cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Un día en el transporte público
Reales |
27.01.15
  • 3
  • 0
  • 480
Sinopsis

Ama a tu prójimo sin importar quien sea

 

Todas las mañanas me dirijo a mi trabajo y créanme es un divertido tour por la ciudad, todos los días me despierto a las 5:30 a.m., a esa hora hace un frio muy fuerte y todo está un poco nublado, la empresa que inicia horario laboral a las 7:30 a.m., pero yo me despierto a esa hora ya que es un gran paseo en el bus de una hora o más; Le doy apertura al día caminando hacia la estación del autobús  para comprar el pasaje, después cuando ingreso tengo que subir unas escaleras muy largas, pero yo lo disfruto y pienso me sirve este ejercicio, lo sé no fue gracioso, en fin, cuando voy al lugar donde el autobús hace su parada me encuentro con una manada de personas, con caras como si no hubieran dormido y todos esperando el transporte muy ansiosos y enojados, a veces dan voces a gran voz en contra del presidente o del alcalde, yo llego a ese tumulto de personas, todos me miran y yo los miro como queriéndome decir el tiempo que están ahí esperando, yo me instalo en la fila tan larga que hay, entre tantas miradas y gritos de rabia yo encuentro eso agradable, ya que aunque está pasando eso, cuando uno entra en esa gran acumulación de gente encuentra calor en medio del frio de la mañana.

Cuando llegó el autobús después de 30 minutos, la fila que estaba construida desde la mañana se transforma en un desorden, todos empujan a todos sin importar nada, los que estaban al final se pasan hacía adelante y yo no encontraba un lugar ya que no quisiera pasar por encima de nadie, aun así lo encuentro agradable, me da mucha risa, al fin ingreso al transporte, cuando este cierra sus puertas quedo como una sardina enlatada y con poca respiración, observo a todos y veo que se miran con rabia, aun así lo encuentro agradable ya que en medio de todo eso se siente el calor humano y no todos están enojados, algunas personas también ríen y lo disfrutan.

Cuando el bus inicia su recorrido, todos sienten un poco de calma de que por fin después de tanto tiempo llegarán a su destino cuando el bus hace la parada en otra estación para recoger más personas me doy cuenta que hay otra gran masa de humanos esperando y el bus no tiene esa capacidad, el transporte hace su parada cuando se abren las puertas aunque no caben más se meten, empujan, jalan y golpean. Se escuchan gritos como “También necesito llegar a mi trabajo ¡Colaboren!”, ellos me miran con ganas de torturarme porque yo tengo un lugar en ese pequeño espacio, continua el recorrido del bus, hace sus otras paradas pero ya las puertas ni se pueden abrir de lo lleno que va, después de 1 hora llego al trabajo ahí se bajan todas las personas ya que es el último destino.

Si quizá fuéramos un poco más comprensivos, amigables y consientes, nos daríamos cuenta que vivimos en un país con problemas hasta de transporte y que lo único que se puede hacer es vivir feliz con lo que tenemos ese es el secreto, ayudar a los demás, no gritar, ser más amable y colaborador, y como dijo aquél colombo-japonés, descubrir que el tesoro más grande son las personas. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Ama a tu prójimo sin importar quien sea

    En Colombia el servicio militar es obligatorio y la ley dice que todo hombre de 18 años debe resolver su situación militar, lo cual se ha vuelto en uno de los tantos problemas de mi país que afecta a los jóvenes. Por lo tanto han habido percances con la ley y debates etc. Ya que las fuerzas militares secuestran a los chicos para pelear una guerra que no es de ellos.

  • 2
  • 3.0
  • -

Soy muy dedicado y me gusta escribir

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta