cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Tres muertes.
Varios |
22.07.20
  • 4
  • 5
  • 677
Sinopsis

Desde el abismo Cometa escribe, yo publico, valoro y comento otros relatos como un trato llevado a cabo entre los dos, como un compromiso de no rendición.

El juicio fue fijado para dentro de once meses, once meses más de sufrimiento.

La vida cambia en un segundo pero jamás pensó que eso pudiera ocurrirles a ellos.

Cada vez que cierra los ojos la imagen de como aquel hombre clavaba el cuchillo en el vientre de su mujer haciendo que el corazón de ella dejase de latir, de igual manera en que el suyo dejo de sentir.

Cogió el hacha y se dirigió al bosque, allí se encontraba el árbol que ambos sembraron juntos cuando aún eran unos niños, en la actualidad no se podía abrazar el árbol por al diámetro que alcanzaba; cada golpe era pura rabia clamando silencio, el ruido de aquella mole cayendo al suelo pura determinación,

Con un metro y medio de altura sería suficiente se dijo, arrastro aquel trozo de pasado una vez atada una cuerda a su alrededor y tras dos horas llego a la carpintería.

Se sentó en el porche de la granja y gracias al formón y al martillo de peña empezó a labrar la madera.

Las virutas empezaron a caer al suelo, los días pasaban, los encargos también, la vida transcurría mientras que el noche tras noche de insomnio labraba aquella figura que fue tomando forma,

Nueve meses para construir una silla integral hecha de un solo rollizo de madera, sin clavos ni cola ni nada que uniese sus partes pues no era necesario.

Después empezó la rutina, allá donde iba llevaba su silla consigo, al principio la gente vio aquel hecho fuera de lo común pero es increíble lo rápido que se acostumbran a algo nuevo; iba de compras en su silla donde se sentaba cuando había cola a la hora de pagar, un buen utensilio para esperar en la consulta del médico, ideal para solucionar los trámites administrativos, como dio la gente se acostumbra rápido a cosas que ve cada día,

Los once meses pasaron, el día del juicio llego y estaba allí esperando a que abrieran las puertas del tribunal esperando en su silla integral que le acompañaba a todo lugar donde iba.

Lo sentaron en el pasillo de la primera fila donde pudo colocar su silla y sentarse mirando al frente como si aquello no estuviera pasando; el público se sentó, apareció el jurado, abogados, fiscal, acusado y el juez.

Una vez presentado el caso el juez pregunto al acusado como se declaraba, este respondió inocente.

Nadie lo esperaba, la rapidez con la que se movió sorprendió a todos; cuando tu sed de venganza te regala el insomnio y sabes utilizarlo a tu favor nada puede salir mal.

Cada noche tallaba aquella silla y se ejercitaba físicamente con toda la rabia que tenía dentro para prepararse para aquel momento,

Una silla integral tiene la robustez necesaria para abrir la cabeza de aquel asesino que le había arrebatado todo, y solo fue necesario un par de segundo para llevar a cabo su venganza.

Salto hacia adelante mientras agarraba la silla, que dejo caer con fuerza sobre la cabeza de aquel pobre desgraciado que no pudo reaccionar en su defensa, igual que les ocurrió a él y a su mujer cuando aquel hombre clavo su cuchillo en el vientre de su mujer, acabando con tres vidas; la primera la de ella, un año después la del asesino y algo tiempo después la del carpintero cuando decidió quitarse la vida un día antes del juicio por aquel acto que acababa de cometer.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un relato estremecedor. Una venganza urdida a través del tiempo por lo sucedido. Además está explicado con contundencia y con mucha maestría. Eres un buen escritor Cometa. Lo que me dices en mi útimo relato sobre la conveniencia de dejar casar a los curas, más bien pienso que la Iglesia ha sido el refugio de muchos pervertidos y no se ganaría gran cosa en dejarlos casar; aunque es una aberración el celibato impuesto. ¡Que calor Cometa! En tu región es tremendo.
    No hay nada seguro.....Saludos y gracias por tus letras, amigo Cometa!
    Si así es
    En un segundo te puede cambiar la vida... me gustó el relato, la paciencia lo puede casi todo. Un abrazo Cometa y... tengo la duda de si sigue siendo tu hermano quien publica y comenta. Así que un abrazo, Cometa y compañía.
    Muy revelador el relato. Saludos Cometa
  • Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    No se puede tener todo o casi nada

    Desde el abismo Cometa escribe, yo publico, valoro y comento otros relatos como un trato llevado a cabo entre los dos, como un compromiso de no rendición.

    Desde el abismo Cometa escribe, yo publico, valoro y comento otros relatos como un trato llevado a cabo entre los dos, como un compromiso de no rendición.

    Desde el abismo Cometa escribe, yo publico, valoro y comento otros relatos como un trato llevado a cabo entre los dos, como un compromiso de no rendición.

    Extremadamente corto

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

  • 1134
  • 4.53
  • 246

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta