cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
TINTA EN LAS VENAS
Reflexiones |
29.08.21
  • 5
  • 22
  • 1693
Sinopsis

Nunca sabré si debía hacerlo o no. 

Si escribir para huir era lo correcto, o lo correcto hubiera sido huir sin dejar jamás una palabra plasmada en una hoja virtual. Fue una cosa meditada. El escribir, no el huir. Esa opción no está en mi ideario. 

Uno puede marcharse, pero debe ser despidiéndose, nunca huyendo. Porque más tarde, echando la vista atrás, llega el no saber porqué no se salió por la puerta grande y ese pensamiento, con el tiempo, puede llegar a ser ingrata compañía.

Antes de empezar a escribir, realmente, lo que buscaba era una explicación. Con mil palabras en el buscador llegué a textos que seguramente hace años que nadie lee, pero su sabiduría sigue ahí, intacta para todo aquél que la precise. Supongo que fue entonces cuando me di cuenta de que las cosas no le ocurren a uno por primera vez. Todo ha sucedido ya en otros lugares, en otras épocas y con otras personas, pero las situaciones son las mismas. 

Si. En cuestión de relaciones personales, queda poco que inventar. Si eso es bien cierto, también lo es que las soluciones son infinitas. Y la mía, fue escribir. Y eso que parece algo tan nimio y casi podría tacharse de absurdo, fue la solución que me llevó, sin darme cuenta, a amar escribir.

Es posible que mis temas sean recurrentes, pero también lo fue Monet al pintar más de 200 cuadros de nenúfares y hasta ahora nadie se ha quejado. Eso no significa otra cosa, más que siempre hay algo nuevo que decir sobre un tema o una sensación. Pero lo que más valoro de mi empeño es la constancia, -yo, que soy completamente inconstante-, de escribir y publicar lo que me dicta el alma (más que la cabeza), porque de ahí salen mis letras.

Llevo tinta en las venas, como muchos que escriben, aquí o allá, en prosa o en verso, mis letras pueden gustar a unos y dejar indiferentes a otros, mas saber que he conseguido algo que jamás me había planteado que pudiera hacer se ha convertido para mí en una grata satisfacción personal. 

 

@Serendipity
Agosto, 2021

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 227
  • 4.59
  • 28

Sólo busco un lugar donde dejar mis pensamientos. Porque nada es eterno, pero las palabras siempre nos permitirán sentir que una vez fuimos. Gracias por cruzaros en mi camino. Ad infinitum.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta