cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Te regalo un amigo
Amor |
09.10.07
  • 4
  • 7
  • 1756
Sinopsis

Lo había estado buscando tanto tiempo...y al final él la encontró a ella. La estaba esperando a la puerta de casa un día cualquiera al regresar del trabajo; su gato arrabalero, tan parecido a aquel con el lomo cubierto de ochos que había lamido la blanca cicatriz de su infancia.

Pero ahora, habían de separarse, ella había recibido una oferta laboral desde un lejano país africano y sólo podía aceptar, pues en su particular religión era pecado correr desesperadamente hacia el lado opuesto de aquello que una vez se vislumbró en un sueño.

Justo el día que había de tomar ese avión que, con algunas escalas en medio, la llevaría rumbo al lejano país africano, aturdida por no haber decidido aún un destino para el gatito, echó una mirada a su preparada maleta, la angustia la invadió y amorosamente, depositó con primor al minino en el interior de su bolso.

Delante del primer tramo de escalera sintió congoja y cada peldaño fue una punzada de ansiedad que se sumaba a la anterior. Su mano temblorosa abrió la puerta y encontró aquella conocida mirada hosca.

- Esto...,hola.

- Hola.

- Euuu.....Rogelio, no po-podías quedarte un rato con el gatito, ¿eh? es que...

- ¿Qué gatito?

- Este.

- Ah no, es que yo tengo mucho que hacer y no puedo tener un bicho por aquí correteando y...

- ¡Sólo media hora!

Le soltó el gato, cerró la puerta y salió corriendo escaleras abajo llorando amargamente por haber cometido dos pecados gordísimos para su particular religión personal.

A punto de despegar, a bordo del avión que había de llevarla, con algunas escalas en medio, a aquel lejano país africano, se sonrió y sólo de refilón lanzó una mirada fugaz a la ventanilla y un débil reflejo azul se le quedó para siempre prendido al iris. Pensó:

- Si se queda con él, siempre se acordará de mi.

Mientras tanto, Rogelio comprobó en su reloj que eran las dos, se quedó mirando al gato, quedo y reflexivo, durante unos minutos, finalmente, muy enojado, salió de la oficina con él bajo el brazo. Antes de llegar a casa paró en un centro de acogida de animales abandonados y allí lo dejó, realmente molesto por haberse visto obligado a realizar tan engorroso trámite.

Cuando salía de ese lugar repleto de ojos tristes, iba rememorando en su mente la historia acontecida esa mañana, anécdota jugosa, quizás para mencionar una vez en el bar..., aquella loca enamorada que le endosó un gato, esa tal....Pensó:

- ¿...y cómo era qué se llamaba?
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta