cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
UH 3: Reyes
Fantasía |
18.02.18
  • 5
  • 0
  • 672
Sinopsis

Grandiosos marineros son los hombres naranjas. Ni el mar más cruel pudo con ellos. Os aplaudo por vuestro éxito. Os lloró por vuestro fracaso.

Habían pasado cien años desde el día en que se había consumado la gesta. Aquella mañana los hombres naranjas desaparecieron en el horizonte, sus diminutos barcos de madera parecían cascaras de nuez flotando de forma inestable sobre la inmensidad de las aguas más traicioneras del mundo. El océano furioso. Un nombre ganado a pulso en el discurrir de los siglos. Muchos niños se habían quedado sin sus padres y muchas esposas sin sus maridos y así sería en el futuro mientras los dioses lo quisieran. Resultaba sorprendente que fuera azul y no rojo o negro. Colores de la sangre y la muerte. Pero era azul.

"Lo he dejado todo para cumplir mi sueño" Dijo Van Blue Sea. Se lo dijo al mar, y el mar no respondió. Su sonrisa era perfecta. Un collar de perlas bucal en su boca. Una sonrisa de triunfador, una mirada de campeón. En ocasiones los piratas del Mar Corsario arrancaban los dientes a los prisioneros y se hacían grotescos collares. Pero eso era en otras aguas. Unas aguas de oriente, en realidad una lengua de agua, que separaba Africania y Aszua y en donde emergían millares de diminutas islas.

Pero no amigos, no. El rival era la madre naturaleza. Era el Océano Furioso. Un coloso líquido que golpeaba partiendo los huesos de los marineros y los tablones de los barcos. Arrastrando a las profundidades a los desgraciados que osaban desafiarlo.

Nadie sabe como demonios lo hicieron, pero el caso es que lo hicieron. Tres barcos se perdieron para siempre en el horizonte. Auronpla nunca más los vería. Cierto es que abandonaron su patria, abandonaron Auronpla. Pero volvieron a poner pie sobre tierra y llegaron al sur de Africania, a unas tierras tan verdes y bonitas como las de su Auronpla natal, pero vírgenes y limpias.

Cuando los negros los vieron llegar, logrando lo imposible, los recibieron como dioses y durante mucho tiempo los trataron como a tales. Les colocaron coronas de oro y fueron reyes. El primero de ellos fue el mismísimo Van Blue Sea.

Jamás se juntaron en lazos de sangre con los negros, pues habían llevado a sus propias mujeres, hermosas y de ojos verdes y azules y de cabellos rojos o dorados. Por mucho tiempo, los músculos del negro trabajaron para servir al blanco, hasta que el blanco del negro fue el blanco y el negro mato al blanco.

Con la revolución del Perro Diamante, un poderoso caudillo negro, el sur de Africania jamás volvería a ser igual. Las tribus se unieron y surgió el Tribunto. El perro fue coronado en la Pirámide Diamantina. Con una corona tomada de la cabeza del último rey naranja. Una cabeza que fue separada de su cuerpo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Los maestros constructores colocaron bloque sobre bloque. Era una torre tan alta y tan esbelta que acariciaba con sus tejas el cielo azul. ¡Oh prestigiosa señoría! ¡Os ruego que leáis mis palabras pues vos sóis mi único vinculo con esta realidad!

    Grandiosos marineros son los hombres naranjas. Ni el mar más cruel pudo con ellos. Os aplaudo por vuestro éxito. Os lloró por vuestro fracaso.

    ¿Tienes hambre? El dragón se los comió a todos, bañados en oro. Aun recuerdo como chillaban mientras sus cuerpos se hundían en las calderas de humeante metal fundido. No se conformó con que los bañasen en oro, ordenó que les arrancaran los ojos y los reemplazasen por diamantes, zafiros, rubíes y esmeraldas. Y se los comió, se los comió a todos.

    Has navegado sin descanso por los mares , has respirado un aire viejo que mora en este mundo desde el primer aliento de dios. Ahora es tu momento. Sé valiente y descubre la verdad. Sólo entonces sabrás si estas preparado para conocerla.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta