cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Un crimen fuera de lo cotidiano (I)
Suspense |
19.06.15
  • 0
  • 0
  • 702
Sinopsis

Dos ancianos. Un crimen. Cero teorías.

La habitación tenía esa olor tan característico que conservan los lugares que vamos dejando atrás, poco a poco devorados por el polvo de nuestro pasado. Aún asomaban por las paredes unos rostros dibujados con pintura barata, ahora ya solo sombras de lo que un día fueron. Era la viva imagen de un universo luchando por su propia existencia, a dos dedos de caer al vacío. Solo hacia falta alguien que se los pisara. Por piedad.

O al menos esa fue la impresión que me causo. Poco importaba, en todo caso. Mi único trabajo esa noche era examinar los cadáveres que yacían en la cama. Eran una pareja de ancianos que debían rondar los noventa años, como mínimo. Estaban unidos por un abrazo que la muerte se había encargado de sellar. Aún pasarían horas hasta que el rigor mortis desapareciera y los convirtiera otra vez en dos, esta vez ya para siempre.

Lo primero que llamó mi atención fueron sus ojos, sobretodo los de la mujer. Aparecían estos asombrosamente iluminados, visión ya rara entre los vivos, así que imaginad mi sorpresa cuando vi salir esos haces de misteriosa luz de unas cuencas cadavéricas.
 
Debí quedarme abstraído un buen rato ya que mi compañero me agarró del brazo para preguntarme si todo iba bien. Con gesto despreocupado le contesté que estaba pensando en posibles teorías. El sonrío con admiración. Pobre inocente.

Por más vueltas que le diera no encontraba la solución a ese enigma. No habían signos de violencia en los cuerpos, más bien parecía que los habían mecido mientras les cantaban una nana. Sus expresiones reflejaban una calma absoluta, aún con los ojos abiertos, lo cual ya es de por sí extraño. La habitación estaba perfectamente ordenada, sin rastro de actividad alguna. La respuesta más obvia es que había sido una muerte natural, y eso mismo hubiera dicho hace ya rato si no hubiera sido por los gritos.

Un vecino había llamado completamente fuera de sí, con el miedo tomando las riendas de su voz, y nos había exigido que nos presentáramos en la casa de sus vecinos de inmediato. Decía que había oído unos gritos desgarradores al otro lado de la pared. Lo dijo con tal terror que por unos segundos no pude decir nada, un pavor absurdo se había apoderado de mi mente y ya solo podía observar y sentir, sobretodo sentir.

Cuando llegamos a la finca habían varios vecinos en la portería, gente muy mayor la mayoría, dispuestos a escoltarnos hasta el piso en cuestión. De camino a este, sus voces ahogadas no paraban de preguntarnos si se había escapado alguna criminal de la cárcel, o si dejaríamos algún policía vigilando el edificio para que no les pasara nada al resto. Todos estaban seguros de que sus vecinos ya no se encontraban entre los vivos. ¿Qué tipo de gritos producen esa certeza en el ser humano? ¿De qué iba todo esto?

Entre estas estúpidas dudas se encontraba mi mente dividida mientras mis ojos apenas podían apartar la mirada de la escena del “crimen”. Había algo en ella que te atrapaba, una cierta belleza. No solo la tranquilidad y el amor mutuo que transmitían ambos, sino algo más profundo, invisible a los ojos, rindiéndose estos ante semejante divinidad.

Era uno de esos momentos en los que te preguntas si realmente todo lo que vemos es todo lo que hay; si no hay algo más, oculto entre lo cotidiano, a la espera de unos ojos que miren sin comprender, que comprendan sin mirar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 99
  • 4.55
  • 334

Estudiante de Filosofia con aspiraciones literarias. Más relatos y pensamientos en mi blog: http://sinpalabras.ghost.io/

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta