cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Un deprimido no tan infeliz
Reflexiones |
12.09.07
  • 5
  • 2
  • 1137
Sinopsis

Ya son los últimos momentos de Sol por este día, llueve a cantaros, con calma abordo mi auto, un Continental; aviento atrás mi maleta y apremio hacia un camino, cualquiera que sea este. Prendo la radio ambientándome con las deslumbrantes melodías de Art Tatum, pródigo del piano.

Tiempo después paro en una gas, pido tanque lleno, una cajetilla de Raleigh y una soda para aclarar la garganta. –Gracias viejo tendero-.

Retomo mi camino sin rumbo fijo. La noche es obscura, los gatos pardos, hay chicas de pico colorado y tacón dorado añorando vender la mercancía, las cantinas arrojan inmundicia de humanos embriagadas por sus desgracias.

Largo rato de conducir me ha agotado, quiero descansar antes de ocasionar una desgracia, no quiero morir, aun no.

Me aparco en un 5 letras de paso, en el recibidor hay una amarga desdicha de logros truncados vestida de falda corta y playera ceñida; he de ser sincero la chica es coqueta, todavía levanta lujurias, aunque no por mucho tiempo. Me da la llave y un guiño, por si quiero algún favor…,ja.

En el 3er piso, en el cuarto de el fondo del pasillo encuentro mi descanso, solo que el recorrido es acompañado de los gemidos de los amantes pasajeros; no me incomoda pero molesta para un sueño tranquilo.

Día nuevo, tal vez nueva ruta, lo desconozco, pero es hora de partir. Pero pequeño detalle, el estomago reclama por alimento.

Saliendo del motel con saldo blanco me encamino a buscar comida. Me detengo en un merendero, es atendido por una regordeta mandona, me tiende el menú de comida corrida con pocas alternativas, ordeno y me siento en la barra.

A dos lugares de mí ubico a una joven de presencia peculiar, tiene la mirada perdida en los vasos de la vitrina y el tic nervioso de la mano izquierda me intriga. En que pensará, ella esta inerte ante el ajetreo del comedero. Me dirijo hacia ella, le digo – Hey chica, ¿qué tienes?- dirige su mirada a mi cara para contestarme – Si supones que me vas a ligar, te equivocas, no soy una cualquiera- se sorprendió su respuesta incisiva – Tranquila, no supongo nada, solo quería charlar con alguien; mi camino es largo y no se si platicaré pronto o no con alguna persona- ella no responde y solo agrego – Así que, ¿me puedo sentar aquí? o ¿me quedo con las ganas de conocerte? – Ella voltea su pose original – Puedes sentarte.

La tendera me sirve la sopa - ¿Te sirvo algo o te vas?- la joven apenas susurra un – No tengo dinero- pero la regordeta no escucho, pido otra orden igual a la mía. La tendera regresa a la cocina.

-Me llamo, Pía- en una frase tan repentina que apenas la capto –Sasha, a tus ordenes – por fin ella voltea con confianza – No pareces ruso – la frase repetida por tantos años – No, padres con aire de socialistas.

La tendera vuelve con el platillo de ella y así apremiamos la comida sin intervención alguna. Terminamos de comer, me levanto, pago las dos comidas - ¿Vienes? – le escupo de repente, ella con aire de tranquilidad y esperanza recién encontrada - ¿A dónde te diriges? – que ojos tan bellos tiene esta mujer noto en un instante – No lo sé, pero sería bueno compartir la carretera con alguien.

Recoge su bolso, me toma del brazo y salimos del merendero
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 4
  • 3.8
  • -

"No existe ningún genio sin un toque de demencia"

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta