cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
Un abrazo del universo.
Amor |
25.07.15
  • 5
  • 1
  • 374
Sinopsis

Las sensaciones de la protagonista después de un día visitando a una persona querida que está pasando un mal momento por enfermedad.

Camino por fin hacía la calle atravesando los largos pasillos, la limpieza del lugar es escrupulosa y el orden riguroso. El suelo negro brillante refleja mi silueta que camina obedeciendo a mi ánimo, hoy algo más mustio de lo normal. Y es que el lugar tampoco invita y el motivo de estar, menos. No hay forma de visitar este sitio por una buena noticia, a no ser que seas parte del personal que deambula por todos sitios cumpliendo sus tareas diarias repetidas y disciplinadas. Son seres de luz, que visten batas tan blancas como sus almas. La zona de recepción de que cada planta los acoge, con risas a bajo volumen y comentarios en clave, se distraen de las largas guardias que cargan con paciencia, apacibilidad y tolerancia, y que además decoran con un gesto de bondad absoluta regalando algún chiste a los que no le encuentran color al día.   

Abro la puerta de cristal y pesado aluminio color verde, que me lleva a la calle, con tanta decisión como necesidad absoluta de respirar aire fresco, y este, de inmediato, me responde como si de un gran abrazo se tratara. Siento como el aire, de las cuatro de la tarde, rodea mi cuerpo como cuanto me abrazan si siento frío, es el abrazo de el viento que me mima, el universo me regala el abrazo fuerte que necesito hoy. Antes de que termine este momento, afectuoso y mágico, mis lagrimas resbalan por las mejillas sin desear que algo o alguien lo evite.  

Inquieta, secando mi rostro, alzo la vista para observar la gran mole de hormigón y cemento que da cobijo a gente con esperanza de superar su trance y andar un poco más de camino por este mundo, que a mí, especialmente hoy, no me cae nada simpático. Mientras subo al coche intento organizar de nuevo la agenda laboral, aunque lo que me gustaría es cerrar los ojos y apagar el día unas horas antes de lo habitual. Pero el mundo me reclama, parece que es tiempo de ajustar cuentas con la vida... que los abrazos del universo me acompañen. 

A todos, feliz día, feliz vida. 

Espe Toledo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta