cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
TARDE DE INVIERNO
Amor |
02.06.22
  • 5
  • 1
  • 1574
Sinopsis

Esta es sin duda la estacion que menos me gusta...

 

Viene el murmullo quedo de las noches frias, de la estocada artera entre las costillas,allá abajo donde duele y escuece, viene abrirse pasos el viento  que inclemente golpetea la puerta trasera, viene por alli la humedad espesa que cubre mi cabello, que impregna la ropa pasandola a leña , humo y desconsuelo. De estas tardes grises de nubes corpulentas acechando, de los goterones que se cuelan por los escotes. que golpeten las nucas, que enfrian las narices,la espalda curvada a modo de defensa. los pies humedos metidos dentro de gruesos zapatos, con huellas profundas,el invierno viene despacio, entrando como una mansa marea , como si a traves del vidrio empañado  escudriñara dentro, esperando paciente aquel que salga, que atrapa como una presa y suelta empapado, entumecido. tembloroso. 

Los largos dias grises que no se acortan con el vino en las venas,ni el cafe tinto, aquellos cargados de una melancolia agridulce que conmueve,con las salpicaduras de charcos, la belleza infinita del cielo pintarrajeado de humo oscuro, el viento que mueve acompasadamente, furiosamente ,ritmicamente como un adagio o una fuga las ramas desnudas de los arboles resignados,una sombra de  luz mortecina en los faroles, un cuchicheo de papeles y basuras arrastrados, golpeando las veredas, un caudal sonajero en las alcatarillas, un reguero largo, lerdo y espeso baja por la calle que es pisado por los vehiculos y lanzado  en abanico sobre las bermas , uno a uno son pisoteados los recuerdos del sol. las vibrantes rafagas van poco a poco acallando el ruido de las olas, los abrigo gruesos y toscos reemplazan los tules y algodones coloridos

ay del invierno que me deja jirones de melancolía por toda la casa , que remece las bases , que grita desde el cielo en graves bramidos, que surca de luces efimeras y potentes a intervalos las tardes sombrías , trayendo el repicar imponente, estremeciendo las tripas, suplicando por la fogata, buscando vellones en la espalda, y compañia en la cama, desplazandose casi imperceptible por los rincones, desordenando las hojas a medio escribir, sopleteando la vela, enverdeciendo los cantos de las ventanas , subyugando los vidrios, y cada abertura que encuentra a su paso.

me cobijo con un poncho acaracolada sobre el sillón muy cerca del fuego, a media mano la manga de lana gris perla, en ellas el tazón humeante, no me muevo para que se entibien los calcetines que humean la humedad, que implacable se ha filtrado en los zapatos, el gato a un par de metros tan acurrucado como yo, mueve las orejas al repicar los palos, toda la tristeza ha venido a tocar mi puerta, yo no le abro, insiste en los vidrios,la puerta, la escalera, pero fijo los ojos en los ardientes leños, la dejo fuera, ignorandola hasta que pueda, intentando franquearle el paso con la tibieza y el aroma que sorbo a sorbo apuro .

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Leía ayer una novela de Dostoievsky, y después de echar una mirada en torno, desde atrás, una especie de brisa, humilde pero palpitante, besó mi nuca. Y es que los inviernos descritos por Dostoievsky se sienten y te hacen palpitar el corazón, imaginando esa blanca Rusia que siempre nos abre a paisajes helados que llegan hasta nuestra imaginación, la inflama y la sacude. Creo, amiga Pamela, que tu invierno, aquí perfectamente descrito, parece andar en busca de una inspiración muy “dostoievskiana”, y posee por tanto una perspectiva que deslumbra, y tu lenguaje anda entre el frío del brusco invierno como fascinado por el runrún de una bella prosa poética. Me gustó mucho. Le doy a tu bello texto un sobresaliente. Pero, aunque no sea la estación que más te guste, también, jeje, tiene su encanto. Recibe un saludo muy cordial- Stavros (Acuérdate, no obstante, de empezar cada párrafo con mayúscula, y algún acento que se te ha escapado para que sea más perfecto. Cosas de profe,... sin importancia)
  • Me ha tocado sertestigo de amores prohibidos, sobrevivientes a las peores circunstancias, y a amores con un futuro esplendoroso,derrumbarse en meses.Así es que aprendí que el amor se onstruye no siempre sobre buenas bases ,y que la voluntad es capaz de vencer cualquier obstaculo por duro e infranqueable qe parezca

    Esta es una rememoranza de antaño, y estoy segura que más de alguien se sentirá identificado.

    De la naturaleza humana hay solo dos cosas con las que no se aprende jamasa lidiar, la frustración y el abandono

    Me gusta pensar que nadie sufre ésto jamás. soy una optimista .

    Hace unos dias sentada esperando mi turno en una oficina cualquiera, nació este relato más de la observacion y la conjetura que de la autenticidad, porque nunca oi que se decían , pero la expresion corporal y las señales eran tan sutiles como explicitas que sonrei para mi cuando los vi salir tan apurados

    Esta es sin duda la estacion que menos me gusta...

    En mi pais como en el resto de latinoamerica y a pesar de toda la tecnologia, los avances el empoderamiento y las politicaspublicas, este problema se ha sido imposible de zanjar o erradicar. M e preunto el grado de responsabilidad que tenemos las madres en esta conducta siniestra , probablemente muchisima mas de la que quisieramos,y hoy que las redes permiten mayor sociabilidad de ellas ,tengo la impresión y ojala me equivoque que eso es un aliciente en este tipo de conductas. me gustaria dejarles este texto mitad inventado mitad documentado solo como una invitación a reflexionar acerca de donde está la raiz, ¿ que falta? ¿ que se puede hacer? ¿ es acaso un problema de educacion sobrexposicion a estimulos o simplemente una tarasicologica ? me doy un permiso y me excuso si a alguien le parece un tema sensible en demasía

    el otoño .... No quisiera considerarme dentro del 10 %que se ve afectada por el mal llamado "winter blues",pero innegablemente admito que la llegada del otoño inclusive mas que la del invierno me provoca una extraña melancolia, que no alcanza altera mi diario vivir pero se mete entre las ropas y se aloja cerca de las costillas

    En este mundo convulsionado, no hemos sido capaces de rescatara los niños

    en conmemoración al día de la poesía que tantos y tantos bellos momentos me ha otorgado

  • 172
  • 4.61
  • 34

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta