cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Taxi de Carretera
Suspense |
06.02.08
  • 4
  • 2
  • 2602
Sinopsis

      La tarde era fría e inhóspita. Un cielo encapotado apenas permitía filtrar los débiles rayos del sol que se aferraban desesperadamente a los últimos resquicios entre el marasmo opaco de oscuridad que asolaba las gélidas carreteras de montaña. Samir, confortablemente instalado en su taxi, completaba su acostumbrado itinerario entre las poblaciones aledañas en busca de posibles clientes en busca de comodidad y cobijo en un día tan aciago. Finalmente, y cuando Samir ya comenzaba a considerar seriamente la posibilidad de dar por terminada la jornada laboral, un chico joven le hizo la seña para que se detuviera y así obró. El joven indicó el destino de la carrera y Samir condujo sosegadamente durante todo el trayecto. No tenía prisa y no parecía muy probable que fuera a tener más clientes aquel día. El pasajero resultó ser un estudiante universitario muy locuaz que pasó gran parte del camino hablando con Samir de los asuntos más diversos. Fue una carrera agradable. Lo más reseñable de aquella tarde, por lo demás, tediosa e interminable. Cuando el joven se bajó del taxi, Samir suspiró con un mohín de adocenada resignación y dio media vuelta, poniendo rumbo a su casa, la cual se encontraba en la localidad cercana, al final de aquel trayecto de montaña inmerso en una niebla cada vez más espesa y húmeda.


      Llevaba pocos minutos conduciendo de vuelta cuando se sorprendió al advertir, en el arcén de la carretera, a un cliente de mediana edad que le hacía señas para que se detuviera envuelto en una densa cortina de niebla. Cuando el hombre ocupó su lugar en el asiento trasero, dio una dirección que Samir desconocía. Éste se lo hizo saber al pasajero, el cual le contestó escuetamente; “No importa, yo le guiaré cuando sea necesario.”


      Circularon largo rato atravesando pequeños pueblos y antiguos caminos olvidados. El pasajero no daba pie a ningún tipo de conversación, motivo por el cual Samir decidió ser respetuoso con el silencio escogido por su cliente. Solía callarse cuando intuía que la conversación amigable no era bien recibida. Decidió completar el vacío laxo que dejaban las palabras no pronunciadas deleitándose con el invernal paisaje. Los primeros destellos rojizos del ocaso comenzaban a dibujarse en el firmamento tras la húmeda estela empañada de la luna delantera del vehículo. Una estrecha columna de vaho manaba permanentemente de la rejilla delantera del capó a consecuencia de la gran diferencia de temperatura entre el motor y el exterior de la chapa. Pequeñas gotas de agua se deslizaban caprichosamente por los cristales empañados. La tarde comenzaba a declinar suavemente para dejar paso a los primeros compases del crepúsculo.


      Discurrían por viejos caminos recónditos y escarpados que exigían cada vez mayor concentración en la conducción y menos actitud contemplativa respecto al paisaje natural. Hacía rato que Samir había comenzado a sentirse inquieto por el mutismo de su pasajero y por una tensa sensación de no saber hacia dónde dirigía su rumbo o qué podía depararle el siguiente repecho del camino. Comenzaron a atravesar un pequeño sendero en llano y Samir aprovechó la ocasión para girarse al tiempo que preguntaba a su pasajero en qué lugar se encontraban. En aquel preciso instante, reparó en que el asiento trasero se encontraba vacío. Una int
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 120
  • 4.09
  • 677

Músico y Cuentista

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta