cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Trastornos
Varios |
23.03.14
  • 4
  • 1
  • 1024
Sinopsis

Esta bien, soy una persona egoísta, lo acepto. Siempre me he interesado en mí misma, me he juntado con personas finjiendo ser amables con ellos sólo por interes. Cada vez que le tengo que obsequiar algo a alguien siento un gran dolor en el pecho, además de ser egoísta soy muy avara. Pero aún así me pone realmente mal lo que las personas digan, no puedo evitarlo , siempre estoy atenta en lo que los demás dicen, y cuando hay alguna critica negativa, siempre me automutilo. Es algo muy extraño. Me asusta mucho saber lo que piensan de mí, siempre me hago malas ideas. Tengo una mente muy negativa. Cada noche me encierro en mi baño y me corto las piernas y muñecas, me encanta ver la sangre chorreando por mi piel pálida. Muchas personas dicen que tengo trastornos de alimentación por lo escuálida que soy, pero es solo porque me vasta con beber agua y comer ensalada de lechuga, sino, no me llega ni a la semana con mi miserable salario. Ya no tengo luz ni gas en mi departamento, creo que en unos días estaré viviendo en la calle. Pero no pienso pagar nada, apenas puedo comprar la marihuana, antes uando era más joven tenía dinero para cocaína, heroína, y cualquier otro vicio. No pienso morir ahora, no habría nadie quien pagara mi niho, y no quiero que me depositen ni me cremen en cualquier lugar. Cada minuto que pasa me siento peor, ya no hay sangre en mi cuerpo. Estoy sola en la oscuridad, tirada en el suelo de mi cocina, en completo silencio. Ya no siento dolor, y me puedo enterrar el cuchillo una y otra vez en mi cuerpo. Apenas puedo ver la claridad del anochecer por la ventana de mi departamento, pero mi corazón ya no late. Cada vez me acerco más a la ventana, donde hay algo de luz... Los años pasan, y yo continuo aquí tirada, sin ganas de moverme. La gente pasa por arriba mio, y yo continuo en la oscuridad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tengo 15 años, me gusta leer y escribir en primera persona.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta