cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

12 min
Sueños trastornados.
Drama |
07.09.15
  • 5
  • 0
  • 396
Sinopsis

Cuando los sueños y los trastornos se unen solo un milagro nos puede salvar de la decadencia

Me encontraba acostado sobre mi cama eran las 5 de la madrugada, ya estaba por amanecer… no logro conciliar el sueño, siento que la respiración se va de mí, cada vez se hace más fuerte y no puedo soportarlo. Miro por la ventana y mi cuerpo se paraliza al ver una especie de sombra que se acerca hacia mí, no tenía una forma determinada solo una sombra que para mis ojos resultaba grotesca y aterradora, cada vez se acerca más y no puedo moverme, el miedo me consume y caigo en una especie de sueño…

Me encuentro en una pieza totalmente blanca sin nada más que una puerta algo maltratada y oxidada, amarilla... No sé lo que hago, en lo único que pienso es en cruzar aquella puerta sin saber las cosas que puedan estar tras de ella. Me costó abrirla tuve que emplear mucha fuerza, la cruzo y me encuentro en otra pieza muy grande el techo se veía muy maltratado por el tiempo pero eso no era lo que realmente me perturbaba era que esta pieza era una especie de cárcel, habían muchas personas agrupadas por secciones, habían hombres viejos, jóvenes, mujeres, y niños. La mayoría de estas personas tenían sus cuerpos maltratados con cicatrices, heridas de alto calibre, sus rostros emitían un sufrimiento y angustia que nunca en mi vida había apreciado fue tanto el impacto de esto que me quede congelado observándolos y ellos a mí, lo único que quiero es irme lo antes posible de aquí, despertar..

El tiempo pasaba muy lentamente  cuando de golpe un hombre muy grande me toma y me lleva a un cuarto oscuro y me encierra, no entendía nada de lo que estaba pasando, se me quedo grabada la cara un hombre que tenía una cicatriz en su cara, no dejo de pensar en este tipo, paso mucho tiempo hasta que volvieron a abrir la puerta, era el mismo hombre que me trajo hasta la habitación, se quedó viéndome unos minutos y me lanza un cuchillo con una nota  y se va nuevamente. Me costó leer la nota por la poca luz que había en la habitación pero decía “prepárate, ¿realmente quieres irte?” no comprendía nada y ¿Por qué un cuchillo? No sé lo que pensar, paso mucho tiempo y me quede dormido.

Nuevamente el mismo hombre me toma y me lleva a otra habitación totalmente oscura cuando de repente se prenden las luces, hay una mesa con un cuchillo, delante de mi hay 3 personas cada una amarrada a una silla, eran una niña, un abuelo, y un hombre de mediana edad, alrededor mío estaban todas las personas de la pieza principal observándome a mí, lo que haría. Arriba de la mesa había otra nota que decía: “mata a cada una de las personas de la forma más macabra posible  si quieres salir de esta pesadilla, buena suerte” al leer esto mi corazón empezó a latir demasiado fuerte, empecé a sudar, estaba muy nervioso no sé qué hacer, las personas siguen mirándome fijamente sin ninguna expresión en sus caras. Pasaban los minutos y no emitía ningún movimiento hasta que un hombre muy maltratado del público grita y dice: ¿acaso quieres terminar como nosotros? Me quede en una especie de shock al saber que si no mataba a cada una de estas personas iba a estar encarcelado de por vida, mi vida libertad, mi vida depende de esto así que tome el cuchillo y me acerque al abuelo y le dije al oído perdón por esto y le clave el cuchillo en su cuello muchas veces sin abrir los ojos hasta que un grito desgarrador me paro el corazón y deje caer el cuchillo, su cuerpo estaba totalmente destrozado lleno de apuñaladas, el piso estaba cubierto de sangre, no podía continuar haciéndolo, los minutos pasaban y me mantenía inmóvil hasta que otro hombre que observaba grito: se te acaba el tiempo fue entonces que pesque nuevamente el arma cubierta de sangre y se lo clave al otro hombre en su pecho, luego en su cuello hasta que cayó muerto al suelo, me había convertido un asesino. Mire a la niña que estaba amarrada en la silla era mi tercera víctima se veía triste, no podía asesinar a una niña pero lo que más se interponía en el camino hacia el asesinato era su apariencia, se parecía mucho a mi madre, no podía hacerlo pero era ella o yo, tome el cuchillo y me lo clave primero en las piernas, luego en el corazón y al final en el cuello, pero seguía vivo inmóvil tirado en el piso, todos me observaban con desprecio, mi sangre mesclada con la de los otros 2, la niña me miraba sin ninguna expresión solo me miraba, hasta que finalmente cerré los ojos.

 

Me encontraba esperando el futuro devastador que cada vez se acercaba más y más hacia mí, inmóvil acostado en el piso, mirando al techo el cual parecía desprenderse poco a poco  me pregunte: ¿por qué a mí? Lo peor era que no me daba el coraje de acabar conmigo mismo, el reloj no para y el teléfono no deja de sonar. Sentía angustia, rabia y pena, algo totalmente indescriptible, mi vida se terminaría en tan solo un momento pero al fin y al cabo me lo merecía, cometí actos totalmente denigrantes, grotescos.
 No pasaron más de 17 segundos hasta que entraron 2 hombres vestidos de negro, no alcance a verle la cara a nadie, al fin toda esta historia llegaría a su fin, sentí el ruido del gatillo, todo se acabó… por fin.

Lleve al hombre a la pieza oscura, pasamos por una serie de pabellones bastante largos los cuales hicieron que el tiempo cada vez se acrecentara de manera implacable, este hombre de apellido Kenneth tenía una apariencia normal, no mostraba nada especial pero si una historia realmente estremecedora, asesinatos de los más crueles habían sido desarrollados por él y yo lo tenía frente a mi sentado con los ojos vendados y sus extremidades amarradas. Mi misión era simplemente sacar la mayor información posible y acabar con él como yo quisiera, podía torturarlo, burlarme de él pero no me daba la gana. No dijo ni una sola palabra, no suplico ayuda ni que lo dejara en libertad, espere unos minutos y le dije: ¿tú sabes por qué estas acá? No me respondió, yo sabía todo sobre él, sabia de las pocas personas que solían componer su familia, o mejor dicho sus asesinatos. Uno de sus crímenes que más me llamo la atención fue el  de un hombre gordo y  grande llamado José, este era un hombre normal que trabajaba en un súper mercado de la ciudad todos los días, Kenneth lo estaba siguiendo desde hace ya mucho tiempo hasta que por fin decidió dar el golpe, un día jueves 17 de marzo, lo espero dentro de su departamento y con un bisturí procedió a cortarle la yugular, luego con un cuchillo más fuerte corto sus extremidades y las repartió por todo el edificio, la cantidad de sangre esparcida en el piso era impresionante. Pero la pregunta es ¿Por qué lo hizo?

Al pasar las horas Kenneth comienza a hablar…

Siempre he sido un hombre triste, agobiado por la soledad interna en la cual me encuentro, a la edad de 21 años fui internado en el centro psiquiátrico St John, luego de haber apuñalado a mi primo pequeño y posteriormente intentar suicidarme con un corte horizontal en mi brazos, no sé porque lo hice, una fuerza indescriptible dentro de mí me obligo a hacerlo.

El acto fue grabado por una grabadora que llevaba Kenneth, la grabación dura 2 minutos con 45 segundos, en los cuales se escuchan los gritos de sufrimiento del pequeño Alex que tan solo tenía 15 años. Luego de efectuar tal acto Kenneth corrió durante horas sin rumbo, se convirtió en uno de los hombres más odiados y buscados de Lincolnshire, pasaron exactamente 3 días y Kenneth fue encontrado en un callejón oscuro tirado boca abajo con sangre a su alrededor y con cortes en sus brazos. Pasaron las semanas y Kenneth fue declarado culpable por intento de homicidio y condenado a estar en el hospital psiquiátrico St John hasta recuperarse completamente.

 

Los días en el hospital eran bastante cortos, siempre estuve sometido a distintas drogas a las cuales me volví dependiente, siempre recuerdo los golpes eléctricos que nos daban a los pacientes de mayor complejidad, era una sensación increíble de liberación espiritual. Personas morían a diario en el hospital, no nos dejaban interactuar mucho entre nosotros por la gran posibilidad de que nos ataquemos los unos a los otros, las piezas en donde dormíamos tenían estampados florales los cuales ocultaban a los ladrillos que nos decían que era imposible escapar de esta realidad. Nunca antes fue tan difícil vivir la angustia creciente se apoderaba de todo el ambiente.

Recuerdo haber visto como mataban a golpes a un paciente que tenía esquizofrenia, tenía su cara deformada producto de las múltiples patadas  que recibió en aquella golpiza, al terminar con el acto sacaron el cuerpo sin vida de Daniel tapado con una sábana empapada en sangre, cada día era peor que el anterior. Un día me negué a tomar las pastillas, para mi mala fortuna e ignorancia fui llevado con una camisa de fuerza, totalmente inmovilizado a la pieza blanca que habla, pasaban las horas y el tormento se apodera de mí, no logro sacar de mi mente la cara morada, sangrante y deformada de Daniel, las murallas se deforman y me acorralan, me envuelven en una esfera de la cual no puedo salir.

Estuve internado durante 7 largos años, al momento de salir nadie me esperaba, mi familia obviamente me odiaba y me querían muerto, no los culpo por ello, cualquier persona normal tendría la misma reacción, ahora que sabes mi historia quiero pedirte un favor, mátame.

Tome la pistola, conté hasta 8  y de un tiro certero le atravesé el cráneo, un silencio profundo y tranquilizador se puede apreciar en la pieza, al fin.

Observo a mí alrededor y  todo es oscuro, solo logro ver pequeñas sombras color café con un tinte un poco siniestro. Luego de unos minutos siento mi cuerpo más cálido, una angustia gigantesca se adueña de mí, poco a poco pasa el tiempo y me envuelve un dolor penetrante por todo mi cuerpo, me muevo incansablemente pero el dolor parece aumentar cada vez más y más. Esto cada vez se vuelve peor y no puedo salir de este infierno, escucho gritos devastadores pidiendo ayuda, golpes y chillidos, el piso se derrumba y yo caigo por un abismo infinito, los gritos se escuchan cada vez más fuerte, no creo que pueda resistir por más tiempo este calvario, caigo a una especie de sala iluminada con un piso de ajedrez, no hay nada a mi alrededor y por fin logro ver algo.

Los gritos desaparecen, trato de pararme pero siento  una fuerza que me tira hacia abajo, lucho por no caer de nuevo pero finalmente caigo al piso, cada vez me siento más y más cansado, de a poco se me nubla la vista y no me puedo mover. Después de unos minutos un pitido empieza a sonar tan fuerte que siento correr la sangre por mis oídos, un cuerpo desnudo totalmente desfigurado empieza a acercarse a mí y con él los gritos se escuchan más fuerte y un olor putrefacto parece salir de este, tiene la cabeza torcida, los brazos quebrados, y camina lentamente hacia mí , no me puedo mover ni cerrar los ojos, su rostro esta empapado en sangre, no tiene ojos y su boca está abierta, este me mira fijamente y mi ritmo cardiaco empieza a subir, el miedo la angustia y el dolor se apodera de mi ser, empiezo a colapsar y vomito en reiteradas ocasiones, la pieza deja de estar iluminada y la oscuridad vuelve a reinar en este momento, los gritos son cada vez  más y más fuertes, ya no resisto más.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta