cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Te puede pasar a ti
Reales |
14.10.12
  • 3
  • 5
  • 1915
Sinopsis

Un mal día que casi le mete en un lío, o sea, perder el futuro.

 

Vamos, en serio, tienen que creerme, si el niño deja de llorar cuando le pedí que dejara de llorar, la familia hubiera seguido con vida. Hasta hoy. Ni un rasguño.

Pero algo me pasó. Yo no lo sé explicar. No lo sé, lo juro por Dios. El llanto de aquel mocoso me volvió loco. O me metió el demonio en el cuerpo y por eso me cargué a los seis.

Había tenido una mañana jodida. Realmente jodida. Me decían siempre que no. Nadie me daba trabajo. Nadie me daba los buenos días. Apestaba.

Llegué a la casa de Reverón esperando que me soltaran el mismo no de las otras casas. Pero lo que recibí fue una encantadora invitación a comer y beber. Pase usted, me dijo la mujer de Reverón. Estos son mis hijos. Cuatro chicos, bueno, tres chicos y una chica, que jugaban en la sala y al mismo tiempo obligaban a tener la tele encendida y con el volumen muy alto. Una locura.

Comí muy bien. Y sacié la sed. Estaba agradecido. De repente llegó Reverón. Nos conocíamos.

Una vez, en el instituto, hace ya muchos años, Reverón recibió una paliza porque se había atrevido a mirarme con una estúpida sonrisa. Le partí la cara y lo acompañé hasta la casa de su madre dándole patadas y puñetazos. Sangraba. El bueno de Reverón.

No le caía bien. No hablábamos.

Reverón era barbero y se ganaba muy bien la vida. Ahora estaba de vacaciones y llegaba de darse un baño en el muellito del pueblo. Para él yo era un fracasado y un hijoputa. Claro que no tenía porque estar en su casa.

Miró a su mujer con ganas de morderle la cara.

¿Tú sabes quién es este cabrón, Juana?

Los niños, ni caso. A lo suyo.

Yo pensé.

¡Tú no tienes que pensar, cojones! ¡Fuera de mi casa!

Uno de los hijos de Reverón se echó a llorar. Yo no creo que fuera por lo que pasaba en la cocina. Qué va. Seguramente comenzó a llorar porque alguno de los otros mocosos lo apartó del grupo, o no lo dejó ver la tele, o le impidió seguir comiéndose los mocos. ¡Yo qué sé!

Entre los gritos, empujones y la saliva de la boca de Reverón, además del llanto del pequeño angelito de los cojones, a mí, como he dicho, se me paró el reloj de la cabeza.  

Ni ciego, ni santas pascuas, lo que hice fue coger a Reverón por el cuello y partírselo en un segundo y pico. Luego casi le arranco la cabeza a la enana de su esposa, que murió con un cuchillo clavado en la garganta.

A los niños los maté con más piedad. Un cojín y allí únicamente había aire para un servidor.

………………….

Así se pierde un hombre. Así se pierden vidas. Tontamente.

Se lo conté a la policía y nada. Lo normal en estos casos. Una serie de preguntas, papeleo y a la cárcel.

No crean ustedes que siento algo de remordimiento. No. Lo que pasó, pasó. Sin más. Y no le den más vueltas, por favor. Cuando salga, seguro que no vuelvo a tener la mala suerte que ese día casi me deja sin futuro.

Un amigo me ha escrito diciéndome que cuando salga me espera un trabajo en la pescadería de su padre.

En la iglesia de la cárcel me entretengo leyendo una y otra vez el Deuteronomio.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 49
  • 4.44
  • 455

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta