cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
TRANSITANDO...
Suspense |
15.07.22
  • 4
  • 16
  • 3209
Sinopsis

Expectante...llegar al final. Sentido y respuestas.

 Amanecido claro, después de unos días oscuros, lánguidos y húmedos por tanta lluvia, parecía que los grifos del cielo se hubiesen abiertos para el fin de la humanidad. Fue cuando observé una tenue luz de sol, que se filtró a través del ventanal de la sala de la biblioteca, entonces decidí interrumpir mi escritura sobre un cuento infantil que no logro culminar, no sé por qué razón mi musa se detuvo, fue como si mi mente se apagara súbitamente y no pude escribir una letra más.  Así que me coloqué   encima un impermeable negro, ese que siempre está colgado en el perchero de madera, heredado por mí abuela, justo en la pared de la entrada de la casa.

Empiezo por decirles que me llamo Gabriela María Colmenares Ruiz y hoy siento una energía vivificante, como nunca he experimentado y que enerva mi existir. Salgo entusiasmada y feliz. Me impulsa una alegría fresca, posiblemente motivada a la recién claridad y a mis ganas internas de reencontrarme con la gente, con el paisaje natural y respirar… sí respirar, aunque el aire tiene aroma de lluvia, pero me  ayuda a entibiar el rostro.  Les cuento, que soy una mujer, lo medianamente adulta para saber lo que deseo, moderadamente joven para seguir aspirando y lo grandemente niña para continuar soñando en este espacio maravilloso de días perfectos, algunos  extraños ,  con   dificultades y  otros  con nefastos imprevistos,  accidentados. Pero, esa es la vida…nacemos, vivimos y morimos.

En cada paso por la ladera, angosta y larga, voy dejando mis   huellas, marcadas en la tierra y no puedo evitar ensuciar mis botas, mojadas en el lodazal, no obstante, continuó…Un ímpetu me aliena, lo llevo conmigo, recorro mi vista y busco en dirección la calle principal. Todo está igual, recién están abriendo los comercios: el expendio de víveres, la tienda artesanal, la panadería y el único hostal que se localiza.

Más allá, después del puentecito, que cruza el pequeño riachuelo, se divisa   la iglesia de piedras, la que dicen que tiene cuatrocientos años levantada. Nunca he entrado, pero cuando atraviezo  el puente y me detengo en su frontal, en este mismo momento lo estoy haciendo, siento que antes estuve aquí. Que entré en sus espacios una sola vez, pero, por alguna razón, no recuerdo cuándo ni por qué.

Bordeo la placita, siempre me ha extrañado que en ella no se levanta la esfinge de un héroe, sino la de un santo que no conozco su nombre. Transitan coches por la estrecha calle, saludo con la mano y nadie me responde la señal…Las personas van extasiadas,  unos escuchando música, otros pensativos, exhortos, lo cierto es que nadie me observa, no me determinan…Empiezo a creer que me he vuelto invisible, ¡qué ideas las mías! -imaginarme invisible, con esas ganas irremediablemente que siento de vivir.

Ahora camino en sentido recto, reflexiono y creo recordar, que anteriormente anduve por este paraje largo, muy largo.  Quizás correteando con las mariposas o viendo como los niños levantaban   papagayos. Siguen circulando los coches, vuelvo a saludar y nada… ¡Como o si no me conocieran ¡¿será que la lluvia los hizo olvidar?.

Sigo caminando, atrás quedaron negocios, viviendas y demás inmuebles…Ahora mi vista, se enmarca en una montaña que se torna poca elevada, pero es el efecto de la lejanía. Hago un alto a mi marcha, en el punto donde finaliza el incipiente asfaltado, ahora es una trilla, donde arbustos de diferentes tamaños, de cada lado la delimitan…Como un arrebato interno, tengo la sensación de llegar a un destino, que desconozco y que me impacienta. Como  si la corriente densa de aire,  que  no me deja parar…me empujara a continuar…Cada paso que doy,  pesado, la percepción es que debo llegar, alcanzar. Atisbo que la trilla se ha amplificado, ya no está tan reducid...Escucho el sonido de las  carretas de un carruaje que se aproxima a gran velocidad.

-¡En hora buena, buen cochero¡- Saludo al hombre que tira el caballo y tampoco me responde. Definitivamente… no me ve…

Un dolor intenso recorre mis piernas, tropecé con un armazón de hierro, eso creo… Que como una descarga eléctrica me tumba… Un soplo  repentino  de aire me levanta…

Sigo con mi afán  de querer arribar a dónde no sé …Como si me estuviera aguardando   mí último rumbo. Ya cansada, agotada por tanto andar…

La frescura del día y la luz del tenue sol , me permiten divisar un gran portal, es alto y ancho, de estructura de madera…

¡Oh, posiblemente sea la puerta de un camposanto!

Llegué a la entrada. Efectivamente, aquí me encuentro en una necrópolis. No puedo decir que sea pequeña ni grande ,  pero ¿qué hago aquí? .¿Qué fuerza me invitan a adentrarme en este lugar? ¿Por qué interrumpí mi cuento, ese que aún no le consigo conclusión y acabo aquí, como si me hubiesen ofrecido una tarjeta de invitación para un agasajo final?

Entré y como sonámbula, llevada de una mano ajena y resistente, me conduce a una lápida blanca, extremadamente blanca. Me inclino, solo está una cruz de ornamento de hierro labrado, de reducido tamaño, con una lápida de mármol de vetas blancas, en cuya incrustación leo: “Aquí yace la niña Gabriela María (8) nuestra Gaby. Finada el 24 de septiembre de 1925, en un fatídico accidente. Las ruedas de una calesa cegaron su temprana vida”

Ana Sabrina Pirela Paz

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Saludos Dr. Delfino, agradezco su visita y el comentario generoso. Feliz noche!!
    Ecxelente relato muy ameno de leer. Felicitaciones
    Gracias Chiqui , siempre serás bienvenida y con un aporte interesante. Feliz inicio de semana.
    Gracias Francesc, por el comentario y la visita. Definitivamente, la niña Gaby, se resiste a aceptar el ámbito de su plano , quizás por el accidente que interrumpió su vida. La teoría espiritista de la que hablas, ha referido esa posibilidad. Seguimos leyéndonos y comentándonos. Feliz inicio de semana.
    Estimada Autora, extraordinario relato, que nos lleva a vivirlo, sentirlo, abre los sentidos ante esa dimensión perceptible de las energías que nos aportan los antepasados que cuidan nuestros pasos y siguen presentes en nuestras mentes.
    Un excelente relato, con unas descripciones ambientales magníficas. En la teoría espiritista te dirían que Gabriela es de las almas que se resisten a absandonar este mundo; o que no saben que ya no pertenecen a esta dimensión. Es por encima de todo un relato muy vital, que nos hace congraciarnos con la chica.
    Gracias Carlos, por tan gentiles palabras, pero, soy tan solo una mujer empecinada, en que su vida es escribir, sin ánimo para el reconocimiento ni la arrogancia. Solo soy el habla de lo profundo de mi silencio. Recibe el abrazo fraterno de siempre
    Mi estimado Mikimoto, me place el que te haya gustado. Espero, que algún día, dejes para el goce del lecto, tu relato sobre fantasmas, que sin duda debe ser muy prometedor. Un abrazo fraterno.
    Bárbaro, Ana. Sos una señora escritora, ténes alma de novelista. Te aplaudo, de nuevo.
    Siempre me han fascinado las historias de fantasmas aunque no me anime demasiado a tratar esos temas, algún relato tengo por ahí jeje. Bien contado. Un abrazo estimada Ana Sabrina.
  • El relato sobre un hecho, donde una persona se encuentra con la proyección de su autoconocimiento.

    En memoria de Mahsa Amini, la joven iraní de 22 años, cuya muerte reivindica los gritos femeninos de libertad. Pese a las protestas de ese pais, donde ya se registran muertos y masivas detenciones por los hechos acaecidos después del fallecimiento de Amina, se censura el silencio inmoral de la comunidad internacional.

    Un relato con inspiración de anhelos, de esperanzas, que mueve el ánimo optimista para el bien de la humanidad.

    Una hora puede salvarnos o condenarnos.

    Solo es un clamor, que ojalá alguna vez, tenga un resonante eco.

    Que no se agote la tienta ni se cierre el músculo que la pluma sostiene. Saludos afectuosos.

    Preámbulos de un conflicto, en oportunidades superado, pero, en otras, un fatal episodio.

    Hoy en la Argentina se celebra el "Dia del Amigo" en conmemoración a la propuesta del historiador Enrique Febbraro , en honor a la fecha en que el hombre llegó a la luna, 20-07-1969, "Viví el alunizaje como un gesto de amistad de la humanidad hacia el Universo..." En el año 2011, la Unesco seleccionó como cada 30 de julio "Dia Internacional de la Amistad". Para todos los amigos y amigas de Tus.relatos.com, les dejo estas sencillas, pero sentidas palabras de amistad. ¡Gracias por tanto!

    Expectante...llegar al final. Sentido y respuestas.

    Confiar... en función de sentimientos y valores.

  • 168
  • 4.8
  • 3

Soy una aficionada a todo género del arte y me apasiona la escritura, la desarrollo como parte de mi actividad diaria. El cuento, el relato y la poesía libre me fascinan, como una manera de expresión, que la combino con mis actividades profesionales como abogada.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta