cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Un corte una quebrada y en seguida volvemos
Reflexiones |
12.09.12
  • 4
  • 9
  • 1614
Sinopsis

chan chan

 

Desde niña tuve un vínculo muy especial con la publicidad. Por un lado no le prestaba mucha atención porque en esa época lo que ofrecían allí no estaba dirigido hacia mí, y por el otro porque realmente significaba un verdadero obstáculo frente a mi principio de placer ya que la antena que había en casa agarraba un solo canal. Así que me quedaba sentada enfrente al televisor esperando que continuara mi programa favorito.

Pero dados mis rasgos de personalidad bastante obsesivos que ya se vislumbraban con claridad y ante el aburrimiento abrumador, se me ocurrió un juego que si ahora lo pienso a la distancia no sé que gracia le encontraba pero bueno… ¡a mí me divertía! Lo que hacía era apuntar en una hoja un listado con el nombre del producto que se ofrecía en el comercial o le inventaba un nombre a la propaganda y luego cada vez que se repetía hacía una cruz al lado del nombre. En realidad lo que hacía era una especie de estudio de mercado y la gracia estaba en ver qué propaganda se repetía más veces y esa ganaba.

Ahora de grande ya dejé la lista (se los juro) pero la publicidad me sigue resultando un pasatiempos aunque ahora juego de otra manera. No hay nada más entretenido que analizar y reflexionar sobre la publicidad y sobre los miles de mensajes que nos bombardean día a día de forma sistemática y que absorbemos como autómatas. Entre la publicidad y los noticieros no sé si no son más nocivos que los programas de chimentos o cualquier reality que por lo menos uno puede encuadrarlos dentro de una lógica de show (si es que cabe alguna lógica ahí).

En fin, volviendo a mí y a mi relación con la publicidad les contaba que realmente me asusta ver mujeres que limpian su casa o amamantan a sus hijos vestidas y maquilladas como para salir al cine, ¡estoy cansada de ver solamente mujeres que limpian y ofrecen productos de limpieza!, detesto que una propaganda muestre que un joven atrae super-mujeres poniéndose un desodorante. Me saco el sombrero y al mismo tiempo aborrezco a quien hizo recientemente una publicidad de Nike “Encuentra tu grandeza” porque el cambio de estrategia para incluir a más personas en el consumo de sus productos es radical. Y así una larga lista (otra lista) que conforman un gran mecanismo creador de subjetividad pero una subjetividad cada vez más neurótica, o mejor dicho cargada de un neuroticismo mayor a lo normal que traspasa los limites de toxicidad, ya que produce un profundo conflicto interior  producto del abismo que existe entre las experiencias reales del individuo y lo que espera la sociedad de él.  

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Más que un relato, me parece una reflexión en voz alta y aunque puedo estar de acuerdo con lo que escribes, creo que la publicidad es mucho peor que lo que cuentas; simplemente es todo mentiras.
    Tu reflexion me gusto y muy certeros tus comentarios... Oye Clody, en cuanto a tu comentario en el relato del hombre araña de la literatura, no hay gato encerrado. Trate de escribir una fantasis con algunos personajes que realizan sus comentarios nada constructivos y se reciben como arañazos, pero hasta alli, no hay intenciones de hacer daño.
    Entre un lindo relato y una atinada reflexión sobre el triste hecho de la manipulación de las masas. ... Retomo este comentario para introducir, de una parte, una disculpa por el susodicho párrafo de mi relato Mi Vecino Rafael, el cual, ciertamente, es desafortunado, habiéndome causado un sentimiento un tanto vergonzoso al no haber alcanzado a atisbar la ofensa a ciertas sensibilidades. Por otro lado, quiero agradecerte ese comentario que me haces, pues sin él creo que aún seguiría convencido de estar expresando con ese párrafo la cruda realidad de estar conviviendo con personas con caracteres tan disímiles como los que se narran, y en especial, este carácter tan horrendo que le hace huir del contacto con personas de otra raza, sin caer en ese pensamiento rechinante que sugiere. Créeme, nada más alejado de mi intención. Gracias y mis más sinceras disculpas. Un saludo. Un saludo.
    El texto se me antoja algo irregular. El registro es diferente cuando hablas de tu infancia y al final el texto tiene demasiado fervor y un lenguaje más refinado. Optaría por una línea intermedia, que te permita con más libertad tocar la reivindicación y la anécdota -que considero está bien usada para introducir el texto. Con todo, creo que la publicidad no crea los tópicos, sino que se aprovecha de ellos. Imagina el típico anuncio con la familia perfecta: el padre, la madre, los hijos, el perro. Aprovechan una imagen -algo tradicional ya- para asociar su "prestigio" con su producto. Si todos produjésemos algo, querríamos venderlo y usaríamos publicidad. El límite -de la publicidad y nuestras expectativas- debería estar en la veracidad de las promesas -tanto explícitas como implícitas.
    Escribe tus comentarios...Gracias por leerme y debo decirte que estoy de acuerdo en lo que decis de las propagandas.Cariños.
    Y cuánta razón tienes... Recuerdo mis días de insti en el que los profesores nos dedicaron unas clases para concienciarnos del influjo negativo de la publicidad. Yo escribí una vez un relato basandome en los anuncios de desodorantes! Así que ya te digo que comparto tu punto de vista. Yo hace años que dejé de ver TV, pero nada, nos borbardean por todas partes. Cada vez la gente dedica menos tiempo a meditar sobre sí mismas, sobre las cosas que importan, y realmente nos estamos volviendo un rebaño de ovejas para las multinacionales.
    Buenisimo
    Justo hoy pensaba en el poder de la televisión como "arma" para doblegar voluntades y crear hábitos y necesidades. En mi casa no se pone, claro que yo soy muy friki...en fin, lo del rol de las mujeres en la publicidad es de delito.
    Hoy estoy "reventao" con tantas clases. Sólo me faltaría ahora, jeje, ¡publicidad televisiva! ¿Te acuerdas del relato de la Clitandra?, "cajisalido" soy, ¡nada de tele! Es una caja algo turulata, que, respetando a aquéllos que la disfrutan y la necesitan, he desterrado de mi existencia. Las noticias las digiero por otros medios. Todo rechazo no ha de ser total: veo, si a mi humilde entender los creo importantes, los debates políticos. La Pantalla la utilizo para ver films de mi "filmoteca particular". Pelis de la tele, ¡nanay! Los doblajes son mortales. Recuerdo (¡tangos del ayyer!) mi época púber en la que consumía basurillas, aunque la publicidad ( tan bien expresada por ti "una quebrada y volvemos") me atacaba los nervios y quitaba el sonido. Celebro tu relato, mi inteligente amiga Clody, una magnífica reflexión sobre "como sufrir un ictus -tras una arritmia cardíaca o fibrilación auricular- mientras usted pasa una parte de su vida y de la noche en una eterna persecución anunciada por TV, en especial cuando la nefasta, privilegiada y multimillonaria Liga Futbolera" alcanza sus momentos más febriles) El otro día alguien me contó que un tal Ronaldo, de ésos que le dan patadas al balón y anuncia calzoncillos de marca,y que tiene más dinero que pesa, salió en la tele informando al mundo de que ¡está triste! No creo que sea por la crisis que estamos pasando. ¿Qué tendrá el pobrecito? ¡No habrá encontrado calzoncillos a su gusto para los bloques publicitarios, de los que cobrará millones por marcar paquete" ¡A lo mejor se pone el balón de fútbol debajo de la ropa interior, y claro, así ya se puede...! Bueno, que siga la locura y diversión, y los buenos libros llenándose de polvo en las estanterías (quien los tenga, claro). Un nuevo placer hablar virtualmente contigo, y esta noche me acuesto temprano. Un abrazo y, si me lo permites, un beso-stavros
  • Gracias mil a un buen amigo de TR que acudió en mi ayuda! ;)

    Lo que dice Furor es totalmente cierto, es más...vengo con tres relatos consecutivos de egos desencajados!! jeje. Es hora de virar el rumbo

    Cualquier parecido con la realidad...no es pura coincidencia

    Creo que hago abuso de algunas cosillas en lo que se podría llamar un intento de poema. Le dejo a ustedes las críticas y por favor sean sinceros con las estrellas y comentario!! Saludos

    creo que para poder cambiar las cosas, una mirada interna no viene nada mal!!

    probaste chiflar comiendo gofio? si alguien dijo que no se puede...inténtalo...(se puede) PD: Agradezco que me avisen de errores gramaticales :)

    Aprovecho para agradecer los comentarios tan lindos que he recibido de Roberto y Stavros (de todo corazón). Feliz año para todos!!! El texto es una mirada por supuesto subjetiva hacia la vida de Macarena Gelman hija de desaparecidos en la época de la dictadura.

    El diablo sabe más por viejo, que por diablo... Agradezco sinceramente los comentarios, lo único que quiero agregar es que el cuestionamiento del dicho que figura en el relato lo hizo una docente de literatura en cuarto año del liceo, yo tenía 16 años y me hizo pensar mucho sobre las cosas que uno asume naturalmente y que tiende a repetir sin parar a reflexionar el sentido verdadero de las cosas. Yo a partir de ahí tomé eso como parte esencial de mi vida, lo que me ayuda a aprender cada día y tratar de analizar lo que se da por naturalizado. Saludos

    Parte de esta historia es real, aunque Mariela no es Mariela y Natalia no es Natalia...

  • 44
  • 4.47
  • 420

Desde los pagos de Rocha... dale tu que te toca a ti!!!

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta