cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Un hada en la nada
Fantasía |
01.04.15
  • 5
  • 4
  • 640
Sinopsis

Existen mundos, donde casi todo puede volverse real, casi...

Un hada nació de repente en medio del bosque, casi al tiempo mismo en que un árbol florecía y otro se secaba, y no pasó mucho tiempo para que comenzase a volar y después de eso a sonreír. 
Hacerla estirar los labios con alegría fue fácil, nada más voltear a cualquier sitio y miraba flores de varios colores, entonces sonreía, veía aves en nidos mullidos silbar y de nuevo y más cierto, sonreía.  
Siendo severos se podría decir que no sabía o no podía hacer nada más, era inútilmente sonriente. Pero siendo amables y condescendientes la verdad es que no hacía falta que hiciera algo, ni comer o dormir, volaba todo el día sin agotarse. 
Siempre fue inmensamente feliz ahí y no lo supo hasta que fue terriblemente triste un día. 
Todo su dolor y su rodar de lágrimas en la mejilla comenzó cuando se dio cuenta de la ausencia, de pronto ya no habían flores y desaparecieron también las aves y sus cantos, los colores y los aromas húmedos del bosque, después el resto. 
No quedó un árbol, rama u hoja seca que  probara que alguna vez, pocos instantes antes, existió una tierra verde, enramada y espesa. El hada, que no había parado de llorar, después de mucho, muchísimo dolor y mucho tiempo, se quedó quieta y muda...
 

El artista contempló su obra desfigurada, se miró las manos que manchadas de pintura blanca aún temblaban y pudo controlarlas al fin. Quiso meterlas de nuevo en la lata de pintura y arremeter contra lo último que había quedado del lienzo, con sus dedos chorreantes cubrir al hada como hizo con los árboles, las flores y lo demás que enterró con tinta, pero no se atrevió, no es que se hubiese arrepentido o le guardase un cariño especial al cuadro, simplemente su coraje y frustración se habían esfumado.

Siempre que las cosas no salían, cuando no obtenía los colores adecuados por más que mezclara y las formas trazadas en la imaginación se le negaban con el pincel, estallaba y destruía la obra, ahora se sentía mucho mejor. 

Limpió sus dedos sin mucho esmero y salió de la habitación silbando una canción, pensando en su siguiente proyecto.

El hada no volvió a sonreír nunca, jamás, así como tampoco se dio cuenta de quién (ni por qué) destruyó su mundo un día de coraje y tiempo después, en otro día de rabia la desapareció a ella con blanca pintura, sin que tampoco lo advirtiera.

Fin

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escritor por convicción, lector por necesidad.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta