cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

12 min
Tierras de magia - Capítulo 6: Fyenza, ciudad de bandidos
Fantasía |
05.10.15
  • 0
  • 0
  • 367
Sinopsis

Después de que Serena se uniera al grupo, Roberto y compañía llegan a Fyenza; una ciudad llena de pobreza y muerte donde no encontrarán nada más que problemas.

CAPÍTULO 6: FYENZA, CIUDAD DE BANDIDOS

A la mañana siguiente, Alistair, Melia, Serena y yo abandonamos Paso del Cosmos y seguimos el camino dirección Barranco Rojo. Serena se unió a nosotros el día anterior, y parece que a Al y a Melia les parece una buena idea. Serena es una maga blanca y nosotros dos tenemos mucho en común; a Melia le encantaba que hubiera otra chica en el grupo y Alistair…La verdad es que Serena y Alistair hablaban mucho, los dos eran muy alegres, y además cada uno miraba al otro de una forma algo especial, cosa que me hizo sospechar que tal vez a Alistair le gustara Serena. No sería muy difícil, la verdad es que tanto Serena como Melia eran bastante guapas, ambas eran listas y muy fuertes.

  • Bueno Serena, ¿Qué te parece Milites? Sin contar a los que te quieren matar.- preguntó Al.
  • Mmmmm, sin contar a esa gente… Pues no está mal. Hay mucha gente afectada por el conflicto este de templarios VS magos pero aun así esa gente ayuda a quien lo necesita. Cuando llegué aquí hubo mucha gente amable que me ayudó. En Zanarkand la mayoría de la gente es un poco creída.
  • Roberto, ¿falta mucho para llegar a la ciudad aquella?- preguntó Melia.
  • No mucho, pero preferiría no tener que pasar por ahí. Según me han contado en la taberna de Pasmo del Cosmos hasta los guardias templarios la evitan, por eso el mejor camino para huir de la orden templaria es por Fyenza. Se la conoce como la ciudad de los bandidos.
  • ¿Cómo es que tenéis una ciudad así en Milites? – preguntó Serena.
  • Esa ciudad es para la gente que no tiene mucho dinero. – le expliqué yo a Serena.- Por esta razón la mayoría de sus habitantes son pobres y no tienen más remedio que dedicarse a la delincuencia. Debido a esta delincuencia, nacieron unos pequeños grupos de bandidos llamados clanes. Se dice que los más peligrosos son el clan Galima y el clan Khamja. Ambos controlan la ciudad, Galima controla el sur y Khamja el norte. Nosotros debemos pasar por el norte de la ciudad, así que hay que tener cuidado con el clan Khamja. Aunque estos clanes tienen algo bueno, y es que al controlar casi toda la ciudad tienen una gran red de información. Serena, a lo mejor aquí puedes averiguar algo sobre el topo de tu capilla.
  • Veo que te has informado bien. – dijo Serena. – Pero, ¿no crees que sería muy peligroso conseguir información aquí? Preferiría no tener que poneros en peligro por mí.
  • Tú decides.- le dije yo.

Continuamos caminando por el camino hasta que llegamos a la entrada de Fyenza. No era un lugar muy agradable de ver, tal y como nos esperábamos. Miráramos donde miráramos, solo veíamos pobreza por todas partes. Era un lugar reinado por la delincuencia y el desorden.

  • Esto es horrible, ¿cómo se puede permitir un lugar así en cualquier país? – dijo Serena.
  • Los bandidos se han adueñado de la ciudad, y parece que el terror se ha adueñado de sus habitantes. – dijo Melia.
  • Solo tenemos que cruzar la ciudad y ya está. Si no nos paramos, en menos de dos horas deberíamos haberla pasado sin problemas. – dije yo. – Tened cuidado y no miréis a nadie.

Seguimos caminando por las calles de aquella ciudad. La ciudad era muy grande, pero estaba muy sucia, las casas y las edificaciones estaban en un estado paupérrimo y cada dos calles veíamos o casas en llamas, o gente pidiendo comida o incluso sangre. Desde luego, ojala nunca tengamos que volver a pasar por ahí. Continuamos caminando hasta que encontramos a un hombre corriendo hacia nosotros. Tenía pinta de estar huyendo de alguien.

  • Por favor, ayúdenme. Me persiguen, vienen a por mí. – dijo el hombre todo atemorizado.
  • Roberto hay que ayudarle- dijo Serena.
  • Tranquilícese.- le dije yo.- ¿Quién le persigue?  
  • Los de Khamja. Dicen que si no pago, me matarán.
  • Tranquilo, si viene con nosotros… - antes de que acabara la frase el hombre se arrodilló y me abrazó muy fuerte.
  • Gracias, muchas gracias. – de repente se escucharon a muchos hombres gritando. – Oh, no. Son ellos.- dijo el hombre corriendo.
  • ¡Espere! ¿Qué ha pasado? – dijo Al.
  • Qué cosa más extraña. – dijo Melia.
  • A ver, viene a pedirnos ayude y a pesar de que le hemos dicho que le íbamos a ayudar, se va corriendo. – dijo Serena.
  • Sí, ha sido todo muy… - comencé a tocar mi vestimenta y noté que algo faltaba. – Espera, ¡mi bolsa de viaje no está!
  • Se te habrá caído – dijo Al.
  • No, la tenía hace un segundo, no lo he podido perder. ¡Me ha robado la bolsa! ¡Ese hombre me ha robado la bolsa! ¡Seguro que no le perseguían! ¡Todo ha sido un engaño! – dije todo enfadado.
  • Roberto, tranquilo. – dijo Melia.
  • He de recuperarla.
  • Roberto, tranquilo, solo es una bolsa. – dijo Al.
  • ¡Tú no lo entiendes! ¡No pienso ni perder la bolsa ni lo que hay dentro!

Entonces me fui corriendo por tal de atrapar al hombre y recuperar mi bolsa. No iba a irme sin recuperarla; esa bolsa era un regalo de mi hermana, tiene un gran significado para mí y dentro tenía… aquello. ¡NO PODÍA IRME SIN ELLA!

 

 

 

 

 

 

NARRADOR: SERENA (A NO SER QUE ESPECIFÍQUE QUIEN ES EL NARRADOR, SIEMPRE SERÁ ROBERTO)

-Roberto, espera. – gritó Alistair. – Se ha ido corriendo.

- Sí que debe de ser importante esa bolsa. – dijo Melia. – Bueno, ¿a qué esperamos? Debemos ir a por él.

Melia tenía razón, no podíamos dejarle. Debíamos ayudarle a recuperar esa bolsa. Además, creo que si vamos, puede que al final pueda obtener información sobre el topo de Z     anarkand. Sé que dije antes que podría ser muy peligroso, pero ya que seguramente nos infiltraremos dentro de algún clan para recuperar la bolsa de Roberto, ¿por qué no intentarlo?

  • Roberto ha seguido recto por esa calle, ¿verdad? – dije yo. – Pues venga, vayamos a por él.

Alistair y Melia asintieron, así que fuimos por donde había ido Roberto. Estaba muy preocupada, ahora mismo estaba solo en esta horrible ciudad. Puede que tan solo haya pasado un día, pero yo ya sentía algo de cariño y amistad hacia ellos tres. Me aceptaron como una más de ellos, y eso es algo que yo no olvidaré. Por eso debo ayudar a Roberto. No era muy difícil seguirle ya que Roberto es un mago y tanto Melia como yo notábamos su poder a una cierta distancia. No obstante, tras unos minutos siguiendo su rastro, tanto Melia como yo le perdimos.

  • No puede ser. Serena, Roberto ha desaparecido. – dijo Melia.
  • Es verdad, no le noto.- dije yo.- ¿Cómo puede ser? No ha podido alejarse lo suficiente como para que no notemos su poder mágico.
  • Chicas, ¿qué os pasa? – preguntó Alistair.
  • No notamos a Roberto. – contestó Melia.
  • No ha podido alejarse lo suficiente como para que dejemos de sentirle. – expliqué yo.- La única explicación lógica que encuentro es que haya alguna barrera anti-magia que impida usar su poder o que quizás Roberto  haya …
  • No puedes hablar en serio. – dijo Melia preocupada.
  • Las barreras anti-magia solo pueden ser utilizadas por habitantes de Zanarkand, y dudo mucho que haya alguno en Milites ahora mismo, así que lo más probable sea que …
  • ¡Ni hablar! – dijo Alistair enfadado. – Me niego a creerlo. Roberto es demasiado listo para dejarse matar tan fácilmente. Estoy seguro de que está vivo. Solo tenemos que encontrarlo.
  • Tienes razón, Roberto ha sobrevivido a cosas peores. – dijo Melia.
  • Tenéis razón. Perdonadme. – me disculpé yo. – Yo normalmente soy la inocente que siempre piensa en positivo. No sé por qué he pensado eso.
  • Venga chicas, en marcha.

Seguimos buscando a Roberto, aun teníamos idea de donde podría estar, así que decidimos buscar cerca de donde notamos el poder de Roberto por última vez. Pero al poco de buscarlo, un grupo de diez personas aparecieron. Todos iban vestidos de azul oscuro  con la cara tapada, como si fueran ninjas.

  • ¿Qué hacéis aquí? – dijo uno de los hombres – Este es territorio de Khamja, no podéis estar aquí.
  • Chicas, dejadme esto a  mí. – dijo Alistair susurrando. – Perdonadnos, solo estábamos buscando a un amigo que se ha perdido. No sé si lo habéis visto. Un chico corriendo,pelo castaño, que iba vestido de un traje azul con capucha y la imagen del tigre Blanco de Milites en la espalda.

El hombre se mantenía callado, mientras nos dirigía una mirada algo amenazante.

  • Esto, Al. – dijo Melia. – Creo que estos no nos van  ayudar. Anda que menuda idea has tenido.

Los hombres comenzaron a acercarse a nosotros, mientras iban desvainando sus armas y preparándose para atacar.

  • Muy bien, en ese caso…- dijo Alistair desvainando su espada. – Chicas, salid de aquí.
  • ¿No te irás a enfrentar a ellos tu solo? – dije yo. – Alistair, son muchos para ti.
  • Si no enfrentamos los tres perderemos igualmente, de esta manera al menos vosotras estaréis a salvo. Soy el mayor, he de protegeros.
  • Pero Al… - suplicó Melia.
  • ¡Largaos!

Me quedé paralizada. No sabía qué hacer. Por una banda, Alistair tenía razón, si nos quedábamos, moriríamos; pero no podía dejarle ahí solo. Entonces, de repente vi un montón de flechas caer desde el cielo, las cuales alcanzaron a los miembros de Khamja y les mató al instante.

  • ¿Qué ha pasado? – pregunté yo sorprendida.

Entonces vi a una mujer y a tres hombres, vestidos de una manera parecida a los otros, solo que de color rojo. La mujer se acercó a nosotros.

  • Tranquilos, no temáis; no somos de Khamja. – dijo la mujer. – Es muy peligroso estar aquí, vayamos a un lugar más seguro.

Nos movimos con ella y fuimos a una pequeña casa en ruinas que estaba tres calles más abajo.

  • Bien, creo que aquí estamos más seguros. Dejadme que me presente, soy Carla Hawke, líder del clan Galima.
  • ¿¡Líder de Galima!? – dijimos los tres sorprendidos.
  • Exacto, somos un clan de bandidos. Pero  tranquilos, solo robamos algunas mercancías de los ricos para dárselo a la gente pobre de Fyenza. Al contrario que Khamja que roban hasta a los pobres solo para su propio beneficio, e incluso hay veces que matan a sus víctimas. Bueno, basta de explicaciones. ¿Qué hacíais enfrentándoos a Khamja?
  • Verás, un hombre robó un objeto importante a nuestro amigo y él se fue a perseguirle. – dije yo. – Nosotros empezamos a seguir su rastro ya que tanto él como yo somos magos y notaba su poder mágico. Pero, de repente dejamos de notarle y fuimos hasta donde le notamos por última vez y ahí fue donde nos encontramos con esos hombres.
  • Entiendo. – dijo Carla. – Creo que entiendo lo que pasó.
  • ¿Ah sí? – dijo Alistair.
  • Últimamente mis exploradores me han informado que los miembros de Khamja recurren a un truco para robarle a la gente. Primero fingen que son atacados y que necesitan ayuda para que así la gente les ayude y cuando se despistan, les roban. Además, también he recibido informes de que están utilizando barreras anti-mágia para neutralizar el poder mágico.
  • La verdad es que eso nos alivia, creíamos que el hecho de que no lo notásemos significaba que estaba muerto. –dijo Melia aliviada.
  • Pero Carla, las únicas personas capaces de levantar esas barreras son la gente de Zanarkand.- dije yo.
  • Exacto, Khamja cuenta con miembros zanarkianos. Debajo de Fyenza hay una mina de éter, como supongo que sabréis el éter aumenta el poder de los magos, y cada habitante zanarkiano es mago, así que seguramente habrán venido aquí por tener ese poder. Y si fuera poco, la mina de éter está bajo el control de Khamja.
  • ¿Has dicho mina de éter? – dijo Melia. – Serena, si aumentáramos nuestro poder con el éter, a pesar de haber barrera anti-magia, podríamos notar la presencia de Roberto.
  • Cierto, podríamos. Además, si Roberto está dentro de la zona que cubre la barrera seguramente habrá ido a la mina para recuperar su poder. – dije yo. – Carla, nuestro amigo puede estar en peligro. ¿Dónde está esa mina de éter?
  • ¿¡Estáis locos!? La gente de Khamja os matará nada más entrar. – dijo Carla.- ¿Pensáis arriesgar vuestras vidas por una persona?
  • Esa persona nos ha salvado la vida muchas veces.- dijo Alistair. – Es hora de devolverle el favor.
  • Carla, tú también arriesgas cada día tu vida por salvar a tu ciudad y para alimentar a sus habitantes, ¿cierto? – dije yo.
  • Tienes razón. – dijo Carla. – Veo que es imposible haceros cambiar de idea. En ese caso, dejadme que os acompañe.
  • Jefa, ¿estás segura?
  • Claro que sí. Puede que esta sea la oportunidad de derrotar a Khamja que tanto estábamos esperando.
  • Carla, gracias. – dije yo.

Entonces sin dudarlo, fuimos a la mina de éter. Parece que, es la única manera de salvar a Roberto.

TO BE CONTINUED

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Hola! AHora mismo los cuatro jovenes están de camino a Costa Calma, pero este capítulo la historia avanzará muy poco ya que se trata de una especie de tutorial.

    Después de haberse desmayado, el joven con amnesía se despierta en una enfermería junto a una maga blanca que le ha estado curando. Se despierta en la sede de Los Guardianes con muchas preguntas de las cuales quiere saber la respuesta.

    Hola a todos, hoy vengo con una nueva historia. Sé lo que estaréis pensando, ¿y Tierras de magia? Bueno, me he quedado en blanco con esa historia, así que puede que no la vuelva a subir durante un tiempo. ¡Espero que os guste esta! PD: Algunos personajes son los mismos como Cullen, Roberto y Víctor XD

    Azulea, una chica que ha de cumplir su cometido al salir de la tribu donde siempre estuvo hasta su décimosexta primavera. Ahora iniciará el camino para traer conocimineto, gloria o riquezas a su hermandad. Recuerde lector, usted podrá guiarla por un camino u otro. Tome sabias decisiones.

    Azulea, una chica que cumple su decimosexta primavera emprenderá un viaje para traer conocimiento, gloria o riquezas a su tribu. El lector será su guía y decidirá, en ocasiones, que camino ha de tomar. Escoga con sabiduria.

    Roberto y su grupo consiguieron salir de Fyenza con Víktor, que se ha unido al viaje. Pero el camino a Barranco Rojo sigue siendo muy peligroso. Nuestros queridos héroes han de atravesar una cueva donde unos terribles arácnidos habitan en ella. Pero parece ser que es la única opción para llegar a su destino.

    Sinopsis corta: Esta es una historia donde el lector pordrá decidir que camino seguirá la heroïna. Azulea es una chica de dieciséis años de la Tribu Errante que emprenderá un viaje hacia la Capital tal y como dicta la tradición. Aunque sea una gran tribu conocida por todos los rincones del reino, Azulea deberá pasar a través de las adversidades sin la ayuda de su comunidad para así poder demostrar su valía y volver a ella con conocimiento, gloria o riquezas. ¿Qué obsequio mostrará a la tribu? Pero eso no es todo, aunque sea una aventura que en un inicio emprenderá sola, en sus viajes conocerá a Fayira una maga de estirpe élfica con una gran capacidad cognitiva, a Jack el guerrero destacado por su brutal fuerza y por la brillante ausencia de su inteligencia. Al final de cada episodio habrá una pregunta con multi-respuesta. Está en la mano del lector escoger algunas de las acciones que llevará a cabo Azulea, guiándola así por un camino u otro. Más largo o más corto, el efecto mariposa creado por el lector lo decidirá. ¿Será el lector capaz de escoger sabiamente las acciones correctas para que Azulea cumpla su misión sin morir en el intento? Atentamente: Vuestro humilde “game master”

    Tras perderse en la ciudad de Fyenza, Roberto insiste en buscar al ladrón que le robó y recuperar lo que le fue robado, pero su búsqueda le hará encontrarse con un mercenario misterioso del país de Concordia. Mientras tanto, Serena, Melia y Alistair están buscando una manera de encontrar a su amigo

    Había pensado de hacer una sinopsis de la historia

    Después de que Serena se uniera al grupo, Roberto y compañía llegan a Fyenza; una ciudad llena de pobreza y muerte donde no encontrarán nada más que problemas.

Soy un gamer novato que hace videoguías de juegos tipo Final Fantasy en youtube y que le gusta mucho las novelas fantásticas y de ciencia ficción. Soy de Barcelona y estudia física en la UB.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta