cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
SUBJETIVO
Varios |
16.09.18
  • 3
  • 2
  • 36
Sinopsis

Historias de Duque y Martín

 

“Un guión debe tener sentido… vivir no tiene por qué,  ni cuándo, ni cómo.”

 

De un film gringo.

 

--------------------------------------------------------------------------------

 

 

Cada vez que mira a un niño siente que mira a un Ángel. Sabe que sólo existen dos opciones para él: o cada niño es un Ángel o él es un completo idiota. Algo nos habla, nos empuja, nos saluda, nos sostiene y designa. Llámalo como quieras: Religión (Padre nuestro); moral (solo en sábado y bendecidos); sexo (como perrita mami que te ves divina); azar (Borracho y detenido en la acera. Un piano cae desde el octavo piso); alcohol (dame otro trago, ago, ago, ago ¡plaf! y quieto al pie de la barra); amor (esa cosa redonda que no tiene entradas ni salidas); el pan nuestro de cada día (con o sin dientes, que la encía también masca); y un largo suceder ubicuo, que va desde esa mujer que corre con los tacones en la mano hasta ese joven que se levanta para cederle el asiento a la preñada, pasando por el mendigo que parte la sopa con su perro hasta detenerse en este retrete de bar absurdo, ante un cúmulo de etcéteras que incluyen un creo que me vomité los zapatos (hay varios pedazos en el dobladillo del pantalón)

 

Hace algunos días que alucina y se dice: soy un Ángel hecho para revelar Ángeles (este delirio místico suele invadirlo después del séptimo trago) Una o dos  veces lo han  sorprendido  buscándose  un  par de alas en la espalda, con esa terrible angustia del que recuerda haber perdido algo sin saber ni qué ni dónde, ni puta idea de  cómo.

 

El tren de carga se acerca, se hace cada vez más grande, invade su pupila con la intención de cegarlo. Se sube sin esfuerzo y se acomoda en el último vagón. Una pareja de chinches hace el amor sobre la pared. Debajo de la parejita duermen machos y hembras   perdidos en el abrazo que más les convenga: nadie recita versos condenatorios, nadie tiene piedras en las manos dispuestas a lapidar a los amantes impropios.  De alguna forma, Duque sabe que ha llegado al paraíso: Las chinches copulan, ninguno le jode la vida a ninguno: cero discusiones laberínticas; nada de autopistas infante machacado en cruce o autopsias morgue por bala perdida; horario único y free, sin noches ni días inalterables, sometido a la sola voluntad de tu desgaste mental y/o físico-químico. Intuye que aquí nadie confunde vivir con moverse (corre, corre, brinca, salta, no pares, no seas bolsa, dale, dale, mueve las caderas, mueve, sigue, sigue, muérdete la uñas, orínate en la pista, extintor para los que arden, a la mesa un trago y de regreso) Intuye que no puede durar, que aún no es tiempo, que está de sobra y jodido como mirón sin plata husmeando burdeles. Se distrae calculándole el peso a las tetas de una Diosa morena de ojos verdes, se distrae y pierde su naipe, le cambian la baraja, arreglan la ruleta,  joden los dados y llaman a seguridad: lo arrojan del tren justo cuando su boca se pega de un pezón gordito y sabroso: pierde el paraíso por tratar de hacer feliz a una zorra.

 

 

-Intenta levantarlo

-Pesa mucho cuando está borracho

-Por lo menos no jode

-Se queda tieso y ya

-¿Qué hago con su libreta?

-Dame, yo la guardo y después se la doy

 

 

(Muñeca sale a conseguir un taxi. Martín limpia el vómito de la boca de Duque.)

 

 Abro los ojos y veo la mano de Martín sosteniendo un impecable pañuelo blanco. Lo pasa por mis labios varias veces. Lo noto concentrado, atento a retirar cada rastro de suciedad que halla en mi cara.

 

-Gracias

-No hay de que

-Manchaste tu pañuelo

-No importa

-Eres mi único amigo

-Condenado borracho

-Te quiero

-Y yo a ti

-Bríndame un trago

-Cínico

-¿Y Muñeca?

-Fue a buscar un taxi

-Un día me la tiro

-Si ella quiere

-Claro que quiere

-¿Y tú?

-No sé, es muy joven

-Pero no virgen

-Tengo sueño

-Duerme

-Siento que todo lo ensucio

-Nada que sea tuyo ensucia

-¿Ni mi tristeza?

-Ni eso

-Es bueno saberlo

 

 

Duque cuelga la cabeza de a poquito, murmurando no se qué de un brandy adulterado y una puta ladrona. Justo antes de quedarse dormido siente la mano de Martín sobre su hombro.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Un oldman alto, hosco, y feo; hastiado de cigarros, bares, y noches sin término (hembras que llegan y se van, botellas de Whisky, la vieja escuela, el último dinosaurio, y así de pendejadas una detrás de la otra) Me aburre el sexo sin caras ni compromisos (ya tuve suficiente de esas pajas modernistas) Hoy día no me gustan los bares: parecen agujeros para heridos de guerra. Me gustan las personas y los perros (“Esa misteriosa devoción de los perros”, decía Borges) Amo a mi hija y a su hija: mis únicas dos rosas, mis últimas palabras. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta