cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
SUEÑOS Y PESADILLAS 2
Reales |
21.05.19
  • 4
  • 5
  • 281
Sinopsis

Continuación del anterior relato sobre los sueños, que me lo solicitó un amigo argentino psiquiatra.

Vicente  era un hombre de cincuenta años que en aquel momento se hallaba almorzando en compañía de su elegante y atractiva esposa llamada Patricia; que era una mujer rubia y de ojos azules, la cual a la hora de los postres le notificó:

- Este sábado por la noche los Puig nos han invitado a cenar en su casa. ¿Te apetece ir?

- No mucho. Son una lata los Puig - respondió él despectivamente.

De repente Vicente miró fijamente a su cónyuge y le acometió un turbio deseo que en ocasiones se le manifestaba de un modo obsesivo.

"Hace ya algunas noches que no consigo copular con esta mujer. Sólo me excito si me hacen lo que a mí me gusta, que es que me azoten con un cinturón. Sí desde que en el Instituto en mi adolescencia los compañeros de estudio me ataron a un árbol y me flagelaron, debido a mi peculiar sensibilidad se me ha quedado esta fijación en la mente, y es lo que me hace eyacular. Así qué. ¿Se lo digo a Patricia o no se lo digo? Si le pido este favor, que me azote para poder ir con ella, con lo convencional y puritana que es pondrá el grito en el cielo; me tachará de loco; me mandará al psiquiatra, y tal vez me abandone. Es por eso que para poder dar satisfacción a mi fantasía erótica acudo con frecuencia a una "profesional" pagándole lo que sea". - pensó Vicente con una angustiosa desazón.

A tenor de este oculto sentimiento de culpa ya que Vicente había sido educado en una estricta moral religiosa, aquella noche tuvo una espeluznante pesadilla.

"Vicente está en su casa, y se le ocurre ir a mirarse la cara en el espejo del lavabo. Pero al parecer, en sus ojos ve reflejada la delirentante expresión de un ente maligno que no es él".

Y es que en el sueño de Vicente ha aparcido LA SOMBRA, que es la figura arquetípica que contiene los aspectos más negativos e inconfesados del inconsciente. Según Froid nuestra mente se estructura con el YO  consciente, el SUPERYO que nos hace de Pepito Grillo para poder andar por la vida, y el ELLO que es la parte más animal y más anticonvencional que tenemos. En este caso Vicente habría conectado con su ELLO  que le reclamaba el derecho a vivir con plenitud y a olvidarse de melindres, puesto que él trataba de esconder sus deseos para estar en paz con su mujer.

Vale decir que el arquetipo de la SOMBRA se puede manifestar de muchas maneras. Por ejemplo soñando que un desconocido se ha colado en nuestra casa pero no se le ve, y que causa pavor al sujeto.

En cambio su primogénito Enrique que se había quedado sin trabajo, y debido al deficiente contexto laboral no veía la salida del túnel por lo que hizo los trámites para ir a ganarse el sustento a una empresa en Alemania pero con sin demasiadas esperanzas de ser admitido, una noche soñó que iba de viaje.

"Él en su vida onírica está en una estación de tren. Compra el billete, y lleva un ligero equipaje. Sube a un vagón y el vehículo se pone en marcha. Durante el trayecto Enrique hace hace amistad con otros pasajeros, y al fin llega a una estación de una ciudad determinada, y se da cuenta de que ha llegado a su destino".

Ocurre que al hijo de Vicente a pesar de su estancamiento laboral, su inconsciente le había anunciado  que en su vida se iba a producir un cambio importante, que en unos casos puede ser sólo a un nivel psicológico, pero que en otros puede ser de situación en todos los sentidos.

Y así ocurrió. A Enrique le salió la oportunidad de ir a trabajar a Alemania, y éste se fue allí sin pensarlo dos veces.

Vicente que era un hombre bastante materialista contrastaba con su hermano menor llamado Antonio, el cual no se identificaba en absoluto con los mezquinos y egoístas anhelos de sus semejantes, y por tanto solía pensar: "¿Qué pinto yo en esta sociedad?"

Y es que Antonio en el fondo de su conciencia era un idealista, un altruísta. Era un hombre con una considerable inteligencia emocional,que aspiraba a una utópica justicia social.

Hasta que una noche tuvo un sueño singular.

"Antonio está en el campo, y una serpiente describe un círculo en torno a él que permanece inmóvil como un árbol".

Sin ninguna duda este fue un sueño mandálico, que es una palabra del complejo idioma sanscrito, cuyo simbolismo emana de un inusitado YO espiritual muy evolucionado, y que a su vez forma parte de un inconsciente colectivo. Y lo símbolos de estos sueños siempre se expresan mediante círculos o cuadrados; o ambas cosas juntas.

En consecuencia Antonio no tardó en anunciar a su familia que se iba a África a través de una ONEG para socorrer a los más necesitados del planeta, porque según él todos formamos parte de la familia humana con distintos matices.

Vicente tenía asimismo una hija adolescente llamada Laura, que al parecer estaba demasiado controlada por su madre Patricia, y ambas no cesaban de discutir, de pelearse y a veces con muy mala uva.

De manera que la joven solía tener una pesadilla recurrente.

"Laura camina por el largo pasillo de su casa, y de algún oscuro rincón le sale al paso una horrible bruja que la persigue como un chacal para posesionarse de ella. La chica trata de huir despavorida, pero ve una escopeta que está en un sillón. Entonces ella coge el arma y le pega un tiro a la bruja; ésta se tambalea sobre sus pies y se desploma ¿muerta? en el suelo. Mas enseguida el "bicho" resucita y va de nuevo tras Laura...."

Hasta que ésta se despierta en su cama bañada en un sudor frío.

Y es que el constante control de su madre sobre ella, a duras penas la dejaba madurar, Así que aquel ser dañino del sueño era la misma Patricia bajo la apariencia de la bruja. Es un sueño que los especialistas lo relacionan con el cuento infantil "LA CASITA DE CHOCOLATE"  en el que la bruja que quiere acabar con Hansel y Gretel, es la madre por haberlos abandonado en el bosque.

Patricia que no dejaba de ser una mujer muy hipersensible ya que cantaba en una coral de su parroquia, una noche tuvo un sueño lúcido.

"Ella va a la casa de sus padres, donde allí está de visita un antiguo novio que le había dado muy buenos revolcones, y que le dice que aún la ama".

Sin embargo Patricia a pesar de su sensibilidad no se deja engañar.

" -¡Bah! Esto es un sueño, y cuando yo quiera me voy a despertar - responde ella con convicción.

Y es que Patricia en su experiencia onírica tuvo una conciencia tan viva como si estuviese despierta, que fue capaz de echar de la casa a su viejo novio, y de decirles a sus padres que cuando realmente fuera a verlos que no le mencionaran a su antiguo amor.

En otra ocasión a Patricia se le despertó la percepción extrasensorial, estimulada por el afecto que sentía por sus progenitores, superó los limites del espaciotiempo, y tuvo un clarividente sueño que le indicó que su padre estaba ingresado en un hospital a causa de una angina de pecho.

Como así sucedió en la realidad.

Como puede ver el amigo lector, no se puede desdeñar el mundo onírico porque este es la esencia de nuestro pálpito vital.

¡Que tengáis felices sueños!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta