cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Supo que había hecho algo grande.
Varios |
11.07.15
  • 5
  • 2
  • 842
Sinopsis

Corría y se detenía para recuperar aliento. Estaba cansado y no podía ver con claridad todo cuanto le rodeaba. Supo que había hecho algo grande. El infanticidio como preludio a lo que sería el acontecimiento más pronunciado de todos estos tiempos. Sonreía para sí; estaba ilusionado por el qué pasará. <<La vida está esperando algo de mí...¿seré tan imbécil para no proporcionárselo?>> se dijo. Recordaba unas noches...noches que azuzaban su recuerdo...cuando su madre le amonestaba por llegar más tarde de la hora acordada, <<esa vieja zorra siempre importunándome>> se decía antes de dejarse caer en su cama. Estaba seguro de haber realizado esta empresa con clandestinidad y,el caso es que, cuando a alguien de su mismo perfil se le incrustaba una misión entre ceja y ceja, no había quien consiguiera arrebatársela. Antes de reanudar su carrera, pensó en los cromos que guardaba en el primer cajón de la cómoda que tenía en la antesala. Lo significaban todo y lo significaron cuando era un chaval. Recordó qué hacía para conseguirlos: la primera opción era pedirlos diplomáticamente al que los distribuía, más tarde, ante la negativa, uno debía ofrecer alguna parte de su cuerpo, o su cuerpo entero, para conseguirlos. Es decir, venderse. Ellos podían pasar contigo unas horas y así conseguirías un cromo de esos. <<No fue placentero>>, algo dentro  de su cuerpo cambió; notificó el cambio masajeándose las piernas y controlando las ansias de volver a gritar, <<¡hijos de puta, me arruinaron la vida!>>. Ahora él estaba huyendo del lugar del homicidio, donde los cuerpos de los hijos de aquéllos que violaron su dignidad, yacían cada uno por el solar. 

Corría y se detenía en alguna parte para descansar. Los pensamientos le pesaban hasta casi destruirle. Toda su vida constaba de una planificación. Horarios y eventos. Siempre lo mismo. 

Corría y se detenía. Quebró una rama que hacía las veces de bastón. Quería tardar lo menos posible para llegar a su casa y poder prepararse un café recién hecho. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 41
  • 4.7
  • 107

https://cirenems.blogspot.com.es/

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta