cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

1 min
Tu asesinato
Poesía |
19.03.18
  • 4
  • 1
  • 523
Sinopsis

Llego a casa después de haberte asesinado como quince o veinte

TU ASESINATO

 

Llego a casa después de haberte asesinado

como quince o veinte

miles de veces

 y pico.

Esquivo el espejo de mi aseo para evitar su aplauso irónico y

me aferro al placer de orinar,

De orinarte

escribiendo nuestro epitafio, en esa boca abierta, con la tinta de todas las cervezas ingeridas tras cada uno de tus asesinatos (hay muchos bares entre tu sonrisa y mi váter).

Conscientemente no me lavo las manos.

Ni los dientes.

Ni la conciencia.

Ni me despojo de la ropa ensangrentada antes de que la almohada aprisione mis sienes.

Y cierro los ojos recordando las veces que te he apuñalado

Y descuartizado.

Y arrancado la piel a tiras.

La piel a tiras

Tu piel a tiras

La piel, tu piel, mi piel, fricciones a tiras.

Mi piel a tiras

Mi piel a flor de piel, a flor de tu piel.

Y me aferro a mí mismo

Y sigo, y sigo, y sigo hasta que… termino.

Ahora quiero dormir…

Mañana, después de desayunar, cambiaré las sábanas y te llamaré.

No sé en qué orden.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Romántico, romántico no es pero sí muy buen poema.
  • Llego a casa después de haberte asesinado como quince o veinte

    Salud bucodental imprescindible

    Ella salió de la ducha y volvió a la habitación en busca de su ropa

    Julián se despierta y se masturba.

    Hace un tiempo un avión en el que viajaban escolares que regresaban a Alemania tras un intercambio con alumnos de una población de Barcelona, se estrelló y murieron todos ellos junto a otros viajeros. Las autoridades de ambos lugares no tardaron en realizar homenajes y minutos de silencio merecidos y lógicos. Al mismo tiempo miles de refugiados se ahogaban intentando cruzar el mediterráneo, nadie les homenajeaba. No hubo para ellos minutos de silencio. Simplemente morían. Este es mi pequeño homenaje y mi grito de esperanza.

    Un coche se detiene frente a una casa con luces de neón

  • 7
  • 4.8
  • -

Escritor escasamente publicado y abundantemente impublicable

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta