cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Toda una vida...
Amor |
04.08.15
  • 4
  • 7
  • 1124
Sinopsis

pasaron 32 años...

Si tan solo tuviera el coraje de dejarte, guardo secretamente la ilusión que algún día te comprenderé, ya abandone a todas las que tenía que abandonar, ya ame a todas las que tenía que amar.

Y en todo ese tiempo te recordé, te deseé, te añoré no te imaginas cuanto, te vi crecer en mi mente y  corazón a mi imagen y semejanza, sabía perfectamente la forma que dejabas en mi cama después que te levantabas, sabia cuanta azúcar  ponías al café, sabia cuanto tardabas en la ducha, sabía exactamente en qué momento cerrabas los ojos al besar,  me encantaba escuchar tu voz con ese acento francés, en todos los años que no estuviste conmigo aprendí a conocerte de memoria,  por ejemplo tu forma de levantar la ceja cuando te enojabas, o cuando mezclabas el francés con español y se te atropellaba la lengua por expresar rápidamente tus ideas,  me gustaba sentir tu cara en mi espalda, me matabas de amor con tus carcajadas, pasábamos horas hablando solo con unos cafés y mi coñac, jamás pudiste ser mi crítica literaria, pues amabas todo lo que yo escribía…  te dormías con la punta de mi pijama fuertemente agarrada,  decías que así no te perdías cuando soñabas,  todo una vida creando una imagen tuya… toda una vida esperando el milagro que  regresaras a mi, toda una vida  en mi cabeza…  toda una vida pendiente de los itinerarios de vuelo.

Y ahora que regresaste, cuando por fin compartimos la almohada, cuando por fin escucharon mis plegarias, no eres lo que soñé, no te logro entender, tampoco tú a mí, somos dos desconocidos, te desvaneces cada día, creamos un muro inquebrantable, cada día chocamos con la roca dura…   

Pero la culpa es mía, te idealicé toda mi vida, para mi eras perfecta, no había otra mujer en el mundo como tú, cometí el pecado de hacerte madurar conmigo, o quizás me puse viejo antes de tiempo...

Y aquí estoy yo, de rodillas, con los ojos hinchados de tanto llorar,  rogando por otro milagro,  que me permita entender  cuál fue el motivo que nos reunió casi en invierno de nuestras vidas…  en el fondo de mi corazón aun te espero…  

 

Rey Neira Bustamante

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Aprendiendo cada día desde mi ignorancia...

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta