cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

13 min
Supervivientes de la plaga: Civil Capitulo 1-No
Terror |
21.04.15
  • 5
  • 0
  • 538
Sinopsis

No abrirle la puerta a la vecina que llama al estar su vida en posible peligro, tiene sus consecuencias, pero si eres buena persona, hacer algo en contra de lo que normalmente haría, aun tiene más consecuencias.

Capitulo 1-B:

 

                Mi primer impulso fue no abrirle la puerta, no sabía que estaba pasando exactamente y justamente lo que menos necesitaba ahora era una tía fuera de sí misma, lamentablemente me di cuenta de mi error inmediatamente.

 

                A los pocos segundos un tipo se le tiro encima, ella cayó al suelo, pero intentaba resistírsele como podía, armándome de valor como podía, abrí la puerta mas por inercia, que por valor realmente, no podía dejar a mi vecina, una chica, que conocía desde tanto tiempo, sin ayudarla.

Yo: ¡déjala en paz!

Ella le metió una patada en la cara, pataleando en el suelo para quitárselo de encima, provocando que me mirara, por fortuna para ella, desviando su atención hacia mí, comenzó a levantarse, mirándome a mí, la dejo en paz y me miro con la boca desencajada de su sitio, por el susto o más bien por un acto reflejo, le di un golpe en el lateral del cráneo, que aplasto contra la pared a otro que no había visto ni oído llegar, contra la pared, ella cogió aire y pego un grito.

 

                Ella se quedo inmóvil en el suelo, cogí al que estaba aplastado contra la pared, lo cogí por el pelo, horrorizándome aun por haber matado al compañero, lo ayude a ponerse en pie, lo empuje para que diera unos pasos hacia detrás con el bate de beisbol.

Yo: no te acerques (tragando saliva, temblándome las piernas) o acabaras como tu compañero

Sin prestar atención ninguna a mis palabras, mirándome sin mirarme, con la mirada perdida detrás de mí, se enderezo con trabajo y empezó a acercarse a mí, dio pasos para detrás dando con la pared a mi espalda, el empezó a dirigir su mirada hacia ella, ella al percatarse reacciono y grito: ¡acaba con él, joder!

                La mire sabiendo que si no le hacía caso, habría matado a un tipo para nada y sin pensármelo demasiado, di un batazo lateral girando la cintura para darle potencia, tan fuerte le di que el tipo choco contra la pared, reboto y callo por las escaleras rodando.

Yo: lo he matado…

Sara: …

Yo: he acabado con ellos, he matado a dos hombres…

Sara: no te preocupes, testificare por ti

Yo: …

Sara: ¿me ayudas?

Yo: lo siento, debería haberte abierto la puerta cuando llamaste

Sara: bueno, no te dio tiempo, ¿no?

Le di la mano para ayudarla a ponerse en pie

Yo: sí, sí que me dio tiempo, pero en serio, lo siento, no sabía lo que estaba pasando

                Ella molesta por mi confesión, dada la culpabilidad que sentía, golpeo mi mano, puso las manos en el suelo, encogió sus rodillas, mostrándome su ropa interior, que poco me importaba en este momento y se levanto sola, poniendo cara de dolor.

Yo: ¿estás bien?

Sara: (mirándose el cuerpo) solo unos arañazos superficiales… gracias por salvarme, aunque fuera tarde.

Yo: más vale tarde que nunca y bueno, al menos, te has salvado.

Sara: si…

Yo: ¿quieres que llame a la policía o a… una ambulancia?

Sara: tranquilo a la policía ya la llamo yo, ¿y para que quieres una ambulancia?

Yo: bueno, (mire a los dos que estaban tirados en el suelo, para luego mirarla a ella)

Sara: ellos ya no la necesitan cariño y yo tampoco me voy a desangrar ¿tienes botiquín?

Yo: si, pasa

Ella paso para dentro contoneando su culo

Yo: espero que esta plaga no sea como las típicas películas de zombis

Sara: ¿Qué, otra vez con esa plaga?

Yo: bueno, el cómo te estaban atacando esos hombres, no era muy normal, perdona

Sara: tienes razón… ¿y qué pasa en esas películas?

Se sentó cruzando sus piernas al sentarse en el sofá

Yo: mira a esos tipos no parecían que estuviesen muy vivos

Cerré la puerta tras de mi

Sara: ¿insinúas que eran zombis?

Yo: no, claro que no, eso sería una puta locura

Sara: ¿y si lo fueran?

Yo: los mordiscos suelen ser contagiosos y en algunas de las películas… los arañazos también

Sara: (asustada) ¿crees que me convertiré en uno de ellos?

Yo: espero que no

Sara: ¿Por qué te preocupas por mi tanto?

Yo: déjame que te cure

No quería contárselo, pero siempre me había atraído, cuando la vi llegar hace prácticamente un año, me enamore de ella, pero con el tiempo paso el flechazo, aunque todo fuego, conserva su llama, claro que, no era el momento para decirle eso, después que, quizás fuera un zombi por mi culpa y además, también me preocupa estar en la misma casa con uno de ellos, que podía convertirse en uno de ellos en cualquier momento.

 

                Fui al baño a por el botiquín, pero al volver al salón, ella estaba desmayada en el sofá, creo que simplemente había tenido que ser dura ahí afuera para sobrevivir, con un tipo encima, intentando quizás ¿comérsela?, yo le di dos golpecitos en la cara y se volvió a espabilar.

Yo: ¿estás bien?

Sara: si, solo estaba descansando

                No pude evitar que me recordara a mi madre cuando se quedaba dormida viendo la televisión, yo le decía: mama para dormir vete a la cama y ella me contestaba: solo estaba descansando la vista, aun recuerdo, como me fastidiaba no ver algo que quería ver, para que ella durmiera con la televisión encendida.

Sara: ¿Qué miras?

Yo: nada, estaba pensando

                Empezó a escucharse ruido afuera, ella se levanto un poco mareada, mientras yo abría el botiquín

Yo: cuidado

Sara: estoy bien

Se acerco a la ventana y se puso a mirar por ella.

Yo: ¿Qué pasa allí afuera?

Sara: (tos) está habiendo problemas fuera

La mire preocupado al toser, ella también puso gesto de preocupación y me miro, cuando me miro, yo fingí despreocupación, lo mejor que sabía hacerlo.

Yo: anda vamos a curarte esas heridas

Ella se puso bastante sugerente, para que pudiera curarle sus heridas, sé que no lo hacía por provocarme, pero claro tenía que mostrarme sus heridas para que pudiera curarla, yo comencé a curarla, al echarle el agua oxigenada, la espuma que salió era de color lila, aunque sabía que ella estaba mirándome a mí con gesto de dolor, no pude evitar mostrar mi gesto de preocupación.

Sara: ¿Qué pasa?

Yo: nada

Sara: dímelo, tengo derecho a saberlo

Yo: no sé, no soy médico, creo que se te ha infectado

Le eche betadine, ella apretó los labios, cerró los ojos apretando, se le saltaron las lagrimas, pero resistió sin hacer demasiado ruido y la vende lo mejor que sabía.

Yo: lo siento, hice lo que puedo, deberías de llamar a la ambulancia

Sara: no importa, parezco una momia, pero bueno, ahora llamo a la policía.

Yo: yo lo siento, pero no soy medico

Sara: ¿Dónde está el teléfono?

Yo: toma, cógelo, esta hay (señalándole donde estaba)

Cuando ella se dirigía andando un poco mareada hacia al teléfono, llamaron a la puerta, ella se asusto y se escondió detrás del sofá, yo me acerque a la puerta, mire por la mirilla y vi a mi vecina de arriba, abrí la puerta.

Vecina: ¿se puede saber que pasa aquí?, ¡voy a llamar a la policía!

Justo cuando Sara estaba saliendo de su escondite y yo iba a contestarle, uno de los que estaban supuestamente muertos, resulto que estaba vivo, agarro la pierna de mi vecina, acto seguido le clavo los dientes hasta el fondo, antes de que pudiéramos reaccionar cualquiera de los tres, ella al sentir el mordisco pego un grito inhumano, porque por su avanzada edad, dudo que pudiera emitir normalmente un grito de tal potencia.

Yo: Sara, corre, tráeme el bate de beisbol, date prisa.

Sara miro el bate que lo deje en el sofá junto a ella y corriendo me lo traje, al mirar hacia delante, mi vecina había dejado de forcejear y de gritar, estaba aun de pie, tenía los ojos cerrados y el tipo que la había mordido, había perdido interés en ella y se dirigía hacia mí.

 

Se arrastraba hacia mí por el suelo, Sara agarro el bate de beisbol, me lo lanzo lo cogí al vuelo, retrocediendo, lo agarre bien agarrado y mate al del suelo o mejor dicho lo remate porque era la segunda vez que le daba, de repente mi vecina salto hacia mí, yo la conseguí desviar en el aire gracias al bate de beisbol

 

La abuela se estaba levantando mientras yo también lo hacía, porque al desviarla me había desequilibrado y me había caído, por la escalera ya se escuchaban pasos aproximándose así que tuve que gritarle a Sara: ¡Sara, cierra la puerta!

 

Sara corrió hacia la puerta  a todo el ritmo que le permitía su estado de salud actual, intento cerrarla pero las piernas del que se había ido arrastrando estaban en medio, parecía echo a propósito, pero eso era imposible, por las escaleras cada vez se escuchaban más cerca los pasos

Sara: ¡No puedo!

Yo: ¡Voy!

Al terminar de levantarme, la abuela nos miro a ambos y mostrándome  un signo de inteligencia que me puso los pelos de todo el cuerpo de punta, se apresuro a ir a por ella, la única barrera entre lo que venía y nosotros.

 

Comenzaron a empujar la puerta, arrastrando poco a poco a Sara, que sujetaba la puerta a duras penas, mientras la abuela corría hacia ella y yo hacia la abuela.

Sara: ¡Vecino!

Yo: ¡Aguanta!

Al conseguir rozarle en la cara con el bate, a la vieja esta cayó al suelo, mire a Sara un instante para comprobar que se había sentado sobre la puerta, para evitar que la movieran y por ahora, funcionaba aunque fuera por los pelos.

Yo: no voy a caer dos veces en el mismo truco, maldita bruja (mientras decía la frase, remate a mi vecina)

Rápidamente corrí a ayudar a Sara, retire el cadáver de la puerta, para poder cerrarla, cargue contra la puerta, los brazos evitaron que se cerrara del todo, volví a hacerlo y esta vez la puerta se cerro del todo, cerré los pestillos y cerraduras lo más rápido que los nervios me lo permitían, me deje caer sobre la puerta, me seque el sudor, silbe como gesto de alivio y aunque la puerta seguía siendo golpeada, parecía que por ahora, resistiría, Sara que se había dejado resbalar hasta el suelo.

Sara: ha ido por un pelo, ¿eh?

Yo: estamos vivos de milagro

Nos levantamos ambos a la vez, pero ella se mareo teniéndose que agarrarse a mí, para no perder el equilibrio

Yo: ¿estás bien?

Sara: si, tan solo ha sido un mareo (tos)

Cada vez me preocupaba mas, parecía tener todos los síntomas que dijo en la radio, solo faltaba la fiebre, pero y si fuera inmune, y si se salvara, quizá, lo que más me preocupaba es ahora que la tenía a mi alcance perderla o estar solo en medio de esto, yo había sido así de valiente por ella, ignoraba si iba a poder serlo, por mi.

Yo: ¿te llevo al sofá?

Sara: puedo andar sola

Tambaleándose un poco, llego hasta el sofá, los golpes se seguían sucediendo en la puerta, hasta que empezó a escucharse ruido abajo, de saqueos, disturbios, una batalla campal y así poco a poco los golpes fueron parando hasta pararse por completo.

Sara: (tocándose la cabeza) ¿se han ido ya?

Yo: eso parece

Sara: ¿y ahora qué?

Yo: yo voy a tirar los cuerpos por la ventana

Sara: espera, te ayudo (hizo el amago de levantarse, pero por poco se cae)

Yo: túmbate en el sofá, yo puedo solo

Sara: vale, pero no los cojas cerca de la boca

Yo: entendido

Ella no se sentiría muy bien, dado que me hizo caso sin rechistar, tire ambos cuerpos por la ventana con mucho miedo a que se volvieran a mover y bastante trabajo porque nunca mejor dicho eran un peso muerto, no me paso desapercibido que al caer algunos de los que parecían zombis, miraron hacia mi ventana.

Yo: ¡coño!, que miedo…

Mire a Sara por reflejo, pero estaba durmiendo, fui a mi cuarto levante la cama, recogí una manta y la tape para que no cogiera frio, también fui a buscar el termómetro y se lo puse, limpie todo el desastre lo mejor que pude, porque la sangre era bastante difícil de quitar.

 

Empecé a hacerle un zumo de naranja y un sobre de caldo que tenía, sin perderla demasiado de vista, por si se levantaba convertida en uno de ellos, tampoco me separaba demasiado del bate de beisbol.

 

Al poco sonó el termómetro y al mirarlo tenía un poco de destemplanza, empecé a preguntarme si debía auto medicarla, antes de que se convirtiera en una de esas cosas, me prometí a mi mismo que me lo volvería a plantear si le subía a fiebre.

 

Apague la televisión, para hacer menos ruido y escucharla a ella si hablaba, si se movía, le traje el zumo y la medio desperté para darle de comer, tras darle de comer, me hice la cena yo, que no quedaba mucho de comer en mi despensa gracias a que estaba en paro.

Yo: Sara, ¿en tu casa tienes comida?

Sara: ¿Qué, que?

Yo: ¿en tu casa tienes comida?

Sara: si, cógela

Yo: ¿Dónde tienes las llaves?

Sara: en mi bolso…

Busque en su bolso, busque una y otra vez, sin éxito alguno, porque resulta, que, tenia muchísimas cosas, maquillaje, compresas, salva slip, tampones, espejo, toallitas, la cartera e incluso un tanga rojo de triangulo.

Yo: Sara, no están

Sara: ¿no?, entonces no sé donde están

Yo: ¿se te habrán caído?

Sara: no se

Me asome por la mirilla y me pareció verlas en su parte del pasillo, pero en ese momento, llego uno de ellos, juraría que fue de los que miraron hacia arriba antes y se guardo las llaves en su bolsillo, en ese momento comenzó a escucharse el ruido de un avión sobrevolándonos bajo, si iba a hacer algo era ahora o nunca, ya que el ruido se camuflaría con él, del avión.

 

Tenía dos opciones:

Opción nº 1: salir a quitarle las llaves aprovechando el ruido del avión

Opción nº2: quedarme aquí con Sara, cuidándola y ya cuando se curara haríamos algo juntos

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Pilaf y su banda hacen de las suyas, mandando a otro lugar a Goku nuestro protagonista, esta trama tiene lugar tras la batalla de Black Goku, bien narrada por el maestro Akira Toriyama, el que me ha inspirado para escribir esta trama sin meras intenciones más que entretener...Contiene personajes de Marvel y Dc

    Al final la patrulla de rescate, rescatan a Ryoko y a Marcos, tras intensas batallas de supervivencia, todos llegan al refugio excepto González, ¿qué le pasara a este pobre hombre, donde acabara?

    Al fin la partida de rescate llega a su objetivo sin dificultades pero empezaran a tenerlas ahora, por su parte el protagonista sigue en su mundo preguntándose infinidades de cosas, lo único que le consuela es que salvo a la gente del refugio a la que tanto le debía, pero le apena no volver a verlos...

    En el último momento el protagonista decide no matarse, termina de luchar y arrastrándose de puro milagro consigue esquivar a los monstruos y esconderse en la nevera. En el refugio empiezan a enterarse de lo que verdaderamente a pasado y mandan una misión de rescate, mientras tanto el parece que a vuelto a su mundo original, ¿qué está pasando?

    El personaje finalmente llega hasta el campanario no sin dificultades de por medio, pero ahora bien equipado se dispone a cumplir su misión y se enfrenta a todo ser que intenta impedírselo y aunque se prepara los planes no siempre salen bien y acaba con su propia pistola en su cabeza, para disparar.

    Del sótano salgo a la realidad cruel de este mundo y me paseo por los peores sitios que hay en el camino, lo más directo que puedo hacia el campanario, sino fuera porque me pasa algo raro en mi alma y me enseña que camino debo escoger, ya estaría muerto, lo que no se es que hay en ese maldito autobús.

    Esta historia habla aun mas sobre los rituales de la familia "Nera" y sobre la historia de la misma, en esta historia Pablo nuestro protagonista solo tiene 13 años, aunque esta historia se centra más en el abuelo, también se verá al resto de la familia y dos hermanas tomaran bastante protagonismo, también conoceremos la posible primera chica de Pablo o no, otra de las habilidades de nuestro pablo, pero, sobre todo, esta historia trata sobre que el amor, no tiene edad, pero a veces, si tiene condiciones...

    ¿Salí de mi mundo, para aparecer en otro? ¿Estoy en dos mundos a la vez o en ninguno? Solo que formo parte de todo, pero a la vez, no soy de ningún sitio, echo de menos mi mundo pacifico, con amigos, donde estoy en algún mundo Post-apocalíptico y a veces tengo sueños raros con otro mundo, ¿estoy loco?

    ¿Primero despierta dos veces, que significa esto? luego, en una solo oye y mal en otra, su ropa se ha convertido en un harapo a causa de su tamaño, este es solo un capitulo de transición, ¿pero alguien entiende algo? me gustaría que colaborarías un poco mas con votos y comentarios, gracias.

    + 18; relato con alto contenido sexual; Quede con un amigo para ir de discoteca, aunque no suelo ir por esos lugares ya que no va el tipo de chica que me interesa, me convenció y gracias al destino, me dio las herramientas para que tuviera lo que yo quería, a pesar de todo, acabo la noche con otra, que es un proyecto de futuro o lo será.

  • 66
  • 4.55
  • 329

soy un escritor no profesional al que le gusta escribir por aficion y le gustaria algun dia ganarse la vida asi, se que tengo muchas faltas de ortografia, pero uno hace lo que puede, ya ire mejorando, supongo. Me voy a Barcelona 6 meses a trabajar, volvere a escribir cuando vuelva, gracias.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta