cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Tu, tu, tu, tu, tuuuu...
Reales |
18.07.13
  • 4
  • 5
  • 1764
Sinopsis

Tu, tu, tu, tu, tuuuu...

Gracias a todos.

Gracias por invitarme.

Ahora dadme una razón para no largarme de la ciudad.

os veré dentro, o en el fondo de una televisión, podría morirme en New York, pero no significaría nada para mí.

La única cosa en que pienso, es que nada me importa nada.

Primos, sobrinos, mierdas así, a quién cojones le importan los que salen de la rueda de existir.

Perder mi cabeza. Y cantar, tu, tu, tu, tu, tuuu...

Tú y todas las vidas me importan una mierda, sólo quiero sentarme y morir.

Vosotros y vuestras vidas, en un mundo atroz.

Vivís un mundo falso, repleto de mentiras.

Pero os importa una mierda

y es mejor así.

 

Tu, tu, tu, tu, tuuuu...

Toda esta mierda siempre me ha mareado.

¿Estaré perdiendo mi cabeza?

Tu, tu, tu, tu, tuuuu...

 

Supongo que siempre he sido alguien delicado.

Llegará un día en que recordaré la muerte, quién pensaba que llegaría tan lejos,

para no conseguir nada.

Era un chico afable. Pero ya no pienso mucho sobre eso.

Dejadme en la mesa, poned flores en mi boca, entonces podremos decir que hemos inventado las fiestas veraniegas de amor y tortura. Y que malogramos el sentir.

Estoy muy cansado de conducir, conducir siempre, a cualquier lugar

a cualquier lugar mi vida, de importarme qué ocurra:

puedes maquillarme, ponerme tus vestidos

intentaré buscar algo que pueda significar algo más que una puta mierda, ahora.

Tú y todas las vidas me importan una mierda, sólo quiero sentarme y morir.

Vosotros y vuestras vidas, en un mundo atroz.

Pero os importa una mierda

Vivís un mundo falso, repleto de mentiras.

Tu, tu, tu, tu, tuuuu...

 

Perder mi cabeza. Y cantar, tu, tu, tu, tu, tuuu...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchísimas gracias Mayka por comprar y leer mi libro. Te deseo toda la suerte del mundo con Chupito de Orujo, en cuanto pueda lo leo. Un abrazo, compañera.
    Poyatos, me acabo de terminar tu libro, cien años de sobriedad, y solo quería decirte que me encanta cómo escribes! Tienes una pluma cínica y descarada a la que sabes dar buena rienda y muy suelta a lo largo de las páginas. Te felicito! Lo voy a recomendar ahora mismo en mi Twitter. Un saludo, ha sido muuuuy entretenido leerte.
    El olor a mierda siempre marea y hace salir corriendo je je je. Un saludo.
    Vaya, en este relato no hay medias tintas. Directo y estremecedor casi como una de esas escenas de Quentin Tarantino en la que "tu, tu, tu, tu..." podría ser la banda sonora. Me ha gustado. Saludos!
    No sé quién dijo que en ocasiones perder la cabeza es la única salida que le queda a la gente inteligente, aunque hubo otro alguien que dijo que el miedo a perder la cabeza era un síntoma de inteligencia. Vaya ¿Por qué para cada cita interesante tiene que haber siempre una "contracita" interesante? Me quedo con Tú, "Tu, tu, tu, tu... "que por cierto, me ha parecido una canción.
  • Soñé que era una martucha y recurría a la espeleología de mis propios genitales cuando me venía en gana.

    El obseso se toca sin descanso; el escritor escribe sin descanso (mientras se toca).

    La chica es fea como un mono. Parece un mono, la conozco de vista.

    Cuando pienso en las relaciones humanas

    Quizá me cuelguen por esto, pero me da lo mismo. Es ficción y soy libre en lo que escribo.

    Enrique Cimientos se tiró un pedo tan horroroso en la ducha que tuvo que salir apresuradamente para no morir gaseado. Se había administrado a sí mismo tratamiento de judío holocáustico, sin quererlo, aplicándose la Solución Final. No había comido legumbres ni nada por el estilo, y tapoco esa tarde había padecido flatulencias. Pero ya se sabe, lo de peerse es como la fatalidad, en ocasiones acontece la tragedia cuando menos te lo esperas.

    Más y mejor en mi blog: http://bufondevoz.blogspot.com/

    Íntimo y Pentotal

    Es curioso esto de la escritura.

    Un cielo azul de verano y escamas de sal, como un segundo verso en nuestra estrofa adormecida, cubriendo la temporalidad de la piel primera, la vulnerabilidad de nuestra carne, vehículo de felicidad momentánea.

  • 52
  • 4.47
  • 428

Soy mi propio abuelo viendo a mi infancia jugar

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta