cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
TONETE
Infantiles |
21.07.11
  • 5
  • 3
  • 2112
Sinopsis

Los afectos entre niños y animales.

TONETE

Cuando Luisa nació, su padre trajo Tonete a casa. Fue un regalo. Desde entonces, crecieron juntos e inseparables hasta que cumplieron ambos, cinco años y

llegó el tiempo para Luisa de ir a la escuela. TONETE , salía cada mañana con ella, hasta la puerta para verla alejarse, agarrada de la mano de su madre. No le permitían más. Su despedida, una mirada seria e interrogante. No dejaba de observarla hasta verla doblar la esquina.

Después, se daba media vuelta, levantaba la cabeza como diciendo ¡ahí os quedáis! y enfilaba el pasillo

moviendo el rabo. Seguramente pensando con júbilo en su regreso.

Daban las doce y cuarto cuando Luisa ya de vuelta, sin ser llamado Tonete, ya estaba de centinela esperándola impaciente dando saltos de un sitio para otro. con riesgo para su propio rabo.

-- ¡Tonete! y Tonete se volvía loco poniéndole las

patas sobre los hombros, y besándola a lengüetazas.

-- Quita!.. perro. Gritaba la madre.

-- No le llames perro! decía la niña.

-- Pues, cómo quieres que le llame? Es un perro. Mientras esto decía, su madre reía.

-- ¡No te rías es mi amigo!

Tonete, espectador de la escena de vez en cuando ladraba en dirección a la madre.

-- ¡Mira! ¡mira! como te defiende. Decía.

-- Habráse visto! con el chucho. Refunfuñaba la madre, dejando el campo libre a los dos amigos, para comentarlo con el padre de la niña.

Esta era una escena cotidiana en la vida de Luisa y Tonete.

Ellos estaban encantados de la vida.

Tanto era así que un día…

-- Mamá, mamá! Verdad que Tonete es guapo?

-- Si hija… sí. Contestó su madre.

-- ¿A que nos parecemos?

Diciendo esto la niña miraba fijamente a los ojos de Tonete y éste a ella. Así pasaban minutos.

-- Mamá, mamá! Tonete me quiere hablar y no puede. Dijo entristecida.

-- Me da mucha pena!

-- Si hija a Tonete, sólo le falta hablar. Pero, los perros no hablan.

-- Has oído? mi madre dice que sólo te falta hablar. Pero, no importa porque yo te quiero mucho y eres mi amigo. Diciendo esto, se volvían a mirar fijamente a los ojos.

Tonete, pensó mientras movía la cola contento… que niña tan bonita .Yo también te quiero mucho. ¡Sólo te falta ladrar.! 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 13
  • 3.66
  • -

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta