cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Ulter
Fantasía |
21.12.14
  • 0
  • 0
  • 634
Sinopsis

Ensueños de vigilia

Volvia de su estancia, habia salido de alli a las seis de la tarde, se habia quedado sin electricidad, el dia se habia nublado, las nubes de un gris intenso lo cubrian todo. Los lunes la ruta estaba completamente desolada. Manejaba tranquilamente cuando una ganzua se incrusto en el parabrisas. Detuvo el auto, bajo de el, y se dio cuenta que una rafaga de viento hacia tambalear el auto, centro su vista en una arboleda, cerca de ella la tierra se elevaba en espiral succionada por esas nubes oscuras que descendieron hasta formar un fino tornado.
 
Se sento en el capot de su auto con la vista enfocada en el tornado, noto una tonalidad color magenta que iluminaba la base de manera difusa. Buscaba su encendedor en el bolsillo en lo q una moto freno a su lado. Un hombre con la piel rigida de un gris opaco, ojos taciturnos; esos ojos parecian enfermos; el blanco de los ojos era suplantado por un amarillo-anaranjado. El hombre dirigio su putrefacta mirada hacia N q lo observaba con curiosidad.

-Se acabo el juego, vamos.
-Al tornado?, anda tranquilo te espero aca.
-Bien conoces al demonio de la gravedad...
-Es solo una metafora, ¿Quien sos?
-Solo una persona, me encargaron que lo guiara hacia alli- Señalo el tornado con unos  dedos largos y finos, estaban manchados con un liquido similar al aceite que no se limpio bien.
-La verdad que iria, si no fuera que apenas puedo mantenerme unido a la tierra desde esta distancia.
-Por esa razon me enviaron a mi...

El hombre dio un salto hacia N, lo tomo del brazo con tanta fuerza que N no pudo soltarse, murmuro algo con una voz ronca y apagada como tragandose las palabras y desaparecieron por 3 eternos segundos. Se vio cegado por una capa de colores q recorrian su rango de vision, la presion del pecho no lo dejaba respirar, experimento una sensacion similar al caerse de una silla e inmediatamente dio un suspiro... volvio a respirar, los colores desaparecieron de su vision, abrio los ojos, la imagen se veia ondulada, distorcionada. 

Se encontraba frente al tornado, a unos 20 metros, extrañamente reinaba el silencio y el viento no soplaba, todo parecia estatico, excepto por el tornado que giraba violentamente. El hombre de ojos enfermos solto su brazo y le señalo q lo siguiera, N siguio al hombre con toda confianza. Aunque no entendia lo q sucedia, una voluntad agena a su razon lo atraia hacia el tornado que habia aumentado el triple de su tamaño.

Camino lento, sentia el cuerpo liviano, relajado, le parecia no estar respirando. El hombre de piel gris caminaba delante de el completamente derecho, sus piernas parecian no moverse pero aun asi seguio avanzando hasta perderse en el respandor magenta de ese tormentoso ojo huracanado. 

N se encontraba solo a 10 metros del tornado cuando su vision volvio a ondularse;  la imagen del asfalto y la tierra cruzaron por su cabeza; a pesar de eso y un sentimiento de vertigo siguio avanzando hacia el resplandor. Apenas ingreso al tornado salio despedido hacia arriba, girando en espiral por el contorno casi negro del huracan. Detras del sonido del viento se percibian unos canticos parecidos a mantras. A medida q se elevaba en ese espiral pudo ver el "techo" completamente negro q lo esperaba. Se encontraba deslizandose al espacio, ya no habia gravedad, todo era vacio e indiferencia, solo sentia un absurdo sentimiento de paz generado por ese ambiente de penumbras, tenuemente iluminado por colores difusos y un sonido casi sordo, grave, con cuerpo propio que parecia  desmaterializarlo. Al llegar al fin o comienzo del tornado un trueno cruzo por su vision, disipando todo ensueño.
Cuando recupero su consciencia se ahogo en un suspiro al ver la realidad, estaba recostado en la ruta, frente al capot de su auto, a su lado un hombre lo sacudia, le gritaba como advirtiendole algo. Trato de sentarse, el cuerpo se sentia frio, casi entumecido, las manos le temblaban y apenas podia respirar, estaba mareado y un dolor en la sien no lo dejaba concentrarse. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta