cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Un Final para un Escritor
Varios |
27.10.14
  • 5
  • 0
  • 1328
Sinopsis

En fin.

–Bienvenidos una vez más a nuestra sección de “Biografías más que Curiosas”.

(*Sintonía* Curiooosas *Sintonía*)

–¿Qué nos traes hoy, Rigoberto?

–Les traigo paz, les traigo amor y un par de asuntos bajo el poll...

(Redoble de tambor y risas enlatadas)

–Éste chico, qué imb... ¿De quién dices que hablas hoy?

–De alguien hiper-curioso, cómo no. Se trata de un escritor que se las buscó y se las deseó hasta un límite...

(Mira a cámara)

...más que curioso.

(Sintonía de la sección. Se aleja y se acerca la cámara varias veces).

–Tal escritor era conocido como un follarín, pues a los “treinta y cuantos” seguía soltero y entero y ya era bien sabida su costumbre de hacer cumplir los sueños de sus fans.

–Y Nichole Kidman aún me tiene esperando.

–Es que no sé soltarla. Entiéndelo de una vez, tío.

(Risas enlatadas)

–Como decía, el colega tenía cada semana a una seguidora acosando por las puertas de su casa, y él, por pena o por ganas, las dejaba entrar para invitarlas a cenar, alegando excusas que así escuchaba más opiniones sobre sus libros para mejorarse...

–Mejorarse, sí.

–Se dice que él nunca quería, pero siempre acababa accediendo. Qué casualidad...

–¿Sus novelas a qué público van dirigidas?

–Son libros para adultos, así que bien le tocó desde las veintañeras a las cuarentonas. Perdería la cuenta porque incluso una de cincuenta aseguró una aventura con él, pero viendo la foto de esa fan cualquiera diría que fue en alta mar con un ballenero...

(Risas enlatadas)

–Cómo eres. ¡Las gordas también tienen su punto!

(Mira a cámara como disculpa)

–No en mi realidad. En fin, se dice que hasta experimentó con fans masculinos; con tal de mejorar... no me extraña que se convirtiera en un autor popular. Pues bien, al tío le pilló una racha de producir novelas románticas y sensibleras de mierda, lo que atrajo a más público hasta el punto de que tuvo que mudarse de casa.

–Por el bien de su cabeza.

(Todos ríen)

–Qué gilipollas. Aun con esas se vio acosado de nuevo aunque fuese en menor número. Su bolsillo lo agradeció.

(Guiño a cámara y continua)

–En eso surgió lo inesperado: los quince años.

(Espera la reacción y sonríe con malicia)

–Y no iba sola, pues todo el mundo sabe que un quince es muy solitario si no va con un cercano, y en ese caso uno más bajo...

–¿No me digas qué...?

–Sí, sí.

–Venga, no. Creía que traías una historia más decente...

–Y lo es, lo que pasa que el tío era como dice el anuncio: “A mí me daban dos petite suise”, y se ve que no aún no se le había quitado la manía.

(Ríe. Mira a cámara. Carraspea y ajusta los papeles entre sus manos)

–Pues bien, se vio asediado por ese ejercito de dos hasta que se le ablandaron las defensas y las dejó pasar. Allí charlaron y se alega que él intentó convencerlas para que se marcharan, pero fueron tan insistentes y admiradoras de su último libro que la cosa fue adentrándose en terreno. Tales intentos de mujeres no deberían leer esos libros, y hasta día de hoy aún no hay conclusión clara de quién tuvo la culpa, incluyendo padres, tutores y sucedáneos. En fin Fermín, que la cosa se terció y torció, y nuestro escritor se dejó llevar hasta el final.

–¿Qué me dices?

–Como te cuento. Al día siguiente las dos pájaras ya lo estaban largando por Internet y hubo un Trending Topic y una subida de ventas legendaria de los libros de cierto autor. El escritor no tuvo excusa y desapareció de su propia ciudad tras no suceder denuncia alguna. Él excusó que tal suceso le sirvió para lograr dos ideas para su siguiente libro, uno de los más realistas de su género y que cosechó buena crítica...

–A qué precio...

–Pues a unos quince o veinte euros, que el IVA y esas cosas es lo que tiene.

(Mira de reojo a cámara y risas enlatadas)

–El hombre se mudó a otra población y ahí se rehízo. Se dejó todos los vicios y se casó con una pastora de mas o menos su edad. Parece que el truhan aprendió la lección, así lo demostró con su siguiente obra, más centrada y profunda, inspirada por el pasado y ese nuevo lugar. Pero no supo que los problemas no hicieron más que comenzar. Allí no era conocido, pero gracias a esa nueva novela se dio a conocer incluso allí, pues fue su libro más vendido hasta la fecha. La rutina llamó de nuevo a su puerta con una frecuencia de una o dos veces por semana, y él rechazo a todas, tanto a nuevas como a viejas fans que ya estaban más crecidas. Era feliz e iba a ser padre, por lo que nada le impediría hacer su vida.

–Un tipo redimido.

–Y deprimido. El caso que la tragedia se inició con un admirador típico de gimnasio pasado de rosca, legado de su época de experimentar. Tal tipo le acosó hasta el punto de querer violarlo.

(Silencio)

–Fue agredido en la calle, y de no ser por unos vecinos hubiese sido perforada su integridad a manos de ese demente. Entonces el escritor cayó en una profunda depresión y apenas se le vio salir de casa. Odió escribir y cortó el contrato con la editorial...

–Es terrible.

–Sí, pero “sucediose” la trama como en un cuento cuando nació su hija. El autor contó que en ese momento de su vida oscuro y decadente se topó por primera vez con la luz bajo la forma de su hija. Fue un contraste y unos extremos chocantes que le cambiaron el modo de ver las cosas. Se dice que cogió a su hija en brazos y le contó un plan inspirado por cada sonrisa que ella gesticuló. Suena cursi, pero parece ser que fue verdad. El caso que escribió uno de sus libros más famosos... pero de los menos vendidos. ¿Por qué? Te preguntarás. Pues porque trata sobre una niña y el resto ya te lo puedes imaginar, tan experto él en ciertas temáticas.

–¿El libro fue publicado?

–Auto-editado. No olvidemos que el tipo cortó los lazos con todo. Gracias a los restos de su fama y al par de sucesos de los que aún se hablaba por algunos lares, logró vender los suficientes el mismo día para provocar una polémica bien servidita. Su infamia llegó a tal punto que lo rodearon en su casa. Él ya había pedido a su mujer que se marchara a otro lugar y que lo esperase, así que él solo afrontó su destino. Tras semanas de insultos e incluso ataques, la jauría se calmó y se dispersó por doquier. Malherido, regresó junto a su esposa, y se dice que lo hizo con una enorme sonrisa...

–Creo saber qué logró.

–Ser olvidado, ni más ni menos. Lo que ningún artista quiere, él lo logró; una proeza tan admirable como alcanzar la fama por méritos propios. Desde entonces escribe bajo un seudónimo, y según contó en una entrevista casual y nostálgica que le realizaron, ha logrado cosechar éxito bajo ese apodo que no desvela y del que piensa seguir disfrutando.

(Coge los papeles y da el golpe final. Mira al presentador)

–¿Qué te ha parecido?

–Pues...

(Ambos miran a cámara y dicen a la vez)

–¡La mar de curioso!

(Aplausos, despedida de la sección y demás formalidades).

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 397
  • 4.65
  • 93

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta