cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

8 min
Tierras de magia - Capítulo 1: La guerra continúa
Fantasía |
15.07.15
  • 0
  • 0
  • 299
Sinopsis

Roberto se ha unido a la expedición que el maestro Ferdinand le había propuesto y se ha encaminado hacia las coordilleras de Paals. No obstante, parece que habrá un pequeño incidente en la expedición.

Capítulo 1: LA GUERRA CONTINÚA

El Monte Paals, una gran cordillera (sigo sin saber por qué lo llaman monte) que ocupa toda la nación de la Tortuga del Sable. Según el maestro Ferdinand, las ruinas deberían estar en el pie de la cordillera. Íbamos un pequeño grupo de veinte magos acompañados de unos 40 templarios aproximadamente. La verdad es que la gran presencia de los templarios no me molestaba. El maestro Ferdinand y su ayudante iban delante dirigiendo al resto de magos; yo estaba atrás escuchando las conversaciones de los templarios, a ver si por suerte alguno hablaba sobre mi tío. Pocos segundos después vi al maestro abandonar su posición de líder y dirigirse hacia donde estaba yo.

  • ¿Estás bien? – preguntó el maestro.
  • Sí señor. Tengo ganas de llegar, las ruinas siempre me han apasionado. – por alguna extraña razón el maestro se río - ¿Qué? Es cierto. Cuando era pequeño yo y mi hermana nos adentrábamos en las cuevas que había cerca de Barranco Rojo a ver si veíamos algo relacionado con ruinas antiguas o algo parecido.
  • Vaya, ¿y descubristeis algo?
  • No, eran cuevas normales y corrientes; pero mi hermana y yo nos quedábamos con la experiencia y la aventura- de repente comencé a reírme. – Tengo muchas ganas de llegar y volver a tener recuerdos parecidos a aquellos.
  • Pareces muy animado; ¿no te molesta la presencia de tantos templarios?
  • No, no me molestan. De hecho ni me intimidan ni les odio ni nada. Además supongo que es normal estar rodeados de ellos, ¿no?
  • Eres muy peculiar. ¿No odias ni guardas rencor a los templarios ni aunque…?
  • ¿Mataran a mi padre? ¿Asediaran mi ciudad natal? No. Mi padre no fue asesinado por los templarios; fue asesinado por UNOS templarios. Al igual que la guerra de hace 8 años, no todos los templarios estuvieron de acuerdo con aquello. Es cierto que les guardo rencor a quienes hicieron lo que hicieron en el pasado, no obstante; no todos son así.
  • ¿Lo dices por tu tío?
  • Exacto. Cuando los templarios atacaron a los magos, mi tío nos defendió a mí y a mi padre, y tras la muerte de padre dejó a los templarios y nos cuidó a mí y a mi hermana.
  • Entiendo. No falta mucho para que lleguemos, de momento tendrás que ser paciente – se volvió a reír.- Estaré delante si me necesitas, ¿vale?

El maestro se marchó y volvió a su puesto. Ese día yo me sentía feliz, hacía tiempo que no tenía esa sensación. Tal vez fuera porque era la primera vez que salía del CÍRCULO, o puede que porque íbamos a explorar unas ruinas que nunca nadie había explorado; o incluso puede que fuera por el hecho de que por primera vez desde que entré; alguien del CÍRCULO me caía lo suficientemente bien para confiar en él. Seguimos caminando y pasamos por un sendero montañoso el cual estaba al borde de un barranco, de una altura considerable, que tenía debajo un bosque que parecía bastante frondoso. Aún quedaba un poco para llegar a las ruinas, así que volví a mi MODO COTILLA e intenté escuchar las conversaciones de los templarios a ver si por casualidad alguien hablaba sobre Cullen. Comencé a prestar atención a una conversación sobre dos templarios que tenía delante de mí. Uno de ellos era rubio y alto mientras que el otro era pelirrojo y bajito.

  • Vaya Dan. ¿Ha visto el barranco? – preguntó el templario rubio.
  • Ya lo creo, Al.- contestó el bajito pelirrojo.- No hay duda de que si te caes puedas llegar a vivir, pero ya te digo yo que te quedarías algo tonto después de la caída. Por el HACEDOR, ¿por qué tenemos que hacer estas misiones?
  • A mí no me molesta, así empezó Cullen Rutherford

¿Ha dicho Cullen Rutherford, mi tío? Ahora sí que empecé a escuchar con más atención la conversación.

  • No sé porque admiras tanto a ese templario; es un traidor. No ves que dejó a los templarios para proteger a los magos.
  • ¡Él no es ningún traidor! – exclamé yo enfadado.
  • ¿Hmmm? Vaya, pero si es un mago. ¿A caso crees que tienes derecho a hablarme? ¿A mí? Recuerda que soy un templario, más te vale tenerme algo de respeto. -  dijo el templario pelirrojo.
  • ¿Respeto? ¿A alguien que se cree mejor que los demás y que además le saco dos cabezas? Si quieres que te respeten, ¿por qué no vas a una cueva llena de Goblins? – Para los que no son amantes de Final Fantasy; un goblin es una especie de duendecillo pequeño, muy gruñón y que no para de hacer ruidos raros. El templario rubio de repente comenzó a reírse de mi ingenioso comentario.
  • ¡¿Qué has dicho?! – dijo el bermejo furioso.
  • ¡Cálmate DAN! ¿Quieres que te echen? – dijo el templario rubio interponiéndose entre nosotros dos.

El hombre bermejo se marchó muy furioso y el otro templario se acercó a mí.

  • ¿Estás bien? – asentí – Por favor, no generalices. No todos los templarios somos iguales.  

La verdad, le agradecí a aquel templario que me ayudara. Además eso me reconfortaba, me hacía verificar cada vez más mi hipótesis sobre que había más templarios en el mundo que eran como mi tío.

Finalmente llegamos a la entrada de las ruinas. Todos los magos nos desplazamos al lado de la puerta mientras los templarios estaban detrás de nosotros. El maestro Ferdinand, se puso en frente la puerta, la examinó y nos contó lo que había que hacer.

  • Muy bien. Necesito que todos concentréis durante unos pocos segundos vuestra energía y luego la soltéis. Roberto, ¿estás listo? – asentí.- Muy bien. 1, 2, 3, …

 

 

 

Mientras Ferdinand contaba y los demás acumulábamos nuestra energía, vi a Yuna que se apartaba del grupo y que por alguna extraña razón se dirigía en dirección donde estaban los templarios, concretamente hacía donde estaba el enano bermejo de antes. Él se dio cuenta de que ella iba hacia donde estaba él; no obstante, para cuando él iba a preguntarle que hacía; ella sacó un cuchillo de su manga y se lo clavó en su garganta, matándole al instante.

  • ¡Muerte a los templarios! – gritó Yuna.
  • ¡Muerte! – gritaron el resto de magos.

De repente, todos los magos comenzaron a atacar a los templarios. El ataque les pilló por sorpresa.

  • ¡¿Qué?! – dijo Ferdinand sorprendido - ¿Qué hacéis? No les ataquéis. Por favor, parad. ¡Yuna, detén esto!

Por desgracia, sus palabras no sirvieron para nada. Ferdinand intentó ir al centro de lo que se convirtió en un campo de batalla para apaciguar el conflicto. Yo, sin embargo, me quedé inmóvil. No podía moverme, no soportaba volver a ver a los magos lanzando bolas de fuego que calcinaban a los templarios, ni a éstos clavando sus espadas sobre los torsos de los magos. Comprendí que no podía quedarme ahí, así que intenté huir. Baje por el sendero montañoso lo más rápido que pude; no obstante, me crucé con el templario rubio que me ayudó antes, solo que esta vez dudaba mucho de que me quisiera ayudar.

  • Vosotros… ¡Habéis matado a mis compañeros! – gritó él.
  • ¡Yo no sabía que esto iba a pasar! ¡Yo no he hecho nada! No quiero ninguna guerra; no quiero luchar. Por favor, has de creerme.
  • ¡Mentira! – exclamó mientras desvainaba su espada. - ¡Asesinos!
  • Por favor, no quiero luchar contra ti.

 

 

Estaba atemorizado, no quería volver a vivir el mismo infierno que viví hace ocho años. El templario iba hacia a mí con la espada en posición para clavármela en el torso. No me moví, cerré los ojos y me quedé quieto esperando a que su espada me alcanzara; prefería antes eso que querer luchar. Pero, su espada nunca llegó. Abrí los ojos y vi que la punta de su espada estaba tocando mi corazón y pocos segundos después la apartó. No me lo podía creer, aquel acto hizo que él me creyera. De repente, una bola de fuego que provenía de un mago pasó cerca de nosotros dos.

  • ¡Cuidado! – exclamó yo apartando al templario.

Por suerte, la bola no nos alcanzó, sin embargo, la onda expansiva que creó nos lanzó por el barranco que estaba en el sendero y ambos caímos al bosque que había. Mientras caíamos intenté coger al templario con mi mano derecha mientras que con la izquierda intenté usar la magia del elemento aire para que el viento nos amortiguara la caída.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Hola! AHora mismo los cuatro jovenes están de camino a Costa Calma, pero este capítulo la historia avanzará muy poco ya que se trata de una especie de tutorial.

    Después de haberse desmayado, el joven con amnesía se despierta en una enfermería junto a una maga blanca que le ha estado curando. Se despierta en la sede de Los Guardianes con muchas preguntas de las cuales quiere saber la respuesta.

    Hola a todos, hoy vengo con una nueva historia. Sé lo que estaréis pensando, ¿y Tierras de magia? Bueno, me he quedado en blanco con esa historia, así que puede que no la vuelva a subir durante un tiempo. ¡Espero que os guste esta! PD: Algunos personajes son los mismos como Cullen, Roberto y Víctor XD

    Azulea, una chica que ha de cumplir su cometido al salir de la tribu donde siempre estuvo hasta su décimosexta primavera. Ahora iniciará el camino para traer conocimineto, gloria o riquezas a su hermandad. Recuerde lector, usted podrá guiarla por un camino u otro. Tome sabias decisiones.

    Azulea, una chica que cumple su decimosexta primavera emprenderá un viaje para traer conocimiento, gloria o riquezas a su tribu. El lector será su guía y decidirá, en ocasiones, que camino ha de tomar. Escoga con sabiduria.

    Roberto y su grupo consiguieron salir de Fyenza con Víktor, que se ha unido al viaje. Pero el camino a Barranco Rojo sigue siendo muy peligroso. Nuestros queridos héroes han de atravesar una cueva donde unos terribles arácnidos habitan en ella. Pero parece ser que es la única opción para llegar a su destino.

    Sinopsis corta: Esta es una historia donde el lector pordrá decidir que camino seguirá la heroïna. Azulea es una chica de dieciséis años de la Tribu Errante que emprenderá un viaje hacia la Capital tal y como dicta la tradición. Aunque sea una gran tribu conocida por todos los rincones del reino, Azulea deberá pasar a través de las adversidades sin la ayuda de su comunidad para así poder demostrar su valía y volver a ella con conocimiento, gloria o riquezas. ¿Qué obsequio mostrará a la tribu? Pero eso no es todo, aunque sea una aventura que en un inicio emprenderá sola, en sus viajes conocerá a Fayira una maga de estirpe élfica con una gran capacidad cognitiva, a Jack el guerrero destacado por su brutal fuerza y por la brillante ausencia de su inteligencia. Al final de cada episodio habrá una pregunta con multi-respuesta. Está en la mano del lector escoger algunas de las acciones que llevará a cabo Azulea, guiándola así por un camino u otro. Más largo o más corto, el efecto mariposa creado por el lector lo decidirá. ¿Será el lector capaz de escoger sabiamente las acciones correctas para que Azulea cumpla su misión sin morir en el intento? Atentamente: Vuestro humilde “game master”

    Tras perderse en la ciudad de Fyenza, Roberto insiste en buscar al ladrón que le robó y recuperar lo que le fue robado, pero su búsqueda le hará encontrarse con un mercenario misterioso del país de Concordia. Mientras tanto, Serena, Melia y Alistair están buscando una manera de encontrar a su amigo

    Había pensado de hacer una sinopsis de la historia

    Después de que Serena se uniera al grupo, Roberto y compañía llegan a Fyenza; una ciudad llena de pobreza y muerte donde no encontrarán nada más que problemas.

Soy un gamer novato que hace videoguías de juegos tipo Final Fantasy en youtube y que le gusta mucho las novelas fantásticas y de ciencia ficción. Soy de Barcelona y estudia física en la UB.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta