste empaparme con más dolor.

    Porque aunque no sepas que te escribo tengo la necesidad de hacerlo. Tengo la necesidad de sacar todo aquello que tu has dejado a medias. Ya no me dueles, o eso quiero creer. Solo se que el tiempo lo cura todo, y que tu creaste una herida en mi que tarda en sanar. Lo conseguiré, porque si, porque no quiero escribirte más, porque no quiero dejar escritos mis sueños que no fuiste capaz de cumplir.

  • 7
  • 4.91
  • -

Creo que escribir, de alguna manera, me salva de mis propios monstruos. Creo que escribiendo cojo el valor suficiente para saltar al vacío, aunque me asuste, aunque mis alas estén rotas...

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta