cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Tú y yo y ellos y nadie
Reflexiones |
17.07.15
  • 5
  • 0
  • 375
Sinopsis

Generación de los 90. Anacrónicos sin esperanza, 1 CAPITULO

1 CAPITULO

 

Puta mierda. Todo es una puta mierda. Redonda, pestilente. Del tamaño de Madrid. De España. Qué coño, de Europa. El caso es que es una mierda y nadie repara en ello.

En la primavera del 2015 las cosas se jodieron. Acababa de cumplir 24 y yo no sabía el porqué. 24. Sí, 24. Sentía escalofríos. A mi edad, mi único talento útil se basa en fumar un porro tras otro sin casi colocarme. También soy habilidoso en el arte de liar cigarros y beber cantidades monstruosas de vino dulce. El 2015 me irrita. Me irrita porque en el 2015 cumplo 24. Ya los he cumplido. Desgraciadamente, ver películas y series y leer libros no aporta nada de dinero a mis bolsillos. NADA. Tampoco no estudiar. Sí, no estudiar. Es lo que pasa cuando acabas el bachillerato y sientes la punzada de la pereza. Piensas que ver pelis y series y leer libros te sacarán del apuro. Tampoco tener ideas. Es horrible. Puedo imaginar millones de planes y negocios e ideas constructivas. El tiempo es mi aliado en ello. Y nada. Se esfuman como un pedo. Te ilusionas, vislumbras un futuro prometedor como dueño de una enorme compañía de comida ecológica para perros. Yo tengo un perro. Una perra mejor dicho. Pero no llevo ninguna compañía gigantesca para ellos. También me gustan los videoclubs. Imagino alquilando pen drive con varias películas a buen precio.  Visionando películas cada día en mi pequeña tienda mientras aconsejo a mis clientes que films escoger. Pero no me pagan por ver pelis. Hace cuatro días me pagaron por primera vez. Entré cubriendo una baja en una sala de fiestas. Estrés y ruido y gente y trabajo indeseable. 46 euros por once horas y media de esclavitud. No me pagan por tener ideas.

Soy partidario de aquella corriente filosófica anclada en la enrevesada idea que postula lo siguiente:

El mundo en su  magnífica presencia y totalidad, se ríe constantemente de nosotros.

Alguien allá arriba no sabe otra cosa que chistes malos y penosos. Yo soy el claro ejemplo. No sirvo ni para tener un videoclub o una compañía de comida ecológica para perros.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 13
  • 4.21
  • 592

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta