cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Un buen día (de un buen año)
Varios |
02.01.15
  • 5
  • 5
  • 1326
Sinopsis

Feliz año a todos los lectores de la web =). Comienzo el año con un relato simpático sobre los nuevos propósitos y el inicio de una vida nueva.

Se acabó. Ya no quería seguir con esa farsa. Más allá de los cristales había un mundo lleno de colores y oportunidades por descubrir. Tantos meses encerrado en aquella pequeña estancia había nublado sus esperanzas y atrincherado sus ganas de vivir. Pero hoy no, hoy no sería un día más de represión. Hoy era el comienzo de un nuevo año, de una nueva vida. Podría dejar a un lado los miedos e indecisiones. Podría escapar de las garras de la desidia. Hoy iba a ser un gran día, podía presentirlo. Podía casi oler el aire fresco de la mañana, ver los calurosos rayos iluminando la ciudad, sentir escalofríos en la piel causados por el contraste de sol y frío tan propio de esos días invernales. Hoy sería libre. Ya lo tenía decidido. No había vuelta atrás. Tenía un plan, vaya que sí, un método de escape metódicamente elaborado. Nada saldría mal. Huir, era su prioridad desde hacía un par de meses. Antes no le importaba tanto el encierro. De hecho, al principio lo encontró hasta reconfortante. La calidez de un hogar, una familia, un sustento de alimento y cariño. ¿Cómo iba a rechazar una oferta tan generosa? Imposible. Solo de pensarlo se le revolvía el estómago. ¡Qué feliz había sido los primeros días! Todo era amor y buenas maneras, sonrisas y júbilo. Es triste pensar que aquello cambió de forma repentina. Los celos, qué se yo, los celos cortaron de raíz lo poco que quedaba de felicidad. Una pena, desde luego. Pero ahora poco se podía hacer para revivir esa llama, las cenizas estaban más que extinguidas, y lo siguiente era echar a volar del nido. Debía armarse de valor y aprovechar al máximo la más remota oportunidad de fuga. Lo haría en un descuido, cuando sus captores fueran a proveerle de su avituallamiento habitual. Solo tenía que escabuirse entre las rendijas de la puerta y alejarse raudo y veloz antes de que las hábiles manos de sus padres consiguieran atrapar su diminuto cuerpecillo. Quedaban pocas horas para disfrutar de su venidera libertad. Lo conseguiría, estaba seguro. Esta vez sí.

Con lágrimas en los ojos recuerda el día que sus padres le eligieron a él, entre las decenas de congéneres con los que compartía hogar. Fue uno de los días más felices de su corta vida. También coincidió en fechas navideñas, el mejor regalo que hubiera podido desear… Fue bonito mientras duró. Pero nada es eterno, y mucho menos el cariño de un niño, tan cambiante y abstracto como la dirección del viento. Y tres meses después pudo comprobar cuán egoísta podía ser el ser humano. La emoción por la novedad, se fue tornando en hastío y responsabilidad que no invitaba a continuar con esa pantomima. El aburrimiento hizo que le relegaran a un segundo puesto en la línea familiar, detrás del nuevo amigo, el gato. En ese momento, sintió tal punzada de dolor que quiso acabar con su vida, golpeándose cientos de veces contra el espejo de su habitación; pero el ruido alerto a sus padres que impidieron el desastre. ¿Por qué no me dejaron acabar con todo? ¿De qué me servía una vida insulsa y sin amor?

Intenté huir una vez, hace ya cuatro o cinco meses, obviamente, no resulto ser como esperaba. Me atraparon al instante. Aún no se me daba muy bien lo de caminar, y menos aún la coordinación con mis brazos. Demasiado tiempo encerrado entre cuatro paredes. Un fracaso total que no pensaba repetir.

El acabose que me empujo a tan determinante decisión fue la llegada de un tercer miembro de la familia, desplazando aún más el cariño y atención de mis progenitores adoptivos tenían en mí. El perro conseguía repatear mis nervios y me incitaba a querer llegar a cabo otro plan suicida. Sin embargo no iba a darles la satisfacción de quitarme de en medio sin más. No, yo me iría, dejándoles la vía libre, pero renaciendo como el ave fénix con una vida nueva, a conocer mundo. Sé que tanto el uno como el otro deseaban saborear mis extremidades, mi cuello, mi tórax… Un día casi acabo en las fauces del perro, ¡qué mal cuerpo me quedó después! Son bestias sin sentimiento. No merezco ser tratado así. Si mis padres no me quieren seguro que ahí fuera alguien lo hará.

Por fin se acerca la hora, apenas un par de minutos más y dejaré de aguantar este suplicio sin sentido.

 

A las ocho de la tarde, Mario recuerda que debe alimentar a su periquito Curro, rellena su comedero y bebederos y se dispone a abrir la jaula. Curro lleva todo el día muy inquieto, no para de moverse y revolotear, sino fuera porque es un pájaro, diría que está maquinando algo. Abre la puerta e introduce su mano, Curro la esquiva y, en un abrir y cerrar de ojos, sale disparado hacía la ventana.

 

¡Auch! Está cerrada. Tengo que buscar otra salida.

 

Curro cambia de rumbo y se dirige a la habitación del niño. Mario va tras él con la cara desencajada y el susto en el cuerpo. “¡Se nos escaba el pájaro!” Grita a su hijo pequeño. “Cierra la ventana.”

Demasiado tarde, Curro va directo al pequeño agujero de libertad. Ni el gato ni el perro consiguen pillarlo, a pesar de sus ruidosos gruñidos. Tampoco lo hacen Mario y su hijo, que ven como su mascota vuela lejos, sin mirar atrás.

Tendrán que comprarse uno nuevo este año.

 

¡Libre! ¡Libre! Lo he logrado, ya nada podrá retenerme. Tengo una vida por delante, para aprender y recorrer.

 

Se ve que este año algunos comienzan con buen pie.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias de parte de nuestro amigo Curro =). Espero que estéis cumpliendo parte de esos propósitos de año nuevo jaja. Un saludo!
    Japi niu year Shiva!! Me divirtió el relato,cuantos periquitos de 40 o más años viven en su jaula,por un seguridad q luego no tienen paradojicamente. Besin desde Xaouen.
    Original punto de vista de una vida vivida aparentemente feliz hasta que su mundo se derrumba y encuentra al fin la libertad. Me ha parecido adivinar un paralelismo con el estilo de vida que nos impone esta sociedad, atados a un modo de vida que muchas veces nos impide realizarnos, simbolizado por esa jaula que encierra al pobre pájaro, de la que consigue librarse para ser libre al fin. Feliz año Shiva!.
    Esperemos que muchos podamos empezar el año con ese buen pie... :o) Bonito cuento, con un excelente nivel de positivismo propio de la época. Felicidades...
    ¡Qué precioso cuento, Shiva! Qué bien has expresado los sentimientos del pobre periquito ante la inconstancia de los amores de sus amos que, como tantos humanos, se cansan de sus mascotas y vaya valiente, cómo cortó con la seguridad en busca de la Libertad. Feliz año nuevo
  • Remonto después del veranito... espero estar más activa con el frío =).

    "Su piel posee un característica llamada dermografismo, que consiste en que cualquier contacto le deja una marca que tarda un rato en borrarse [...] Si la piel es sensible, ¿qué no dejará marca en el alma?" -Marwan-

    Amapolas.

    "Cando penso que te fuches, negra sombra que me asombras, ó pé dos meus cabezales tornas facéndome mofa." -Rosalia de Castro-

    Unas zapatillas, voluntad y ganas de olvidar.

    Micropoesía en colaboración con el paisano BLUESS. Gracias por todo =).

    Vuelvo a las andadas tras una temporada perdida por la realidad del trajín diario, pido perdón por la ausencia, aunque esté justificada... Os deseo feliz año a todos!

    "Entre la hojarasca / el pecho de la ardilla / se llena de luz." -Haiku de Otoño-

    “El espectáculo es imponente. Todas aquellas negras murallas de la gran caldera, con sus crestas, que parecen almenas, con sus roques enhiestos, ofrecen el aspecto de una visión dantesca. No otra cosa pueden ser las calderas del Infierno que visitó el florentino. Es una tremenda conmoción de las entrañas de la tierra; parece todo una tempestad petrificada, pero una tempestad de fuego, de lava, más que de agua." - Miguel de Unamuno-

  • 105
  • 4.73
  • 19

Lectora compulsiva. Aprendiz de escritora en mis ratos libres. Enamorada de la naturaleza. Desencantada con el egolatrismo de la sociedad. No conozco mejor forma de organizar mis pensamientos que plasmarlos en papel.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta