cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Soy Ashia de Tombuctú
Varios |
03.02.19
  • 4
  • 8
  • 657
Sinopsis

Superando la vergüenza de ser quien es.

Soy Ashia, de Tombuctú África Occidental, tengo 8 años. 

Estoy en mi habitación abajo de mi cama escondida de mi madre, a cada 15 días ella me coge para hacer sobre mi  cabeza trenzas nago, me da mucha vergüenza llevársela. Seguiré aquí abajo hasta que ella se olvide de mí.

Escucho pisadas en el pasillo firme y decidida, tengo miedo que me descubra hago silencio.

Las pisadas  siguen, escucho como abre la puerta de mi habitación y se queda parada en el centro sin decir nada.

Cuando pienso que se marcha, mi madre me sorprende sentando sobre mi cama poniéndose  cómoda, parece estar descansando.

Sigo callada…

Cuando escucho mi madre un con timbre de voz amorosa decir:

 - Hace muchos años a partir del siglo XVII los ingleses, franceses y holandeses ocuparon el primer lugar en el comercio esclavista y en  el siglo XVIII luego de la Guerra de Sucesión Española se establecieron empresas inglesas, holandesas y francesas, dedicadas al tráfico de esclavos.

 - Nos teníamos esclavizados para el desarrollo de las plantaciones  de caña de azúcar  y algodón principales de la época.

 - Nuestros hermanos morían buscando libertad, nosotros no éramos considerados como seres humanos, solo había  servidumbre y esclavitud.

 - Nuestros hermanos, para poder escapar y volver a sus hogares, como no tenían acceso a papel y pluma y tampoco muchos no sabían escribir,  encontraran una manera sorprendente de dibujar mapas de caminos de fuga, en las cabezas de las negras más valientes.

 - Las trenzas nago, eran mucho más que vanidad, eran mapas de libertad incrustadas en trenzas transformadas en caminos de esperanza.

 - Los hombres blancos ignoraban su uso. A pesar de la esclavitud, aún teníamos secretos de esperanza en arte de nuestras manos.

 - Por ese motivo querida hija, para nosotras las mujeres de color llevar las trenzas “Nago”, es un orgullo. Nos recuerdan nuestras raíces y nos mantiene firmes como seres humanos que no renegamos nuestros antepasados. Y aunque En 1807 el Parlamento británico aprobó la ley para la Abolición del comercio de esclavos , bajo la cual los capitanes de buques de esclavos  podían ser severamente penados por cada esclavo  transportado y en seguida esta ley ha sido superada por la ley abolicionista de 1833, que liberó todos los esclavos  del Imperio Británico.

 - Te confieso amada hija, que aún existe consecuencias de aquellos tiempos, que es la ira y racismo sin sentido y gratuito.

 - Mucho me temo que la  herida era demasiado grande, para ser curada aún en este mundo sin entendimiento.

 - Por eso hija, mi querida Ashia, no te avergüence de llevar nago en tu cabeza.

 - ¿Sabías que Ashia significa Esperanza?

En ese momento mi madre se calló, pienso que estaba llorando por el ruido que escuchaba.

Salí de mi escondite y dije a mi madre:

 -    Aquí estoy.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me toco ser SAL y no AZÚCAR, aunque sea un fabricante de ilusiones pasado por letras. Guardo mi Fe Todo depende de mi corazón: Cuando alegre compongo e canto, pero cuando me entra la tristeza o nostalgia, solo se desahogarme a través de las letras. Y aunque me falte mucho por aprender, dando tumbos me levanto y aprendo. Gracias a cada uno de vosotros, por la visita y comentario. Para mí la única estrella que tiene valor, son las que iluminan en los cielos.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta