cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Un gran futuro
Varios |
13.07.15
  • 5
  • 1
  • 350
Sinopsis

Los azares de la vida la privan de lo que ella creía su destino.

Yo estaba destinada a grandes cosas. Todavía recuerdo el día que me sacaron de mi envoltorio, lucía orgullosa mi encuadernación en cuero negro, mis sutiles líneas en mis 500 páginas blancas. Mi perfume a libreta nueva y cuero era embriagador, una promesa de posibilidades.

Con  mi primer propietario enseguida me di cuenta de su gran potencial, tenía ese aire soñador de los poetas, desaliñado y siempre distraído por sus pensamientos. Enseguida me acomodó en el bolsillo interior de su chaqueta y allí, satisfecha por mi suerte, soñé con las caricias de la pluma deslizándose por mis páginas, regalándome la huella eterna de la tinta. Fantaseaba con desgarradores poemas de amor y con profundos pensamientos que aventuraran el sentido del universo. Él compartiría conmigo sus más secretos anhelos y yo sería  testigo imperecedero de tan magnífica obra.

Ensimismada en mis ensoñaciones perdí la noción del tiempo y la siguiente vez que vi la luz, estaba en manos de una mujer que me dejó sobre el mostrador, de lo que luego supe que era una tintorería. Tarde un tiempo en saberme perdida, no dejaban de pasar personas a mi lado, pero ya mi perfume  a papel virgen había desaparecido y nadie reparaba en mí.

 

Estaba una mañana compadeciéndome de mí misma cuando noté el tacto de unas manos en mis tapas de cuero. Una mujer de unos treinta años me guardaba en su bolso, era un transporte más incómodo que la chaqueta, pero mejor opción que amarillearse olvidada en un mostrador.

Mi segunda propietaria no parecía poeta, me despedí amargamente de mis anhelados tercetos, pareados y sonetos.  Jamás guardaría agudas metáforas ni luciría  acertados epítetos.

 

El bolso era oscuro, no acertaba a distinguir nada conocido. Quizás mi propietaria me dibujara bonitos bocetos de retratos o paisajes en armoniosas y artísticas composiciones. Dibujos por los que pasear mi alma descubriendo nuevos matices en mi existencia infinita.

Cuando mi propietaria llegó a su casa note el movimiento del bolso y su tacto sobre mis tapas. Y en pocos segundos sufrí  la decepción más dolorosa de mi existencia. Con gran alegría y alboroto fui recibida por mi tercera y última propietaria, una inquieta niña de tres años que me dio las bienvenida con un húmedo lametazo, y sin poder darme cuenta de lo que me estaba pasando, me vi tirada en el suelo abierta de par en par, mientras aquella diablilla profanaba el blanco elegante de mis páginas con borrones, manchas y garabatos de todos los colores.

Yo, que estaba destinada a preservar para la historia la belleza de los versos o la inteligencia filosófica de pensamientos, ahora me veía relegada a ser el juguete inútil de un proyecto de artista.

Me hubiera conformado con los apuntes de un novelista o con los bocetos de un pintor, pero mi destino se había truncado y me dejé llevar abstraída por mi desgracia, expuesta a aquellas armas de colores que me arañaban por dentro.

 

Y así tras un tiempo de tortura es como he acabado aquí, olvidada en la estantería junto a ti, deseando ser alimento del fuego y perderme en el olvido.

Tras escuchar el relato atentamente la intentó consolar

- Yo entiendo que te hubiera gustado más ser continente de grandes obras, pero no deberías sentirte tan desgraciada, a fin de cuentas has sido  fundamento de la felicidad de un alma, por lo menos durante un tiempo-

-Para ti es muy fácil hablar así- contestó airada la libreta - Tú eres un diccionario, eres guardián de sabiduría, en tu interior hay miles de palabras con las que deleitarse, sonoros fonemas en musical conjunción. Si quieres también puedes perderte en los significados profundos de las más bellas esencias-

-Tienes razón- afirmó el diccionario- guardo en mi interior todo el conocimiento teórico del alma humano, tengo millares de palabras, unas bellas y otras no tanto. Pero siempre releo una y otra vez los mismos términos. Y daría gustoso mil de mis páginas por alcanzar a entender lo que esconden esas letras que se me antojan enigmáticos jeroglíficos-

La libreta sorprendida por la amargura del diccionario se interesó por su tristeza

-Me apenan mucho tus palabras, y si estuviera en mi mano ayudarte haría lo posible, pero si tú, que contienes todo el conocimiento, no alcanzas a comprender la esencia de esos términos, yo no soñaría con intentarlo -

 

El diccionario suspiro profundamente- Precisamente tú, entiendes perfectamente las causas de mis desvelos, guardas en tu interior un tesoro que yo jamás podré siquiera acariciar. Tal y como me has relatado tan tristemente, tienes tus páginas repletas de un sin fin de colores. Verde, amarillo, azul y rojo son conceptos que leo y releo y que mi imaginación, con todo el conocimiento que encierra, es incapaz de discernir. Dichosa tú que guardas en tus páginas coloridos garabatos con infinidad de matices cromáticos, que yo jamás si quiera acariciare.

La libreta repasó sus páginas con atención y se percató de matices y tonalidades que le habían pasado desapercibidos hasta ese momento. Pasó horas apreciando los enérgicos trazos coloridos, buscando las palabras que transmitieran su vivaz hermosura a su nuevo compañero. Y supo que estaría toda la eternidad buscando las palabras exactas que pudieran transmitir todo el color que la habían regalado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 22
  • 4.68
  • 157

Quiero aprender con vuestros comentarios.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta