cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
Un día especial
Terror |
23.03.15
  • 4
  • 0
  • 340
Sinopsis

El mayor miedo que se puede tener es el miedo a uno mismo. A lo que siente que puede llegar a hacer.

El primer día fue un juego, puro azar. Y sólo han pasado cuatro días. Daba un paseo sin rumbo, sólo por dejar atrás todo. Por dejaros atrás a todos. No me importaba el destino, únicamente alejarme del origen. Mis pasos me llevaban, totalmente conscientes, por las rutas donde no había nadie. Así llegué a la loma, a mi loma. Tenía una vista privilegiada hacia la nada por un lado y a la autopista por el otro. Y entonces me concentré en esos coches que pasaban a toda velocidad. Cada motor que rasgaba el silencio, cada tubo de escape que contaminaba el aire, me inundaba de energía y de poder. El cosquilleo se apoderó de mí. Fuera de allí era uno más, probablemente uno menos, pero en mi loma no. Allí comencé a sentirme Dios. Tu Dios.

El segundo día, de madrugada, no fui a trabajar. No podía. Ni siquiera intenté dormir. El nerviosismo lo invadía todo. Subí lo más rápido que pude, excitado. Me tumbé en el suelo y saqué los prismáticos. El tráfico era menor, pero aquello me gustaba más. Podía centrarme en los conductores. En los acompañantes. En los pasajeros que dormitaban detrás. En todos y cada uno de vosotros. Podía veros cada estúpido gesto, vuestras caras somnolientas. Las mismas que me ignoraban cada día, las mismas que llenaban el suelo de basura, las mismas que conducían como si el mundo fuera suyo. Las mismas que miraban a otro lado cuando intentaba daros los buenos días.

El tercer día ya no tenía empleo. Pero no me importó. Esa loma me daba mucho más que las horas monótonas a vuestro servicio. Los prismáticos se me quedaron pequeños, necesitaba algo mucho más preciso. Algo que pudiera meterme dentro de aquella gente. Con aquello,incluso creí reconocerte, con tu mirada siempre al frente, ajeno a los demás.

Hoy, la excitación y el sudor invaden mi cuerpo en pleno invierno. En mi caminar hacia la loma, el tintineo de las balas en mi bolsillo me hacen saber que hoy va a ser un día especial.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta