cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Un fiel reflejo de lo que pocos ven.
Reflexiones |
01.12.13
  • 4
  • 0
  • 649
Sinopsis

Mirando no necesariamente se puede ver la razón de ser. Sé cuidadoso con lo que haces, por que no sabes cuanto podrás dañar.


Se dice que renace todo aquello que se corta desde sus raíces, poco a poco ira creciendo con una fuerte vitalidad, su tronco, sus ramas y finalmente sus hojas destilaran luz.

Hojas secas y devoradas por una masiva peste, era en su punto máximo, donde se podía observar fácilmente el daño de cuán afectada estaba, nadie sabía cómo había comenzado esta indiscriminada lucha contra ese forajido; El que pasaba por su lado solo observaba lo fea e inútil que resultada esa planta en su camino.
Nadie se detuvo para intentar encontrar el motivo de su indecoroso estilo; Hasta que de una buena vez, alguien topo y enredo con ella, su cara se estampo al suelo. Sutilmente le pregunto ¿para qué te has puesto en mi paso? Claramente ésta no lo respondería, ya que de él dependía saber la respuesta.

Luego de unos segundos se recompuesto siguió su camino, creyendo que uno de sus objetos personales había quedado tirado, volvió al punto de su encuentro, sus ojos no veían más que esa planta, que no solo estaba marchita por la peste, si no que varias de sus ramas ahora están quebradas por el peso que cayó sobre ellas. Un profundo ahogo inundo su alma, apenado con fuerza metió sus dedos en la tierra y llego ahí, a sus raíces, las envolvió en sus suaves manos, apresurado para que no se muera, regreso a su casa.

El solo se preguntaba como haría para revivirla. poco experimentado tomo una botella la corto, fue a su patio y la lleno de tierra seca y la regó lo más que pudo; se despidió de ella y retomo su día como lo solía hacer.

De vuelta a su hogar horas más tardes, habito en su imaginación todo lo que ella podría haber cambiado y mejorado; Pero no, esta pobre planta no pudo soportar más, en tierra seca no planta sus raíces, y con agua estancada, sin orificios por donde respirar, se despidió.

Era más fuerte de lo que él creía, ha soportado las pestes, la ignorancia y  los quebrantos más agudos; y así lo dejo concluyendo que esta planta logró superarse en cada amanecer, que no necesariamente algo feo e insulso tenga que ser más lindo, ya a veces, hay que aceptar, que no todo lo que nuestros ojos ven, es.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

No sé si soy buena escribiendo, pero disfruto de la libertad con la que lo hago.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta