cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Suicidio
Reales |
01.11.13
  • 4
  • 10
  • 1700
Sinopsis

Creo que intento soltar lastres.

El otro día leí  un texto que hacía referencia al suicidio.

Hablar de cosas que no has vivido es arriesgado.

Me recordó una experiencia que tuve, se me vuelve dolorosa y un pellizco en el estómago no deja de acompañarme, por suerte solo en el recuerdo.

Viví un intento de suicidio varias veces por una persona muy cercana a mí.

Lo estoy recordando y  el corazón se me desboca.

Es realmente desgarrador, me tiemblan las manos.

Ya me iba a la cama, la discusión que habíamos tenido hacía unos minutos fue de las peores que recuerdo.

Tengo ganas de llorar, pero no puedo.

Tenía un presentimiento, no podía conciliar el sueño.

Me levanté.

Fui a una habitación que tenía la puerta cerrada, allí estaba.

Alrededor del cuello, la cinta de la  persiana , la cara descompuesta.

Me ahorro detalles, porque ni quiero, ni puedo.

Nunca podré olvidarlo, no sé cómo pude reaccionar, pero lo hice.

Cogí unas tijeras y corté la improvisada soga, parece que fue ayer, al recordarlo.

De pronto se paró el tiempo.

Respiró, lo liberé.

Durante muchos días llevó la marca que le envolvía el cuello.

Y yo para siempre, en el alma.

Hay cosas en la vida que no encuentran explicación.

Hay cosas en la vida que es mejor olvidar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Perdí aun ser muy querido hace dos años un 23 de Marzo de 2012. No hay día que no tenga un minuto al día para recordarme de él. Eran las 11:30 cuando voló en búsqueda de su libertad. No hace mucho que le escribí un relato “¿Cabrón porque te fuiste?” he tardado dos años para escribir de él, con” rabia “porque nunca se estás preparado para una “despedida “. Un fuerte abrazo.
    Sin palabras.
    Muchas gracias, lo escribí a bocajarro, creo que ni siquiera lo revisé, no me gusta releerlo. No es mi relato preferido. Muchas gracias de nuevo, lo valoro mucho de verdad.
    Como bien apunta el compañero Delito a veces la calidad literaria no cuenta. Un tema sensible tratado con la fuerza de la experiencia. Saludos
    Muchas gracias a todos por los comentarios,la verdad es que habiendo personas como las que estoy conociendo por aquí todo vale la pena. Gracias de nuevo de todo corazón.
    En estos tiempos de cobardes, ver aflorar la valentía de forma espontanea es siempre algo para felicitar. Valentía frente a una situación límite y valentía al poder dar testimonio escrito, Felicidades otra vez
    Valiente Nora, muy valiente. No es fácil volver a recordar y plasmar públicamente una experiencia de este grado. Hay una emotiva sinceridad en cada palabra. Me alegro si has conseguido soltar lastre, me alegro. Un abrazo.
    Dura experiencia desde luego, una que no desea uno vivir en persona, muy bien escrito (por cierto, gracias por tus comentarios, eso hace que el reflejar algunas lineas sobre el papel virtual merezca la pena), un saludo
    Hay textos en los que la calidad literaria es indiferente, como este. Pero déjame decirte que esas frases cortas golpean con fuerza y trasmiten una intensa angustia. Además cuando dices que él llevó esas marcas durante semanas en el cuello pero que tú las llevarás en el alma toda la vida se me ha puesto la carne de gallina.
    Hay cosas en la vida que no se pueden olvidar. El encontrarse cara a cara con una muerte ilógica, injusta, es una de ellas. sé de lo que hablo aunque no hable del suicidio. El suicidio, ese grado de voluntariedad, es mucho más desconcertarte. Has sido valiente por colgar tu experiencia. Desde aquí mi respeto y mi abrazo virtual.
  • Necesito vaciar mi alma de tantas cosas vividas.

    A Dani: Te escribo estas líneas que esperarán mucho tiempo para ser leídas.

    Al pasar por la calle, miré hacia arriba, allí estaba otra vez, la luz encendida, la persiana arriba, y ella sentada en una silla mirando hacia el exterior. Se pasaba los días, las horas mirando por la ventana, resultaba inquietante, qué hacía esa mujer tantas horas allí…

    Creo que intento soltar lastres.

    Las dos vidas de Greta.

  • 30
  • 4.52
  • 338

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta