cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
TE INVITO A UN VIAJE EN GLOBO
Reflexiones |
17.12.09
  • 4
  • 13
  • 6527
Sinopsis

Aprovecho para felicitaros las Navidades a todos los compañeros de por aquí. Qué el 2010...os traigan todos los sueños reales e irreales... Ánimo, a todos los compañeros porque por aquí nos leen y nunca sabemos si alguien nos puede dar una oportunidad... a mí ya me la han dado... Muchas gracias por vuestras valoraciones... y por lo mucho que he aprendido de cada uno de vosotros. Un beso, sabeís que no me olvido aunque no esté por aquí ahora. Un beso.¡ Y FELIZ NAVIDAD!

-¡Sexo! Gritó la más joven, y todas sonreímos a su exclamación.
-Sí, sí… argumentemos por qué cada una de nosotras elegimos una palabra. Yo elijo “Sexo”, porque sin él no hay vida, no hay salud no hay amor…bueno eso es más cuestionable. -Continuó hablando Ana, con la típica verborrea de una chica joven.
-¡Yo elijo esa palabra! Hagamos una apuesta a ver quién elige la palabra más bella del diccionario.
Mientras hablaba, sus dedos tecleaban en el ordenador la palabra “Sexo”.
Y así fue como aquella noche, que se presentaba tediosa, se convirtió en una de las noches más interesantes. Cada una de nosotras se lanzó a la búsqueda de la palabra que habría de superar a las de las demás en originalidad y belleza.
Almudena se decantó por “Salud”, palabra que sustituye a la lotería cuando no toca. Mientras que Cristina, eterna enamorada, se abrazó al “Amor”.
Yo elegí la palabra que engloba a todas las palabras, origen y causa de que la palabra propiamente dicha exista: “Vida”.
Las exigencias para que argumentara dicha elección no se hicieron esperar. Todas coincidían que es un término muy amplio y que a la vez no concreta una única definición.
Empecé mi argumentación, metiendo la palabra en la cesta de un globo de colores.
-Los vuelos en globo siempre empiezan al amanecer, cuando el ambiente está más tranquilo, no hay corrientes ni turbulencias que alteren el vuelo, porque la noche ha hecho las paces entre el cielo y la tierra. Es el momento ideal de venir a la vida. Todos cuidan de ti, y te protegen cuando llegas a la pradera para iniciar el viaje. La palabra de Cristina ya forma parte de tu equipaje aunque el miedo y la incertidumbre te acompañan en este inicio. Es como la vida misma cuando das los primeros pasos, el miedo al equilibrio en sus comienzos a lo desconocido.
Pero poco a poco la confianza te abraza, y te vas soltando de esas cuerdas o de las manos de papá y mamá. Aún sientes miedo cuando miras hacia los lados y hacia abajo, pero eso es precisamente lo que te dice que estás vivo… sientes miedo, temor, pero también alegría y te vas sintiendo cada vez más seguro y por lo tanto más feliz. Vas soltando manos y apoyos. Te visita el Sr Sarampión, la Sra Varicela… es cuando la palabra de Almudena sube a bordo.
Aumenta la temperatura del globo, te elevas más alto y cuando divisas las primeras nubes abandonas tu infancia. Los primeros rayos de sol te traen la adolescencia y cada vez dependes más de ti mismo. Una luz cegadora te descubre el amor de tu vida, sí has elegido mal, en el próximo viaje en globo lleva unas gafas de sol. Cuando mi palabra lleva todas estas sensaciones de ventaja, querida Ana, aparece la tuya: “Sexo”. Aunque tu palabra acaba de nacer y la mía ya viaja sola, las dos hacen un buen tándem para que el globo se estabilice para que suban nuevos compañeros de viaje: Los hijos.
El globo ya no coge más altitud, se mantiene estable. Es el momento de disfrutar de las vistas. Te relajas, miras hacia abajo, ves el cauce de los ríos, ahora rectos, ahora curvos, como la vida misma… divisas los colores ocres del otoño, los intensos primaverales, los ácidos veraniegos o los blancos invernales. El globo se tiñe con los colores de la vida, y para que no pierda altura abrimos la maleta y tiramos las últimas inseguridades, dudas, sueños caducados, los últimos recibos de la hipoteca… bueno si queda algún recibo pendiente que lo tire el siguiente que suba en globo.
Cuando el sol ilumina las nubes de refilón, el globo empieza a descender, lo hace lentamente, solamente alguna que otra brisa, lo balancea de vez en cuando. El hombre del tiempo llama a estas brisas “achaques”. Nada importante, de no ser que en uno de estos “achaques”, querida Ana, tu palabra tenga que bajarse de la cesta… o viajar fuera de ella.
Cuando el globo en su descenso, atraviesa las nubes, el sol apenas es un punto rojo en el horizonte. Empieza a refrescar y la luz pierde intensidad. Sin prisas, sin agobios, empezamos a saborear los momentos vividos a lo largo del viaje.
Pero no siempre el descenso es suave y tranquilo, también hay vientos huracanados que agitan la cesta para que algún viajero se baje antes de tiempo. La cesta se equilibra de nuevo y el consuelo de unas manos amigas te tranquiliza. El globo sigue bajando.
Según nos vamos acercando de nuevo a la pradera, los ríos nos parecen más pequeños, los valles menos profundos y las montañas menos altas de cuando partimos. El paisaje ha cambiado aquellos colores vivos por otros más cálidos, sin estridencias.
Nos esperan los amigos de toda la vida, y aparecen otras palabras que no hemos mencionado: cariño, comprensión, cuidados… y nosotros nos sentamos a ver como en el horizonte, el sol está a punto de esconderse detrás de los montes, dibujando con su silueta una sombra chinesca que bien pudieran ser una legión de ángeles con las alas abiertas.
Cerramos los ojos y podemos presentir que cuando el sol salga por la mañana, el globo partirá con nuevos pasajeros, a los que hemos advertido de las turbulencias que se pueden encontrar en el viaje. Algo nuestro viaja en sus maletas, algo nuestro no se bajará nunca de su cesta.
En la quietud de la noche, sonó la sintonía del móvil de Ana. Leyó el mensaje y dijo rápidamente.
-Chicas…mañana tengo que irme cinco minutos antes, quiero pillar a mi novio y darle una sorpresa. Tengo que aprovechar el momento antes de que mi palabra se baje del dichoso globo.
Todas reímos la ocurrencia de Ana. Mientras Almudena se metía un caramelo mentolado en la boca, para suavizar la carraspera que le había dejado el último constipado.
Cristina llamó a su marido, para preguntarle si todo iba bien en el turno de noche de la comisaría donde estaba de guardia.
Al llegar a casa, me la encontré vacía. El resto de los que la habitaban ya estaban en sus tareas diarias. Pasé delante de la estantería donde estaba una foto en la que aparecía yo sonriente en compañía de mis abuelos, en el balcón de su casa asturiana. Era una mañana clara. Un globo con los colores del arco iris asomaba detrás de Los Picos de Europa.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Como suele decirse: en la vida como en el azar unas veces se gana y otras veces se pierde, eso es lo que la hace divertida y entretenida. Por eso tus relatos contienen temas muy variados, porque están repletos de vida.
    Sin duda en torno de tu globo volaban algunas de las gaviotas de Bach. La vida merece ser cantada,a pesar de sus tormentas.
    ooooooooh¡¡¡¡¡¡¡ que bonito, que pena que ahora tengamos que pagar por leerte, pero ya veré la manera de bajar tus libros de internet jajaja. Me quedo con lo de la hora en el que el cielo y la tierra hacen las paces, para no ser piloto lo has cogido muy bien, es justo en ese momento en el que yo separaba mis pies del suelo, también existe un momento donde la vida y la muerte hacen las paces, en ese momento me acordaré de las sensaciones que me regalaste. Un abrazo
    una pregunta ...escuchabas alguna canción canciones en particular para inspirarte de la forma en la que te inspirastes...?....avisanos cuando este tu libro en la calle....creo que ahora volvere a tener tiempo para leeros....y si no se busca...
    ¡Feliz Navidad querida! No digo nada del relato porque no es necesario...
    Muy bonito, sí señorita jeje. Un placer seguir leyendote :P
    Es un gustazo leerte como siempre.Pero...¡¡Lucy no nos abandones!! Se te echa mucho de menos...:( Felicidad también para ti querida amiga.Y muchos muchos besos navideños.
    Ay Lucía, qué bella es, cuando se la encuentra, la metáfora perfecta. Alegoría de la vida son tus globos llenos de sencilla sabiduría y de buena prosa. Recibe mi beso y mi humilde felicitación.
    Es genial leer cosas como estas, es cuando se demuestra el nivelazo que hay en esta página, un feliz 2010 compañera ;)
  • Llegó mi turno... esta semana estaba muy liada pero no he querido que pasara más tiempo... así que Roberto es hora de que pienses en una buena venganza... jejeje. Esto se acaba y me da penaaaa...lo he pasado bien. Gracias a todos por dejarme compartir espacio en estas páginas.

    La historia se reparte en tres capítulos...los niños soldados y el porqué de su crueldad. Siempre detrás de ellos está la mano negra...

    La historia de Samir la voy a repartir en tres entregas...

    Espero que no tengamos que esperar a esto para firmar un contrato indefinido... ojalá se arreglen las cosas pronto...

    No he podido evitar incluir un toque de romanticismo...drama...y alguna sorpresa. Espero que os guste,lo he escrito con mi mejor intención y he disfrutado haciéndolo. Ahora le toca a nuestra compañera Marfull así que ánimo, y a seguir escribiendo que es lo de que se trata.

    De lo bueno a lo malo solo hay un paso...y viceversa...

    A veces se escoge el camino equivocado para llegar a un fin...

    Una ilusión... un hecho... y no solo una vida destruida. Es un relato largo y por eso lo enviaré en tres o cuatro capítulos. Me apetecía volver...

    A escribir se aprende escribiendo, no dejemos nunca de hacerlo.

  • 118
  • 4.56
  • 195

Me gusta escribir para transferir a la realidad cosas positivas. Y en esta balanza de la vida además de obligaciones compartimos aficiones.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta