cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Tiempo
Reales |
18.08.15
  • 5
  • 1
  • 529
Sinopsis

El tiempo sigue trayendo tu voz una y otra vez, pero he encontrado la manera de detenerlo.

Oigo el tic-tac del reloj de fondo mientras escribo. Tic-tac, tic-tac, tic-tac. Al final es como una melodía que me va sumergiendo en lo más profundo de mis pensamientos. Tu voz ahora suena como un rumor lejano dentro de mi cabeza, casi imperceptible. El arrullo del tic-tac del reloj me transporta a un mundo paralelo, donde ya no duele, donde nunca exististe, donde mi corazón no se quedó roto. Pero lo malo que tienen estas ensoñaciones es que, lo que era un bálsamo, ahora se torna vinagre para la herida.

Tu voz se hace audible, estruendosa como una tormenta, y vuelvo a oír esas palabras…Todo el dolor vuelve de nuevo, mi corazón se vuelve a romper, vuelvo a estar sola y el tic-tac del reloj ahora me parece más el ruido de un tambor precediendo la sentencia de un condenado a muerte. Tic-tac-tic-tac, tic-tac-tic-tac, tic-tac-tic-tac. El tambor resuena fuerte en mis oídos, las lágrimas corren por mis mejillas y te oigo decirme de nuevo que fui yo la que te dejó ir, quiero salir de este mundo paralelo, pero el reloj no me deja marcharme. Tu voz sigue resonando, intento pararlo tapándome los oídos, pero no funciona. No hay nada que pueda hacer, la pesadilla ha vuelto a empezar, tu voz repite una y otra vez esa maldita frase: “Me dejaste solo, te marchaste y me sentí abandonado”, y no puedo hacer nada. No hay nada que pueda hacer para remediarlo. Busco desesperada una salida. Quiero parar el tiempo. Necesito pararlo. Pruebo lo último que se me ocurre...

De repente todo cesa, ya no oigo el tic-tac del reloj. Silencio. Floto en un limbo. Qué curioso es el tiempo, unas veces pasa lento y otras rápido, unas veces sirve para olvidar y otras nos castiga recordando eternamente. Nuestras vidas se reducen a eso, al tiempo que tenemos. Al final es él el que tiene la última palabra. Mi mente se va nublando, qué extraño es este limbo, me parece oír sirenas de fondo y una voz lejana repitiendo “lo siento” de manera repetitiva. No me gusta este limbo, prefiero seguir pensando en el tiempo. Desde aquella mañana en la que ocho años de relación se resumieron en aquella fatídica frase, el tiempo ha pasado para mí en intervalos irregulares. Unas veces ha sido tan rápido que me ha asustado, sin embargo, otras veces ha sido devastadoramente lento. Me hubiera gustado poder demostrar que el tiempo lo cura todo, pero en mi caso lo empeoró. Los días pasaban rápidos, pero las noches se convirtieron en la mayor de las torturas, cargadas de recuerdos, de sueños, de lágrimas, de tu sonrisa idealizada en mis pesadillas.

Espera, lo vuelvo a oír, pero esta vez va muy lento.

Tic

Tac

Tic

Tac

La ambulancia esta vez suena muy cerca, noto el movimiento, no sé muy bien que pasa, solo sé que quiero dejarme ir. La nada se abre ante mí y dejo que la oscuridad me abrace, algo tira de mí hacia atrás, pero prefiero saltar al vacío. Esta es la única manera de ganarle la batalla al tiempo. Salto. Todo se para. Gané, ya no te oigo. Adiós.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me encanta tu relato Ana, me ha impresionado. De una sensibilidad que se apodera del lector, muy bien escrito. Gracias por compartirlo. Saludos
  • Hay veces que, frente a una encrucijada, la respuesta está delante de nuestras narices aunque no nos demos cuenta.

    El tiempo sigue trayendo tu voz una y otra vez, pero he encontrado la manera de detenerlo.

    Cuando dos almas están predestinadas, no hay piedra en el camino que pueda impedir que se encuentren.

Proyecto de filóloga. Decidí que viajaría aunque fuese a través de los libros. Cuando leí todos los viajes de las personas que me interesaban, empecé a escribir los míos propios.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta