cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
StRipper (1 de 5) - El Strip boy
Varios |
28.12.16
  • 0
  • 0
  • 874
Sinopsis

Un stripper con gustos muy particulares.

Las lascivas miradas de su auditorio no alcanzaban a mover una sola fibra en su interior. Todo era por dinero, y su actuación debía ser perfecta.

Él sabía muy bien cómo seducirlas. Sus torneados músculos respondían a la perfección a las órdenes de su cerebro. Su organismo era una perfecta máquina de atraer miradas femeninas. La naturaleza lo dotó con ese don.

Las ricachonas, viejas y aburridas solían contratar sus servicios. Tenían mucho dinero, y sus maridos viajaban muy frecuentemente, por lo que se aburrían como ostras. Entonces, alguna de ellas mencionaba la idea de contratar un "strip boy", y ante la simulada inocencia y vergonzoso deseo de las demás, pasaba a explicar que se trataba de hombres apuestos, los cuales por una suma de dinero podían brindarles un espectáculo visual que sin duda incentivaría sus oxidadas hormonas y calentaría el frío invierno londinense.

Él conocía el oficio a la perfección. Era de los mejores. Siempre las mujeres se quedaban con ganas de más. Era un especialista, podría decirse, en dejar lo más sabroso para el final. De hecho, pocas veces llegaba a quitarse absolutamente toda la ropa. Era mucho más estimulante para ellas imaginar su bien dotado cuerpo por debajo de su apretada ropa interior.

Esa noche no era diferente a otras.

Los ojos de sus espectadoras escurrían deseo, mientras él, con suma parsimonia dejaba deslizar las prendas casi como por accidente. La mirada pícara, el gesto sensual y la actitud varonil, se conjugaban para calentar aún más la caldeada atmósfera que reinaba en aquel salón.

De pronto la vio. Ella era joven e inocente. Evidentemente, la habían coaccionado para que presenciara el espectáculo, como una especie de "iniciación". Era obvio que la chica sentía mucha vergüenza, al tiempo que su curiosidad la obligaba a observar con el rabillo del ojo, mientras se cubría la cara exageradamente con una mano.

Este tipo de cosas sí que movía sus fibras internas. Le provocaba una excitación especial el saber que "trabajaba" para una de esas niñas "inocentes" que jamás habían visto a un hombre como Dios lo trajo al mundo. Su nivel de incentivo fue rápidamente evidenciado en su ropa interior, lo que fue inmediatamente festejado por las miradas hambrientas de las demás.

El año 1888 en Whitechapel (su ciudad de origen), fue peculiarmente paupérrimo. El hambre azotaba las calles, y mientras muchas mujeres debían prostituirse para sobrevivir, él había sabido aprovechar el don que la naturaleza le regaló, y tocando algunos contactos había logrado convertirse en uno de los primeros "strip boy" del país. Una profesión novedosa y exclusiva. Sólo las mujeres de altísimo poder adquisitivo podían acceder a sus servicios, y sus comisiones le permitían vivir con holgura en aquellos tiempos aciagos.

Jack consideraba su profesión como una actuación. Jamás se involucraba con ninguna de sus clientes, y su acto no iba más allá de "mostrar" su cuerpo y sus habilidades como bailarín exótico.

Pero en algunos casos traicionaba su propia conciencia a manos de su irrefrenable deseo.

No había conocido a ninguna mujer cuyo contacto carnal pudiera satisfacerlo. Era muy exigente al respecto.

No obstante, esa chica que estaba presenciando su acto con total timidez, era la perfecta candidata. Pequeña y frágil, se adivinaba su oculta pasión y desenfreno. Siempre las más calladas eran las más ardientes.

Y el tipo de relación que deseaba Jack no era de lo más común.

Había sido muy sencillo adivinar sus próximos pasos luego de la "función". Ella era la sobrina de una de las "ricachonas". El carruaje las esperaba afuera. El chofer fue demasiado fácil de sobornar.

Luego, cuando ella subió al carruaje, espoleó enseguida a los caballos, dejando a la vieja tía desconcertada en la acera.

Pocas cuadras después, detuvo el coche, y sorprendió a su invitada al descubrir su rostro frente a ella. La mirada de fascinación de la chica fue suficiente para darse cuenta de lo sencillo que sería seducirla. La llevó a una calle desierta, y en medio de la noche utilizó toda la sugestión que la naturaleza le había regalado. Pocos instantes después la besaba apasionadamente.

La sorpresa de ella fue mayúscula cuando sintió el puñal enterrándose en su vientre. Sus ojos desorbitados no alcanzaban a comprender cómo a partir de ese instante de pasión, tan de repente el horror azotó la escena, cuando en forma increíble sus entrañas, liberadas por el enorme tajo que Jack había infligido en su estómago, escapaban de su interior para esparcirse sobre los adoquines mojados con su sangre.

"Ellas siempre vuelven" musitó Jack para sus adentros.

Por alguna causa, cada una de las mujeres que él había asesinado de esa forma (emulando al conocido "Jack the Ripper", un asesino de su misma ciudad), siempre regresaban a él.

La primera vez, se asustó muchísimo. Mientras él dormía, comenzó a sentir cómo unas manos invisibles lo acariciaban. Las caricias recorrían sus pectorales, para luego cálidamente descender hacia su zona más sensible.

Jamás había sentido algo similar con mujer alguna.

Cuando se atrevió a abrir los ojos, pudo vislumbrar en la oscuridad de su cuarto una figura femenina flotando sobre él. Ella lo estaba haciendo disfrutar como nadie, y su contacto impalpable era mucho más real que el de una mujer de carne y huesos.

Las caricias de la mujer espectro lo llevaron a un estado de éxtasis que jamás había experimentado. Era increíble cómo sin tocarlo físicamente, ella logró hacerle sentir más allá que cualquier mujer corpórea.

Desde entonces, nunca más intentó una relación con una mujer real... ¡Las fantasmas eran infinitamente más ardientes!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 49
  • 4.33
  • 546

"De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo... Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria." -Jorge Luis Borges. Escribo desde que era un niño, e invento historias desde mucho tiempo antes. Mi biblioteca está super-poblada, algunos libros incluso han comenzado una revuelta para ocupar los mejores estantes. Mi fuerte es la ciencia ficción y la imaginación mi mejor herramienta; aunque dicen los que me leen que soy un escritor versátil, y puedo adaptarme a múltiples géneros con facilidad. He publicado mis escritos en múltiples sitios de internet, blogs y grupos de correo electrónico, con modesto y relativo éxito (lo de "éxito" está por verse, lo de "modesto y relativo", es indudable). También varios de mis cuentos y poesías han sido emitidos a través de diversas radios y revistas de difusión digital. Uno de mis cuentos además ha sido llevado a papel en una antología. Próximamente planeo autopublicar mi última obra: un libro de ciencia ficción que se encuentra actualmente en desarrollo, cuyo protagonista es el robot "Curiosity"de la NASA. ¡Bienvenida/o a mi mundo! Aquí encontrarás algunas de mis obras. Espero sean de tu agrado. Cualquier comentario será recibido con gratitud. Para quien quiera contactarme, ya que aquí no hay MP, mi email es: ignus@rudiv.com "Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." -Proverbio hindú.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta